VVC – Capítulo 561

0

Capítulo 561: El Señor la apoyaba 3


Tuvieron una discusión intensa, una no muy diferente a la de los guerreros del teclado en el mundo moderno. El mejillón estaba cada vez más asustado mientras escuchaba sus conversaciones. Los que lo rodeaban eran todos expertos en esa tierra y cada uno poseía un poder espiritual superior al nivel seis. Uno de ellos casi alcanzaba el nivel ocho.

Lo intimidaron y uno de ellos incluso rompió su Ilusión Espejismo. Lo golpearon violentamente una vez que recuperaron su conciencia. Por tanto, sólo podría amenazarlos. Era sorprendente que pudieran caer en la ilusión en primer lugar, a pesar de tener la intención de matarlo.

El mejillón estaba en un verdadero pánico, gruñó, “¿quieren matarme, verdad? ¡Voy a hacer todo lo posible para vencerlos!” Su maestra no le permitía comer humanos. Por tanto, a pesar de que los había atrapado con éxito en su ilusión, no los comió, sino que sólo quería darles una lección. De lo contrario, no tendrían la oportunidad de escapar de la ilusión en tan corto periodo.

“¡Sabes qué, creo que será mejor que pares ahora mismo! Ese es un mejillón mitológico y Gu Xijiu no te dejaría ir si lo lastimas…” Una voz surgió de la parte posterior del mejillón y apareció una sombra.

Gu Xijiu centró su atención para echar un vistazo. ¡Era Qian Lingyu! El joven que la ayudó a construir su casa. Aparentemente, estaba herido y parecía pálido, “¡deberías saber cuándo parar!”

“¡Jaja! ¡Estás despierto, hombre! ¡Piérdete, idiota! ¡Esto no es asunto tuyo! ¡Te golpearé hasta que caigan tus dientes si te atreves a hablar de nuevo!”

“¡Qian Fengtian, detente tus actos imprudentes! Estás equivocado al invadir nuestro territorio…” Gritó Qing Lingyu.

El adolescente se parecía bastante a Qian Lingyu, pero se veía más guapo y musculoso. Rio sarcásticamente, “¿nuestro? ¿Desde cuándo te has clasificado como ‘nosotros’ junto al mejillón? Este lugar nos pertenece y has perdido tu cabeza al pensar que puedes competir con nosotros…”

“¡Estuvimos aquí primero!” Qian Lingyu intentó argumentar.

“¿Qué? ¿Cómo pueden las basuras de la clase Liuyun competir con nosotros que somos de la clase Ziyun? Qian Lingyu, debiste haberte ido con el mejillón en ese momento. Lamentablemente, no captaste mi mensaje. ¡Quizás no has aprendido tu lección! ¿Todavía quieres defender al mejillón?”

“¡Qian Fengtian!” Qian Lingyu apretó sus dientes y continuó, “¡será mejor que dejes de ser un matón!”

“¡Sólo eres una basura! ¿Qué vas a hacer si te intimido?” Qian Fengtian dijo. Después rio malignamente, “además repito, ¡mi nombre es Qian Lingtian y no Qian Fengtian! ¡Voy a golpearte hasta que tus padres no puedan reconocerte más si alguna vez vuelves a llamarme erróneamente! No seré tan gentil como antes…”

“Lingtian, deja de perder nuestro tiempo. ¡Vamos a matar primero al mejillón!” Los amigos de Qing Lingtian habían perdido su paciencia.

Qian Lingtian sonrió con una expresión cruel, “¡bien, coloca la matriz! ¡Vamos a ejecutar a ese mejillón en nombre del reino superior!”

Las cinco sombras parpadearon y luego se mantuvieron firmes en sus respectivas posiciones. ¡Una gran guerra iba a suceder pronto!

“¡Aplauso! ¡Aplauso! ¡Aplauso!” Tres sonidos de palmadas se deslizaron en sus oídos desde el bosque cercano, seguidos por una risa suave, “¡ejecutar en nombre del reino superior eso suena bien! Pero, ¿es una acción lo suficientemente buena como para ayudar al reino superior matando a un mejillón?” La voz era tan clara como el sonido de una campánula. Todos estaban aturdidos. La mayoría de ellos eran expertos y por lo general, podrían escuchar claramente incluso si pasaba un mosquito dentro de tres millas. ¡Sin embargo, ni siquiera se dieron cuenta antes de que había un humano que se escondía en el bosque!