VVC – Capítulo 568

0

Capítulo 568: El oro siempre brillará 2


¡El rostro de Qian Lingyu se iluminó! Había pasado mucho tiempo desde la última vez que recibió cualquier cumplido.

Gu Xijiu luego alteró sus palabras, “honestamente, te había mirado con desprecio, ligeramente…” viendo el cambio en su expresión, continuó con calma, “pero no es porque seas inútil o estúpido. ¡Es por tu cobardía! ¡Qian Lingyu, estás escapando de tus problemas!”

Qian Lingyu tembló. Gu Xijiu no se molestó en entretenerlo con toda clase de historias motivacionales. Todo lo que quería decirle era que él tenía que ser responsable de su propia vida. No importaba qué tipo de dificultades hubiera encontrado, debía enfrentarlo directamente y sacar lo mejor de lo que le quedaba. Por último, preguntó, “ahora que te has rendido completamente, ¿todavía esperas que los demás te miren?”

Las palabras de Gu Xijiu fueron lo suficientemente poderosas como para hacer que el rostro de Qian Lingyu se pusiera rojo. Aunque sus palabras fueron muy duras, sólo le estaba diciendo la verdad. Independientemente de la situación, si él se daba por vencido, ¿quién más pelearía por él?

Qian Lingyu no estaba convencido, “no te has puesto en mis zapatos…”

Gu Xijiu lo interrumpió inmediatamente, “una vez fui completamente inútil. Hasta la fecha, mi poder espiritual aún no es tan competente como el tuyo, pero sé que nunca voy a rendirme”. Sus palabras lo habían callado por completo. De alguna manera podía sentir algo en su corazón.

Sin lugar a dudas, la dama frente a él había lidiado con situaciones que eran mucho peores que las suyas, pero ella había vivido su vida al máximo. Las experiencias que un chico como él había encontrado no eran ni siquiera comparables a las de una dama como ella.

Viéndolo ser conmovido con sus palabras, dejó de decir algo más.

“Dame tu mano”. Gu Xijiu le ofreció su mano.

“¿Qué está haciendo?” Qian Lingyu alzó sus cejas. Su corazón saltó un latido en el momento en que vio su pequeña y tierna mano. Su rostro se enrojeció y dijo inmediatamente, “es impropio que hombres y mujeres se toquen las manos…”

Gu Xijiu quería golpear su cabeza. Ese pequeño no sólo tenía muchos problemas, también era muy anticuado.

“Me siento muy bien hoy, así que voy a leer y analizar tu pulso para ti”.

Qian Lingyu vaciló con incredulidad, “¿sabes cómo leer el pulso de las personas? ¿Tienes algún conocimiento médico?”

Gu Xijiu alzó sus cejas, “estoy segura de que has escuchado algunos rumores acerca de mí, así que ¿no has escuchado que he curado a gente antes y que incluso derrote a Gu Xixi? “

Qian Lingyu murmuró, “pensé que fue porque tuviste suerte…”

Gu Xijiu no sabía qué decir. Con un gemido, ella se puso de pie, “¡Bien! Ya que no crees en mí, ¡no te culpes si pierdes esta oportunidad!” Ella quería marcharse después de empacar sus cosas.

Podía sentir a alguien tirando de la esquina de su ropa en el momento en que giró su cuerpo. Miró hacia atrás y vio a Qian Lingyu mirándola tímidamente como si fuera un niño perdido quien acababa de meterse en problemas y no sabía qué hacer, él le tendió su mano, “por favor, ayúdame a leer mi pulso”.

Qian Lingyu miró a Gu Xijiu quien estaba leyendo su pulso. Ella cerró sus ojos ligeramente y se sentó en posición vertical. Sin embargo, él no confiaba en ella. ¿Cómo podía una joven como ella ser lo suficientemente buena con su conocimiento médico?

Dado que ya se había convertido en lo que era, no estaba realmente esperanzado sobre su condición. No importaba lo que Gu Xijiu dijera, ya no se sentiría mal.

Unos momentos más tarde, Gu Xijiu abrió sus grandes y brillantes ojos, atrapó sus ojos por un momento. Luego se inclinó hacia adelante y miró en sus párpados.

Su dulce aroma lo había golpeado. El corazón de Qian Lingyu repentinamente estaba latiendo rápido. Él hablaba tonterías cada vez que estaba nervioso. “Pareces ser bastante bueno”.