VVC – Capítulo 575

0

Capítulo 575: Difama al Señor


«Gu Xijiu, ¿estás abusando de tus derechos como discípula del Señor? ¿No te preocupa que difames al Señor?» Yan Chen preguntó mientras fruncía su ceño.

Gu Xijiu dijo fríamente, “¡Oh! ¿Y qué si lo hice? ¿Cómo conseguiría difamar al Señor?»

La multitud estaba sin palabras.

«Le mentiste a Qian Lingyu y le dijiste que podías curar su enfermedad…», señaló alguien entre la multitud.

«Ni siquiera he empezado a tratarlo, ¿cómo sabes que estoy mintiendo?» Gu Xijiu pregunto.

«¿Realmente puedes tratar su enfermedad? ¿Qué tan segura estás?» Yan Chen le preguntó nuevamente.

Gu Xijiu miró a Qian Lingtian y sonrió, «Inicialmente, sólo había un 50% de posibilidades, pero ahora se han convertido en un 80%».

Después de que terminó de hablar, felizmente observó la expresión facial cambiada de Qian Lingtian. Ella más o menos sabía lo que se suponía que debía hacer a continuación.

Los ojos de Qian Lingyu brillaban como las estrellas que centelleaban a través del cielo.

Yan Chen frunció su ceño y dijo, «¡no te creo!»

Gu Xijiu se sorprendió, «¿eso qué tiene que ver conmigo? ¿Estoy obligada a hacerte creer en mí?»

Yan Chen quedó sin palabras y miró a Qian Lingyu, «Qian Lingyu…»

Qian Lingyu entendió el mensaje y rápidamente dijo, «¡confío en ella!» La víctima parecía confiar en el mentiroso de todo corazón, ¿qué más podía hacer?

Yan Chen no pudo decir nada y la forma en que miraba a Qian Lingyu era como si estuviera mirando a un idiota.

Gu Xijiu no quería molestarlos más, su pequeña mano tocó el hombro de Qian Lingyu, «¡vamos, me muero de hambre!» Ambos caminaron hasta el segundo piso con los ojos de todos todavía mirándolos.

El tiempo voló cuando estaban practicando, habían pasado tres días.

Al anochecer, la luz de la luna era suave y se reflejaba en el pequeño arroyo de la pequeña colina. Incluso las hojas brillaban debido a la luz de la luna.

Había mucha gente en la pequeña colina, vestían largas túnicas con máscaras en el rostro. Uno ni siquiera podía identificar quiénes eran o incluso su género y esa era la razón por la que se veían extraños.

Entre la gente allí, algunos eran vendedores y algunos eran los compradores. Había muchas variedades de artículos a la venta y la mayoría eran medicinas como el Remedio Infligido Dorado y hierbas raras que podían aumentar el poder espiritual.

Ese era el famoso mercado nocturno del Salón Tianju. Se abría una vez cada tres días y sólo la gente del Salón Tianju era bienvenida.

La razón por la que todo el mundo tenía que usar la misma túnica larga y ponerse una máscara era para aumentar el misterio y también para entrenar su habilidad para diferenciar las hierbas y las drogas genuinas de las falsas que estaban disponibles en el mercado nocturno.

Ese mercado fue diseñado por los ancianos para evitar que los estudiantes fueran aislados del mundo exterior. Las piedras espirituales eran el único medio para el comercio allí y los vendedores podían establecer sus precios por sí mismos. Por supuesto, debían establecer un precio que fuera realista.

Gu Xijiu deambuló y visitó casi todos los puestos. Al final, sabía lo que quería comprar. Cuando estuvo en el Bosque Oscuro, recolectó muchas hierbas raras. Sin embargo, esas eran muy útiles para ella para desbloquear el hechizo en su cuerpo, no quería venderlas si fuera innecesario.

Aunque tenía bastante dinero, no tenía ninguna piedra espiritual como apenas acababa de llegar. Por tanto, no podía comprar nada allí. Afortunadamente, Qian Lingyu tenía algunas piedras espirituales y Gu Xijiu le dijo que comprara algunas hierbas. Más tarde, instalaron un puesto y sacó un horno de alquimia de jade blanco. Le dijo a Qian Lingyu que colgara un letrero amarillo después de escribir una oración allí, «¡Vendiendo Medicinas de cuarto grado!»