Capítulo 541: Invasión 3


Yun Qingluo se sonrojó y se quedó allí nerviosa.

“Yun Qingluo, ¿tú me deseas?” El hombre finalmente preguntó con su voz clara y magnética.

“Yo… sólo…” ella estaba demasiado nerviosa y no sabía qué decir.

El hombre suspiró lentamente y dijo, “hay mucha gente que me quiere. Tú misma eres una discípula celestial, ¿no te atreves a admitirlo?”

Yun Qingluo fue provocada por sus palabras y finalmente, alzó su cabeza y dijo, “sí, me gusta el Maestro Celestial Zuo”.

Sus ojos estaban mirando a los ojos del Maestro Celestial Zuo detrás de la máscara y podía ver sus ojos deslumbrar como un arcoíris…

Yun Qingluo repentinamente se sintió mareada y su cuerpo se puso rígido.

Ese par de ojos era todo lo que podía ver. El resentimiento y los celos en su corazón de pronto brotaron en su mente.

“Yun Qingluo, ¿estás celosa de Gu Xijiu? De hecho, esa chica no se parece en nada a ti, sigue robándote tu atención. Siempre estará a salvo de cualquier peligro. ¡No es justo! ¡Sería bueno si estuviera muerta!”

Ella se quedó allí y sus ojos se volvieron más oscuros…

Gu Xijiu estaba cansada. No había descansado bien después de llegar al Salón Tianju.

Primero, construyó una casa, luego un ataque ocurrió durante la noche de tormenta. Después de eso, fue arrestada y encarcelada durante tres días. Cuando la liberaron, acompañó al Señor a caminar durante unas horas.

Además de estar físicamente exhausta, ella siempre había sido así de intensa en sus actividades.

Aunque ahora estaba lloviendo pesadamente, sintió una extrema tranquilidad y paz cuando se acostó en su cama.

Sabía que El Señor estaba allí y nadie se atrevería a atacarla.

Pronto se durmió muy rápidamente.

Parecía tener sueños pero el sueño era una pesadilla. En su sueño, estaba de regreso en el mundo moderno y de vuelta al momento en que estaba en la mesa de operaciones para intercambiar su corazón…

Sin embargo, fue diferente en esa ocasión. No estaba en la mesa de operaciones y más bien era una espectadora en su lugar.

Sí, esa espectadora.

Se miró despertando sobre la mesa de operaciones y hablando con el cirujano, Long Xi.

Cuando menos lo había esperado, tomó un cuchillo y lo apuñaló. Después rompió el corazón de repuesto. Al final, perforó su propio corazón con el cuchillo…

Todo fue repetido nuevamente. Esa escena se había repetido en su sueño muchas veces.

En cada ocasión se despertaba con un sudor frío después de la escena de atravesar su propio corazón, pero esa ocasión no.

Se vio a sí misma tomando su último aliento en el brazo de Long Xi y su rostro estaba tan pálido como una hoja de papel. Él agarró sus manos con fuerza como si fuera apocalíptico.

Su pecho estaba sangrando. Sus asistentes corrieron y quisieron darle tratamiento. Uno de sus asistentes dijo, “Doctor Long, afortunadamente su corazón se encuentra ligeramente hacia la derecha. ¡Rápido! Por favor, detén primero el sangrado…”

Sin embargo, Long Xi sujeto el cuchillo que Gu Xijiu usó para apuñalarlo y lo sacó. Apenas rio mientras se rascaba, “Xijiu, me has malentendido… te lo explicaré nuevamente cuando vaya allí…”

Luego, usó el cuchillo y apuñaló su propio pecho en el lado derecho – ¡se perforó su corazón!

Su sangre brotó y se mezcló con la sangre de ella, fluyendo por todo el suelo.

“Long Xi!” Su corazón tenía dolor mientras gritaba. ¡Cuando quiso acercarse para mirar, repentinamente su brazo se sintió adolorido!