Capítulo 539: Invasión


Gu Xijiu torció sus labios y se despidió.

Antes de irse, se giró y dio un vistazo.

El Señor estaba sentado allí con sus ojos cerrados. Su cabello era blanco como la nieve, parecido a una cascada brillante.

Era sólo una escena normal, pero Gu Xijiu se sintió un tanto lamentable.

¿Él se sentía solo? Él era una persona tan poderosa pero estaba solitario y sin amigos.

Era como uno de los personajes de la novela de Jin Yong, Du Gu Qiubai…

Estaba en ralentí y casi se estrelló en contra del Mensajero Shangshan que llegó apurado. Inconscientemente, trató de evitarlo y el Mensajero Shangshan hizo lo mismo. Por tanto, ambos se chocaron entre sí…

Gu Xijiu se estrelló contra los brazos del Mensajero Shangshan y casi fue expulsada.

El Mensajero Shangshan se sorprendió y rápidamente la sostuvo. Luego saltó hacia atrás pero accidentalmente tropezó con el pavimento y cayó.

Gu Xijiu quedo sin palabras.

Aunque se suponía que no debían tener contacto físico y era normal que el Mensajero Shangshan la evitará, su reacción fue demasiado.

En ese momento, estaba pensando en la reacción del Mensajero Shangshan. Él ya le había informado al Señor, “Mi Señor, Yun Qingluo está buscando la aprobación para su entrada”.

Gu Xijiu aminoró sus pasos, ¿por qué vendría Yun Qingluo en ese momento?

El Señor casualmente dijo, “dile que no está calificada para verme en este momento”.

El Mensajero Shangshan respondió y estaba listo para partir.

“Como el mensajero sigue siendo tan torpe, voy a picar tus manos y piernas si chocas nuevamente con alguien”. El Señor dijo casualmente, pero lo que dijo hizo temblar al Mensajero Shangshan.

¿Estaba molesto el Señor porque se estrelló en contra de Gu Xijiu? *Sollozo*… no tenía intención de hacerlo, fue un accidente.

El Mensajero Shangshan estaba triste y se marchó después de responderle al Señor.

Se sintió un poco molesto. Inicialmente, él no quiso informar cuando Yun Qingluo fue, pero siguió mencionando que ella era la discípula del regalo celestial y tenía que hacer una visita desde que el Señor estaba allí.

El Señor dijo que todos los discípulos del regalo del cielo eran vitales y que debían reportarse lo antes posible. ¡Por tanto, rápidamente lo informó, pero regresó con muchas acusaciones!

Inicialmente, Gu Xijiu quería regresar a su patio para descansar. Sin embargo, pensó en el mejillón, Lu Wu y el Llamador del Viento.

Desde que fue rescatada de la prisión, aún no había tenido la oportunidad de hablar con ellos, especialmente con el mejillón, que debía estar muriendo de hambre. Se preguntó si pensaba en comer humanos…

Fue al patio con la esperanza de recoger a los tres.

Sin embargo, no pudo encontrarlos. El Mensajero Chenge le dijo que el mejillón se había alimentado con mucha comida, pero sentía que la mala suerte todavía estaba unida a él, por lo que fue al arroyo para bañarse. No sólo el mejillón, sino también el Llamador del Viento y Lu Wu también lo habían seguido… insistieron en lavarse antes de ver a su maestra…

Gu Xijiu salió del patio delantero y caminó hacia el arroyo.

Justo después de que salió de la entrada principal, vio al Mensajero Shangshan pidiéndole a Yun Qingluo que se fuera.

Yun Qingluo llevaba un vestido púrpura claro y tenía un maquillaje ligero. Aparentemente, se había esforzado un poco por vestirse antes de ir.

Hizo que Gu Xijiu pensara en una frase, ‘encontrándose a su Señor con las cejas en forma de media luna’.

No quería hablar con Yun Qingluo, por lo que caminó muy rápido. Sin embargo, Yun Qingluo la vio y la saludó, “Señorita Gu…”

Gu Xijiu era perezosa para hablar con ella, por tanto, asintió y caminó hacia el arroyo.

“Señorita Gu, ¿podemos ir a caminar juntas?” Yun Qingluo preguntó y apresuró sus pasos incluso antes de que Gu Xijiu tuviera la oportunidad de responder.