Capítulo 536: La gracia del Señor 6


El Señor le dio un vistazo y dijo casualmente, “ella ha perdido todos sus recuerdos… Sin embargo, tengo una solución para recordar todas las almas. Sólo entonces podremos realizar el interrogatorio”. Después le arrojó la calabaza al mensajero Shangshan, “primero mantén esto”.

El Mensajero Shangshan la guardó rápidamente. Luego, el Señor miró a Rong Che, “¿eres el Octavo Príncipe del Reino Feixing, Rong Che?”

Rong Che se inclinó y respondió, “si”.

“¿Tú entregaste el Llamador del Viento?”

“Si”.

“El Llamador del Viento es una bestia de nivel cinco y es salvaje y feroz. No escuchara a nadie más que a su maestro. ¿Cómo lo trajiste aquí?”

Rong Che sonrió torpemente y respondió, “ciertamente, mi señor. Definitivamente se negó a escucharme y he sufrido mucho para llevar a cabo la tarea. Afortunadamente, puede comprender el lenguaje humano, así que hice todo lo posible para persuadirlo. También dudo de mis palabras, pero al final, acordó venir conmigo pero no me permitió cabalgarlo. Por tanto, tuve que buscar mi propia montura y nos siguió por detrás”.

El Señor miró al Llamador del Viento y este inmediatamente retrocedió. Luego asintió para estar de acuerdo con lo que dijo Rong Che.

Gu Xijiu estaba encantada al soñar que Rong Che vino con el Llamador del Viento. Parecía que no fue sólo un sueño.

“¿Dónde estabas la noche del incidente?”

“Mi Señor, llegué demasiado tarde esa noche y no pude regresar inmediatamente. Por tanto, busqué la aprobación del Director Gu y me quedé a pasar la noche en casa de Yan Chen. Él puede ser mi testigo”.

El Señor miró al frío adolescente que procedió a inclinarse y responder, “en efecto, el príncipe es mi amigo y es bueno para hacer té. Hemos estado hablando sobre el té toda la noche”.

Gu Canmo preguntó, “¿Señor, pensé que habíamos encontrado al culpable? ¿Por qué todavía tenemos que interrogar al Octavo Príncipe?”

El Señor no se molestó con él y preguntó, “¿has encontrado el arma letal?” Gu Canmo estaba aturdido y sacudió su cabeza, “no, no hemos encontrado nada a pesar de que hemos puesto de cabeza el lugar del Profesor Zi. Sospecho que el arma ha sido destruida”.

El Señor asintió ligeramente y miró a Rong Che de nuevo. ¡Repentinamente, un colorido rayo salió de la punta de su dedo y brilló en la frente de Rong Che!

Todos quedaron estupefactos, incluido Rong Che. Inconscientemente, él intentó escapar. Sin embargo, el Señor era demasiado rápido y Rong Che no se las arregló para moverse.

El colorido rayo penetró en su frente. El cuerpo de Rong Che estaba rígido como si él estuviera congelado. Gu Xijiu también se sorprendió. Rong Che era su amigo, definitivamente no quería que lo lastimaran. Cuando vio que el Señor lo atacó, su primera respuesta fue interrumpirlo. Sin embargo, se detuvo cuando vio la expresión de Rong Che.

Él parecía normal, pero parecía haber entrado en un estado de sueño. Comenzó a hablar solo y sonaba como si hablara con alguien sobre té.

Gu Xijiu permaneció en silencio.

Un momento después, el colorido rayo se había ido. Rong Che despertó de su sueño y miró a todos con sus ojos ampliamente abiertos.

“Hermano Rong, ¿estás bien?” Yan Chen lo revisó rápidamente.

“Estoy bien. Creo que tuve un sueño hace un momento, estábamos hablando sobre té…” Rong Che sonrió y luego se disculpó con el Señor, “Lo siento, Mi Señor. No puedo creer que me haya quedado dormido mientras estabas haciendo una simple pregunta. Estoy muy avergonzado. Por favor, castígame”.

El Señor dijo casualmente dijo, “estaba leyendo tus recuerdos, no estabas durmiendo. Por lo que, no tienes que sentir pena”.

Él leyendo los recuerdos de Rong Che, los cuales eran lo mismo que le informó al Señor. De hecho, estaba teniendo una conversación con Yan Chen sobre té.