VVC – Capítulo 527

0

Capítulo 527: El objetivo del Señor 4


La cabaña que Gu Xijiu construyó todavía tenía el mismo aspecto desde el exterior. Los muebles en su casa permanecieron allí, sin embargo, la casa estaba muy desordenada y esos muebles estaban boca abajo como si alguien hubiera robado ese lugar buscando por algo. Todo eso sucedió porque la llevaron allí.

Gu Xijiu se frotó las cejas al darse cuenta de que no había ni siquiera un pequeño espacio para que ellos estuvieran de pie, sin mencionar que se suponía que debía invitar al Señor a sentarse en la casa.

“Mi Señor, esto es demasiado desordenado, primero lo limpiaré. ¿Podrías por favor…?” Iba a preguntar si el Señor podría pararse fuera de la casa por un momento. Sin embargo, el Señor la interrumpió, “¿preparaste estos muebles tú sola?”

“No, son todos del Octavo Príncipe. Yo…” Iba a seguir explicando, pero un rayo de siete colores brillaba en la casa. ¡Cuando se retiró, la casa estaba inmaculada, pero todos los muebles habían desaparecido!

Gu Xijiu quedó sin palabras y asombrada.

Se dio la vuelta, “¿Mi Señor?”

“Es muy elegante y no te sienta”. El Señor dijo casualmente.

Gu Xijiu permaneció en silencio, pero torció sus labios. ¿Quería decir que las cosas lujosas no eran adecuadas para ella y esa casa vacía era lo que más le quedaba?

Lo más importante, ¿dónde se suponía que el Señor debía sentarse? Era demasiado tarde para comprar muebles nuevos.

“Lo siento por la casa desordenada. Gracias por limpiarla pero no tengo otros muebles aquí. Es mi culpa que no pueda servirte bien. ¿Cómo puedo ayudarte, Mi Señor? Haré cualquier tarea que me asignes”. El Señor era su salvador y también un Dios; Gu Xijiu definitivamente lo respetaba. No sabía el objetivo principal de que el Señor pasara por su lugar, por lo que tuvo que preguntar.

El Señor era tan grandioso como Guanyin, pero decidió visitar su pequeño “templo”. De hecho, Gu Canmo estaba conmocionado y ansioso cuando el Señor dijo que iba a visitar a Gu Xijiu. Él rápidamente afirmó que era sólo un lugar temporal para ella y que estaba preparando otra casa más grande. Él estaba pensando en traer al Señor a una mejor mansión.

Sin embargo, el Señor lo ignoró completamente y le pidió a Gu Xijiu que tomara la guía. Gu Canmo y los ancianos querían seguirlos, pero fueron bloqueados por los cuatro mensajeros.

Por el momento, sólo el Señor y Gu Xijiu estaban en la casa, incluso el mejillón, el Llamador del Viento y Lu Wu no pudieron entrar. Gu Xijiu sintió que El Señor debía tener algo muy importante que contarle. Esperaba que le diera un manual secreto de Kung Fu o una misión muy importante.

No le gustaba deberle a nadie, por tanto, le devolvería 10 veces a cambio si aceptaba algún favor de alguien. Haría todo lo posible siempre que no fuera en contra de sus principios.

El Señor no le contestó, pero comenzó a mirar alrededor del lugar. Un momento después, dijo, “esta casa es demasiado pequeña”. ¡Eso era verdad! Gu Xijiu asintió. Inicialmente, ella sólo quería un refugio para protegerse.

“Lo construí a toda prisa, así que es un poco pequeño. Mis sinceras disculpas…”

“¿Tú lo construiste?” El Señor estaba asombrado.

“Si”.

El Señor estaba sin palabras.

¡No era de extrañar que sus pequeñas manos se hubieran vuelto tan ásperas! Él pensó que era debido a la frecuente práctica. Ahora sabía que era porque había construido la casa.

Él volvió a mirar y se dio cuenta de que era demasiado pequeño. Nunca antes había entrado en una cabaña tan pequeña.

“La casa no es adecuada para que practiques, ¿quieres cambiarla?”

¿El Señor iba a darle una casa mejor?

“Mi Señor, sólo soy una oyente, no estoy calificada para permanecer en el albergue del Salón Tianju”.

El Señor casualmente respondió, “esos tampoco son adecuados para ti”.

Gu Xijiu estaba conmocionada y confundida.

El Señor agitó su manga y salió de la cabaña, “¡Salgan!”

Gu Xijiu siguió a El Señor y salió de la cabaña.

Él fue muy directo y les dijo a sus mensajeros, “ustedes cuatro derriben la casa y construyan un patio en dos horas”. Después les arrojó un rollo de papel, “construyan de acuerdo con este plano de piso”.

Los ojos de Gu Xijiu se abrieron ampliamente. ¿Construir un patio en dos horas? ¿Podrían hacerlo simplemente al lanzar un cierto hechizo? Aparentemente, los cuatro mensajeros estaban muy acostumbrados a ello. Inmediatamente se reunieron y estudiaron el plano del piso.