VVC – Capítulo 509

0

Capítulo 509: El Señor 7


La puerta de la prisión se hizo añicos como pedazos de papel bajo sus golpes. El Señor entró a la prisión con grandes zancadas y encontró fácilmente la pequeña celda de acero que sostenía a Gu Xijiu. Hizo el mismo golpe para romper la puerta que estaba unida a la prisión y vio a Gu Xijiu.

Las cadenas que tenían cientos de años y que se usaban para reprimir a los demonios fueron como hebras de fideos bajo los golpes del Señor. Un ataque podía romperlos fácilmente.

Todo ese tiempo, El Señor no se molestó en hablar ni una palabra con Gu Canmo y ni siquiera lo miró. Gu Canmo estaba como era de esperar en un estado bastante nervioso. Su inquietud se hizo más y más fuerte, especialmente cuando vio la condición actual de Gu Xijiu.

Cuando vio al Señor llevando Gu Xijiu en sus brazos, no sólo se sentía indefenso en su corazón, todas las principales autoridades en el Salón Tianju comenzaron a sentirse incómodas, como si una gran calamidad estuviera a la mano. ¡Resultó que El Señor se preocupaba por la dama en semejante medida!

En el corazón de cada persona, el Señor pertenecía a un mundo diferente desde el principio. Él no se acercaría a ninguna mujer. Quizás, cualquier dama que se acercara a él sería considerada como una blasfemia en contra del Señor.

Sin embargo, no sólo el Señor sostenía a la dama en sus brazos, sino que incluso la abrazó con fuerza.

¿Qué tipo de situación era esa? ¿El Señor sentía algo por ella?

Quizás la dama no era sólo una seguidora de El Señor, podría ser su amante. Todo mundo estaba perdiendo la cabeza, ya que estaban completamente conmocionados por lo que acababan de atestiguar.

Sólo los cuatro seguidores del Señor no se sorprendieron. Parecían tranquilos y se negaban a distraerse mientras seguían al Señor mientras le abrían el camino.

El Salón Tianju, que era una escuela establecida bajo el nombre de El Señor, era tan importante para el Señor como los discípulos celestiales.

Cada vez que había casos en el Salón Tianju que requerían la resolución de El Señor, Gu Canmo intentaba comunicarse con el mensajero Jiangshan. Sin embargo, el mensajero Jiangshan era difícil de manejar, incluso más que los pequeños espíritus del Rey del Infierno.

Cada vez que necesitaba al mensajero Jiangshan para entregarle un mensaje al Señor, el mensajero Jiangshan sólo le daba una respuesta simple – espera. Normalmente, no habría ninguna respuesta.

Alternativamente, aguantaría y esperaría durante días o incluso meses para recibir una respuesta del mensajero Jiangshan que decía – ¡resuélvelo por ti mismo!

Hacía dudar a Gu Canmo si el mensajero Jiangshan le entregaba sus mensajes al Señor.

Mu Feng había abordado las preocupaciones de Gu Canmo antes con los ojos llorosos, ‘¡Era inocente!’ Él hizo todo lo posible para entregar el mensaje al Señor en cada ocasión, pero el Señor era hecho impredecible y no se molestó en contestar. El Señor solamente respondería “resuélvelo tú mismo” como máximo. Por tanto, sólo podía entregar el mensaje original del Señor de vuelta al remitente. Ellos nunca se habían llenado los bolsillos con el dinero de otras personas, ni habían sido corrompidos o aceptado sobornos. Ninguno de ellos había conducido mal sus deberes. Sin embargo, para la mayoría de las personas, se habían vuelto tan difíciles de manejar, incluso los discípulos celestiales los odiaban amargamente.

A largo plazo, Gu Canmo decidió no informarle a los cuatro seguidores nunca más. Incluso si él informaba, no recibiría ninguna respuesta. ¿Entonces, para qué molestarse? Debido a eso, Gu Canmo no informó el caso de Gu Xijiu al Señor. Quería resolver el conflicto él mismo.

Además, vio eso como una oportunidad para que Gu Xijiu se fuera. Gu Xijiu tenía una reputación de ser la seguidora del Señor. Por tanto, si no lo solicitara ella misma, no podría expulsarla. Ahora que ese incidente había surgido, podía usarse como una oportunidad para que la expulsara, a pesar de que la muerte de los dos estudiantes realmente le había causado un gran dolor.