VVC – Capítulo 599

0

Capítulo 599: ¿Cómo podría el Señor ser el Maestro Celestial Zuo? 2


Era difícil saber la verdad. Después de todo, Di Fuyi era un loco y anteriormente se había hecho pasar por Si Chen. Sin embargo, no había ninguna razón para que él desempeñara diferentes roles sólo para engañarla en esa ocasión. Especialmente dado que él estaría personificando al Señor.

Tal vez, esos extraterrestres anormales siempre tenían algunas similitudes. El Señor y Di Fuyi eran muy similares en pasatiempos e intereses. Gu Xijiu probablemente estaba pensando demasiado.

Cuanto más pensaba en eso, más enredado se volvía todo. Gu Xijiu golpeó su cabeza y decidió parar. Procedió a caminar alrededor de la casa.

Eh, ¿a dónde fueron los tres?

“¡Golpe! ¡Golpe!” Un sonido vino desde la puerta. Gu Xijiu abrió su puerta y vio a los tres de pie afuera.

El mejillón estaba mojado y Lu Wu estaba en el saco del Llamador del Viento con su pequeña cabeza expuesta.

“Maestra, no estamos durmiendo en tu casa porque hemos construido nuestros propios refugios”. El mejillón sacudió su cuerpo e informó. Señaló el estanque, “yo me quedo allí”. Y luego, señaló el pabellón en el estanque, “ellos se quedan allí”.

Fue una sorpresa que tres de pronto se volvieran tan comprensivos. Gu Xijiu frunció su ceño. De hecho, no tenía previsto dejarlos en la misma habitación junto a ella. Sin embargo, el mejillón y Lu Wu eran tan pegajosos y lloraban lastimosamente frente a ella. Por tanto, simplemente los dejó quedarse y los mantuvo en la habitación como si estuviera teniendo cachorritos y gatitos.

Ahora, finalmente se sintió aliviada ya que tomaron la iniciativa de mudarse. No tenía que preocuparse de que los tres arruinaran su habitación cuando no estaba.

El Señor los había ahuyentado sin su permiso y Gu Xijiu no se sintió bien a pesar de comprender sus intenciones.

Se sabía que el Señor estaba obsesionado con la limpieza y definitivamente no permitiría que su discípula arruinara su habitación mientras llevaba su imagen. Dos de sus “mascotas” estaban mudando todos los días. Por tanto, ella era una criada que limpiaba su pelaje todos los días. Mientras que el mejillón era un organismo acuático, siempre había algunas babas donde dormía. Por tanto, tenía mucho trabajo extra para atender a los tres bebés.

Gu Xijiu realizó una visita a sus nuevos hogares siguiendo su guía. Fue mejor de lo que esperaba, ya que sus refugios se adecuaban a su naturaleza. Sólo Lu Wu requirió algo de tiempo para adaptarse, ya que solía dormir al lado de Gu Xijiu. Sus ojos estaban llorosos y sus nueve colas se movían como si pidiera un cálido abrazo de Gu Xijiu.

“Maestra, son seres majestuosos y están destinados a entrenar su poder espiritual y su sentido de agresión. Sólo entonces podrán venir en tu ayuda en el futuro. No puedes mimarlos como si fueran tus cachorros”. La Piedra del Firmamento habló con un tono serio.

Gu Xijiu no respondió, pero entendió el mensaje que la Piedra del Firmamento estaba tratando de transmitir. Eso le recordó al mastín tibetano que luchó con los lobos en la pradera y luchó en la tormenta de nieve para ser lo suficientemente poderoso como para luchar contra los enemigos junto con su maestro. No debían mantenerse en la casa y ser alimentados con buena comida todos los días. De lo contrario, estarían destinados a ser una mascota de exhibición.

A pesar de que entendía eso, eso no significaba que no los compadecía cuando veía a los tres viviendo fuera. Quizás todavía recordaba la forma original del mejillón que era un niño pequeño y Lu Wu quien todavía era un lindo bebé. Tuvo dificultades para dejarlo ir. Gu Xijiu se sentía sola en ocasiones y esperaba tener algunos compañeros.