VVC – Capítulo 529

0

Capítulo 529: El objetivo del Señor 6


Cuando Gu Xijiu salió del estanque, el Señor había desaparecido. Gu Xijiu pensó que la observaría bañarse. Se sintió tan aliviada en ese momento.

Estaba realmente sucia y su ropa aún olía mal incluso después de lavarla. Si ella se la quitara y el Señor apareciera repentinamente, o si otras personas repentinamente irrumpieran, sería desastroso.

«Establecí una barrera mágica, nadie entrará, sólo tómate tu tiempo». La voz del Señor estaba flotando en el aire, pero Gu Xijiu no pudo identificar su ubicación exacta. Como él era un Dios, no miraría a una niña cuando se bañaba, ¿cierto? Con ese razonamiento, Gu Xijiu se quitó toda su ropa y luego empapó su cuerpo en el agua.

Sólo se bañó rápidamente y salió corriendo una vez que terminó de lavarse todo. Eso tomó sólo cinco minutos. Luego sacó un conjunto de ropa nueva de su bolsa de almacenamiento y se cambió.

Inmediatamente después de vestirse, se dio cuenta de que El Señor estaba parado en un lugar cercano. El sol brillaba sobre él como si hubiera sido cubierto con una capa de oro mientras se miraba brillante.

¡Inicialmente, Gu Xijiu estaba en ralentí, pero más tarde, se sorprendió!

¡El lugar donde estaba el Señor era el mejor lugar para verla bañarse! ¿Él lo hizo así? ¡De ninguna manera! ¡No podía ser! ¡Él era el Señor, no un tío pervertido! ¿Por qué tendría que hacer eso?

Tal vez, la barrera mágica tenía una cierta función especial. Él probablemente no podía ver nada dentro de la barrera ya que ella no vio al Señor cuando estaba bañándose en el estanque.

Pero si él no podía verla, ¿por qué aparecería justo después de que ella se vistió? ¡El momento era perfecto! ¡¿Qué demonios, realmente vio?! Esa era la primera vez que Gu Xijiu experimentó un incidente así.

Sin embargo, pronto fue capaz de calmarse. ¿Y qué si la hubiera visto desnuda? Todavía estaba bien. ¡Además de eso, había visto sus pezones y tocó su p… pene! ¡Ella no estaría en una pérdida! ¡Oops, espera! En realidad tocó una estatua de jade. De todos modos, él era el Señor, él era un dios. Simplemente lo tomaría como si un dios la estuviera mirando.

El Señor la miró con un sentimiento diferente. Acababa de salir del agua con su cabello mojado que todavía estaba desatado sobre su hombro. Vestía un conjunto de ropa negra sin maquillaje en el rostro.

Ella había crecido y ahora tenía unos 160-170 centímetros de altura. La figura de su cuerpo era buena, pero sus rasgos todavía eran un poco infantiles. Sus ojos eran bonitos y algunas veces su mirada parecía muy madura.

¡Era una mezcla de auras diferentes, pero él estaba tan cautivado por eso! Nunca podrías aburrirte al mirarla. El Señor sólo le dio un vistazo, pero su mirada nunca se retiró hasta que ella caminó hacia él y llegó frente a él.

Si hiciera lo mismo con otra persona, esa persona habría estado ansiosa y probablemente habría sudando profusamente. Sin embargo, estaba muy tranquila y cómoda e incluso se inclinó para saludarlo, «sinceras disculpas, Mi Señor. Lamento haberte hecho esperar».

Era raro ver a Gu Xijiu siendo tan cortés. Se estaba comportando como si estuviera viendo a una persona muy anciana y respetada.

Sin embargo, el Señor extrañamente se sintió molesto y cada vez que se sentía molesto, le gustaba ser quisquilloso y hacer que la gente se sintiera aún más molesta. «¿Por qué tienes el cabello tan mojado? ¿Es así cómo te comportas cuando ves a los ancianos?»

Gu Xijiu quedo sin palabras. ¡Era un bicho raro muy quisquilloso! Sin embargo, decidió soportarlo cuando recordó su identidad. Incluso simpatizó con los cuatro mensajeros ya que creía que definitivamente no era fácil trabajar para El Señor. Afortunadamente, no necesitaba verlo muy menudo. ¡De otra forma, definitivamente explotaría algún día!