Capítulo 544: Invasión 6


Aparentemente, a menudo ejecutaba esa tarea. Aunque estaba solo, podía escoltar a Gu Xijiu de forma segura.

Gu Xijiu giro a la persona blanca una y otra vez y lo estudió por un largo tiempo. El rostro del Mensajero Chenge se puso verde cuando lo vio.

Aunque esas personas blancas no eran humanos reales, parecían serlo. Era un poco inapropiado para Gu Xijiu mirarlo una y otra vez. El Señor podría no ser feliz si hubiera visto esa escena.

“Señorita Gu, ¿ha terminado de revisar?” Él no pudo evitar preguntar. Tenía ganas de partir a la persona de blanco en pedazos…

Afortunadamente, Gu Xijiu era rápida en su revisión. Llegó a una conclusión, “este es un pequeño demonio de conocimiento. No le teme al agua sino al fuego. ¿Puedes atacar con fuego en su lugar?”

El Mensajero Chenge vaciló, “mi poder espiritual del elemento de fuego no es suficientemente bueno. Sólo estoy versado con la técnica de control de fuego”.

Él practicaba principalmente el elemento de agua del poder espiritual. Como el fuego era incompatible con el agua, no practicaba mucho el poder espiritual secundario, por lo que ahora sólo estaba en un nivel cuatro y sólo conocía la técnica de control de fuego. Era totalmente incomparable a su poder espiritual del elemento agua.

“¿Puedes probar primero con la técnica de control de fuego? Por favor da lo mejor de ti al ejecutarla”. Gu Xijiu lanzó un hechizo al costado.

El Mensajero Chenge estaba un poco avergonzado, “mi poder espiritual del elemento fuego es realmente débil”. No quería avergonzarse frente a Gu Xijiu…

“Tenerlo algo débil es mejor que no tenerlo en absoluto. Pruébalo con uno primero”.

¡Bien!

El Mensajero Chenge finalmente tomó una decisión y emitió una técnica de control de fuego. Un muro de fuego de un metro de alto salió disparado de su dedo.

¡Los ojos de Gu Xijiu se iluminaron, no era débil!

Inmediatamente usó un Hechizo de Torbellino para soplar el fuego. El fuego se expandió instantáneamente tres veces más grande que antes y atacó a las personas blancas.

Realmente tenían miedo del fuego, especialmente al fuego emitido por el poder espiritual. Cuando el muro de fuego los golpeó, inmediatamente fueron quemadas de siete a ocho a la vez…

El fuego emitido por el poder espiritual no era un fuego ordinario. Se suponía que podía durar incluso si hubiera una tormenta.

Sin embargo, la lluvia en ese momento no sólo era helada, sino que también podía destruir el fuego espiritual. El fuego sólo podía quemar alrededor de diez personas antes de ser extinguido por la lluvia.

El Mensajero Chenge sacudió su cabeza, “esta no es lluvia normal. Mi técnica de control de fuego es muy débil y el fuego emitido no es lo suficientemente puro, por lo que no es capaz de bloquear la lluvia”.

Gu Xijiu se dio cuenta, “en ese caso son imparables. ¿Puedes tratar de resistir y yo iré a descubrir quién es el culpable?” Luego se dio la vuelta y quiso realizar su teletransportación.

El Mensajero Chenge estaba preocupado y tiró de su manga, “¡no! ¡No creo que puedas manejar a la persona detrás de esto!”

Esa niña sólo tenía un nivel cinco de poder espiritual y era muy vulnerable en semejante situación. ¡Si desapareciera de su vista, podría ser atrapada por la mente maestra detrás de esto!

¡Se le ordenó proteger a esa pequeña, así que nunca la dejaría en peligro!

El Mensajero Chenge era bastante fuerte así que Gu Xijiu no pudo alejarse de él, “pero no es una buena idea seguir peleando con ellos…”

“Podemos ganar algo de tiempo mientras esperamos al Señor. Una vez que haya terminado con el espíritu de Hu Qingqing, se reunirá con los otros tres mensajeros”. El Mensajero Chenge la consoló.

Cuando terminó su oración, había un hombre volando rápidamente en su dirección. Antes de que esa persona llegara, ya había golpeado a una gran multitud de seres blancos…

Gu Xijiu se sorprendió.

¡Era Long Siye!

De alguna manera, el sueño pasó por su mente y su corazón sintió un dolor cuando pensó en ello.

“Vamos a reunirnos con él”. Gu Xijiu dijo, “¡él es muy bueno en técnicas de fuego!”

El Mensajero Chenge estaba sin palabras.

Los Tres se encontraron rápidamente. Long Siye le dio un rápido vistazo a Gu Xijiu y de inmediatamente preguntó, “¿estás bien?”