Capítulo 540: Invasión 2


Gu Xijiu frunció su ceño. Prefirió ser sincera, por lo que se detuvo y dijo, “creo que tenemos diferentes objetivos, sólo dime lo que quieres”.

Yun Qingluo se veía triste, “Xijiu, ¿tú me odias?”

“¿Huh?” Gu Xijiu frunció el ceño nuevamente. No la odiaba, pero despreciaba sus principios.

¡Después de todo, esa mujer le dio algo y afirmó que era bueno para ella, pero casi la mató!

¡Si el Maestro Celestial Zuo no hubiera confiscado el objeto, habría muerto en el Bosque Oscuro!

Gu Xijiu estaba pensando cómo engañarla. Desafortunadamente, Yun Qingluo estaba allí antes de que pudiera pensar en un plan perfecto.

“Señorita Gu, ¿estás enojada conmigo por ser tu rival en ganar al Maestro Celestial Zuo? Pero, ambos ya han acordado anular su compromiso ¿cierto? ¿Así que, supuse que estaría bien si nosotros estamos juntos?”. Yun Qingluo torció su boca y fingió estar confundida.

Gu Xijiu estaba enojada. ¡Repentinamente sintió como si volviera a ver al Maestro Celestial Zuo! ¡No por la búsqueda de amor, sino para volver loca a esa loca idiota!

Sonrió, “siempre podemos comprometernos nuevamente, incluso después de la cancelación. No significa que no estamos destinados a estar juntos. Yun Qingluo, vamos a competir de manera justa”. Se dio vuelta y estaba lista para irse.

Yun Qingluo no pudo contenerse más, “Gu Xijiu, ¿por qué estás tan segura? Ni siquiera eres una discípula celestial… ¿qué tienes para competir conmigo?”

Gu Xijiu sonrió, “aunque no soy una discípula celestial, le agradó al Señor. Incluso construyó una mansión para mí y se queda conmigo, así que… ¿qué es un discípulo celestial? ¡Ni siquiera pudiste ingresar a la casa!”

Yun Qingluo estaba extremadamente enojada, “Tu…” esa era la primera vez que su confianza colapso.

Quería luchar pero no pudo encontrar un punto fuerte ya que lo que Gu Xijiu dijo era la verdad…

Gi Xijiu no la molestó, se dio la vuelta para encontrar a sus seres majestuosos.

Yun Qingluo estaba parada allí con sus dedos sujetando fuertemente sus puños. Sus ojos estaban llenos de ira.

¿Por qué el Señor la trataba tan bien?

Era mejor que la pequeña perra en todo, independientemente del Kung Fu, su talento e incluso su apariencia, pero ¿¡por qué el Señor sólo la reclutó a ella como su discípulo!? ¡Y esa era la razón detrás de su arrogancia!

Era tarde en la noche y el viento aullaba en el exterior.

Yun Qingluo estaba acostado en su cama y no podía conciliar el sueño. Siguió dando vueltas como si fuera un panqueque girando en una sartén.

Estaba tan enojada que se preguntaba quién más sería tan trabajador como ella y quién más amaría a alguien tanto como ella.

Di Fuyi, Di Fuyi, Di Fuyi…

Ese nombre aullaba en su mente y le causaba dolor.

Bajó de la cama y abrió un rollo de papel. Comenzó a escribir el mismo nombre varias veces, con la esperanza de aliviar su tristeza.

El viento soplaba ferozmente. La ventana que estaba cerrada herméticamente al inicio, ahora estaba abierta.

El fuerte viento se había alejado el papel en el que había escrito.

¡Ella se sorprendió y rápidamente voló para atrapar el papel!

Por lo general, lo aplastaría justo después de que terminara de escribir. ¡Sin embargo, si el papel cayera en manos equivocadas, eso nuevamente ocasionaría un gran escándalo!

El papel estaba girando en el aire. Ella dio un salto y aterrizó en un patio. Agitó su manga y pensó en destruirlo.

Una figura apareció en el cielo. Tenía el cabello largo y negro y estaba vestido de negro. Había una máscara en su rostro y el papel cayó en sus palmas.

Yun Qingluo estaba congelada como si sus puntos de acupuntura estuvieran sellados. Estaba aturdida y exclamó: “¡Ma… Maestro Celestial Zuo!”

El hombre le dio un vistazo al papel y aterrizó lentamente justo frente a ella.