VVC – Capítulo 511

0

Capítulo 511: Confío en ella 2


Su rostro estaba demasiado bien escondido bajo la máscara. Gu Xijiu sólo podía ver sus ojos azules. Ni siquiera podía ver su forma, pero de alguna manera podía sentir que se sentía atraída por sus ojos.

Las personas de abajo hicieron las cortesías formales y esperaban que el Señor les ordenara que se levantaran, pero él ni siquiera les prestó atención.

Le dio un vistazo a Gu Xijiu y dijo con calma, “¿puedes pararte ahora?”

¡Gu Xijiu repentinamente se dio cuenta de que todavía estaba en sus brazos!

Gu Xijiu no era alguien tímida como un pajarillo para descansar sobre un hombre. Era muy independiente y muy alerta.

Estaba acostumbrada a mantener una distancia con las personas que la rodeaban, especialmente con los hombres. A menos que fuera necesario, rara vez se acercaba a ningún hombre. A lo sumo, sólo tocaría el hombro de un amigo. Nunca sería tan cercana a ningún hombre.

Si eso sucediera antes, incluso si estuviera en los brazos de alguien, inmediatamente se contendría de su abrazo una vez que recuperara la conciencia. Sin embargo, no estaba segura de lo que sucedió en esa ocasión, ya que no sabía que estaba en su abrazo incluso después de un período tan prolongado.

Todo se sentía natural como si fuera abrazada por alguien más cercano a ella. ¿Era porque no estaba pensando correctamente después de estar apresada y muerta de hambre durante días?

Tal vez se había reconocido a sí misma como la seguidora del Señor. El Señor era su maestro, así que tal vez simplemente cumplía. Ahora que El Señor había emergido del cielo para ir y salvarla del abismo de la miseria en sus tiempos difíciles, debía haberlo tomado sin saberlo como su pariente más cercano.

Quizás en el fondo, todavía esperaba recibir un poco de amor paternal.

Debido a que estuvo encadenada y muerta de hambre durante demasiado tiempo, su cuerpo estaba ligeramente flácido mientras intento pararse. Finalmente, logró mantenerse firme.

No estaba segura de sí debía honrar a El Señor con una cortesía respetuosa. El mensajero Jiangshan, inmediatamente movió una gran silla que estaba cubierta de seda y la colocó en una posición más baja que El Señor para que Gu Xijiu pudiera sentarse.

Gu Xijiu miró a El Señor. Su figura se parecía a una estatua de jade. Podía sentir el frío alrededor de su cuerpo en ese momento. El Señor asintió con su cabeza, por lo que se sentó sin reservas.

No sabía que le había dado El Señor para que comiera cuando estaba inconsciente, pero podía sentir una mejoría significativa. Estaba recuperando lentamente su fuerza.

Sólo entonces, el Señor finalmente miró a las personas que estaban arrodilladas abajo. Él no los dejó levantarse. En lugar de eso, le dio un vistazo a Gu Canmo y dijo, “me haré cargo del asunto personalmente. No te preocupes. No voy a favorecer a ningún lado y decidiré el caso de acuerdo con lo que es justo. Puedes escuchar el caso en mi presencia”.

Los que estaban arrodillados incluían al jefe del Salón Tianju, el anciano del Salón Penal, todos los funcionarios principales y menores, el personal y los maestros. Todos se sintieron incómodos al mirar a Gu Xijiu quien estaba sentada en lo alto y luego se miraron a sí mismos arrodillados en el suelo.

Querían preguntarle al Señor, “¿es apropiado que una criminal se siente arriba mientras los jueces del lugar están todos arrodillados abajo?” Sin embargo, no se atreverían a mencionar una palabra, ya que habían encarcelado a la seguidora del Señor en primer lugar.

Gu Canmo inmediatamente se enderezó, ya que sintió que estaba realmente en el lado derecho. Aunque el Señor no solía involucrarse en los asuntos del Salón Tianju, aún sería justo sin favorecer a ningún lado cuando se encontraba con grandes asuntos.

Sólo por eso Gu Canmo se atrevió a encarcelar a Gu Xijiu. Incluso si una realeza viola la ley, debe ser castigada igualmente como un hombre común. Además, Gu Xijiu no era realeza, sino simplemente una seguidora del Señor.

Tosió un poco, ajustó sus palabras y comenzó a describir todo de una manera muy bien expuesta. Su pensamiento lógico era fuerte y también tenía una cantidad significativa de evidencia en sus manos.