VVC – Capítulo 594

0

Capítulo 594: El Señor obtuvo un hombro frío 2


“¿Huh? ¿Por qué tendría que llorar?”

“Probablemente no ha terminado su tarea, ya que hay muchas preguntas que no ha completado…”, respondió el mejillón. Sin embargo, inmediatamente se dio cuenta de que había traicionado a su maestra después de responder la pregunta del Señor.

El pequeño en el caparazón cubrió rápidamente su boca y cerró su caparazón, “¡Rayos! Yo… yo no dije nada…”

Estaba completamente silencioso en la habitación, pero el mejillón ni siquiera podía escuchar el aliento del Señor. ¿Se había marchado? El mejillón abrió su caparazón y estiró la cabeza para dar un vistazo. Notó que el Señor todavía estaba allí mirando a los tres.

El mejillón tembló y quiso encogerse de regreso a su caparazón, pero el Señor de pronto habló, “¡quiero que salgan de la casa en 15 minutos y construyan sus propios refugios!”

Los tres estaban en silencio.

Gu Xijiu estaba preocupada por lo que los tres seres majestuosos le dirían al Señor. Sin embargo, no podía hacer nada ahora excepto orar por ellos.

Trabajó muy rápido y pronto la casa fue limpiada. De hecho, la casa no estaba tan sucia, principalmente estaba polvorienta.

Ya había limpiado todos los muebles de la casa en unos minutos y todo volvió a su estado original de limpieza.

Encontró dos platos sobre la mesa mientras limpiaba la casa. Había frutas y pasteles en ellos. Había una fruta espiritual rara y los pasteles estaban hechos con granos espirituales. Había tres frutas y tres piezas de pastel.

Ambos las frutas espirituales y la pastelería eran suficientes para mantenerla llena durante todo un día, incluso si consumía una por día. Por tanto, podría mantener su vida durante seis días sin salir de casa.

Parecía que el Señor lo había preparado para ella y que sólo necesitaba vagar por la casa para encontrarlo. Desafortunadamente, ella tenía prisa por salir de la casa ya que El Señor no estaba allí.

Gu Xijiu se sintió agradecida en su corazón pero también culpable al mismo tiempo. El Señor era realmente molesto, pero él la trataba relativamente bien y se preocupaba por ella.

Debido a Long Xi, automáticamente estableció una barrera entre ella y cualquier hombre que actuará como su mentor.

Era como Yang Guo, que había sido intimidada con demasiada frecuencia por su mentor (Zhao Zhijing). Incluso odiaba el término ‘mentor’ y sólo estaba dispuesta a dirigirse a Xiaolongnu como a una tía.

La situación de Gu Xijiu era ligeramente similar a la de Yang Guo, sin embargo, uno de ellos fue maltratado por su mentor y la otra fue decepcionada y traicionada. Sin embargo, su mentalidad era muy similar a la de Yang Guo ya que ambos compartían el sentimiento – ¡una vez mordido, dos veces tímido! Por tanto, decidió no buscar a ningún tutor, especialmente un hombre.

Sin embargo, ser enseñada por El Señor era una coincidencia inevitable y fue inicialmente sólo un plan temporal. No se veía a sí misma como una seguidora oficial del Señor, a pesar de que ese era su título.

Ahora, finalmente encontró un sentimiento especial: respetaba al Señor. Era diferente de los sentimientos que tenía por Long Siye. Admiraba al Señor, pero no tenía idea de qué tipo de sentimiento sentía por Long Siye. Recordó nuevamente el sueño y de pronto se irritó.

Long Xi solía ser una herida oculta en su corazón y el pasado era una cicatriz que le recordaba su ‘estupidez’, lo que la hacía evitar pensar en ello. Ni siquiera quería ver a esa persona nunca más.

Gu Xijiu no tenía idea de cuándo había dejado de evitar ese tabú. Incluso comenzó a usarlo como referencia durante sus reflexiones. Lo más importante, ya no odiaba a Long Xi.