VVC – Capítulo 507

0

Capítulo 507: El Señor 5


En esa etapa, no importaba cómo olía la persona. ¡Mientras hubiera alguien que le devolviera la cordura!

Gu Xijiu quería atrapar a ese hombre, pero sus manos y pies estaban entumecidos y estaban fuera de su control. Estaba nerviosa y temerosa de que la persona se fuera y la dejara sola, por lo que intentó gritar, aunque tenía su garganta afónica. “¿Vienes a juzgarme? Dile a Gu Canmo que ya no quiero ser una estudiante del Salón Tianju. Soy feliz de confesarme como el asesino, siempre y cuando no lastimen al gran mejillón. Los dos hombres no fueron asesinados por él. Si me das dos meses, podré encontrar al verdadero asesino…”

Temía desmayarse antes de expresarse, por lo que habló continuamente aunque no estaba segura de sí la persona que estaba con ella podía entender lo que estaba diciendo.

Sus dedos apretados trataron de sujetar la manga de ese hombre, pero una vez más falló. El sudor continuó goteando por su frente.

“No te muevas”. El hombre habló finalmente. Su voz era tan clara como el agua del manantial, “no te preocupes, buscaré justicia para ti”.

Gu Xijiu intentó abrir sus ojos para ver al hombre con claridad, pero sólo podía veía blanco.

“Señor, ¿quieres que sostenga a la Señorita Gu por ti?” Una voz sonaba a un lado.

Los brazos que la sostenían no la soltaron. El hombre dijo fríamente, “¡no necesito tu ayuda!” Nadie se atrevió a hablar más.

¿Era ese el señor?

Gu Xijiu intentó abrir sus ojos nuevamente. ¿Estaba ella en una ilusión?

Hubo una botella pequeña y fría que se acercó a sus labios secos, “abre la boca”.

Gu Xijiu inconscientemente abrió su boca. El agua dulce se vertió en su boca y la humedad curó su garganta seca antes de deslizarse hacia abajo en su estómago.

Aunque sólo era un sorbo de agua, finalmente recuperó su conciencia y tenía algo de energía en su cuerpo. Ahora podía ver a la persona que la estaba abrazando.

Llevaba una túnica blanca como la nieve y una máscara blanca de jade en el rostro. La máscara incluso cubría su barbilla. Tenía el cabello largo y blanco como el satén plateado colgando de su cabeza.

Desde el punto de vista de Gu Xijiu, sólo podía ver sus ojos. Tenía un par de ojos azules que lucían como el mar profundo. Cuando miró a las personas, era muy impresionante.

¿El Señor? Así que ese era El Señor…

No esperaba que él viniera y la rescatara. Gu Xijiu se sintió como si estuviera en un sueño. Trató de moverse, pero su cuerpo todavía estaba entumecido y adolorido. Se sentía como miles de agujas hormigueando en su piel.

“¿Te sientes adormecida?” El Señor la miró antes de poner su mano sobre su espalda y usar su poder espiritual para aliviar la sensación de hormigueo en todo su cuerpo.

El Señor la estaba abrazando y salió por la puerta. Hubo algunos líderes en el Salón Tianju que siguieron detrás de él, incluido Gu Canmo.

Gu Canmo parecía pálido y había sudor en su frente. Miró a Gu Xijiu que estaba muy débil y delgada en el brazo del Señor y trató de explicar, “Señor, ella es la que le ordenó al gran mejillón que matara gente. No la castigué después de que la atrapé sino que la encarcele para que pudiera reflexionar sobre sus pecados. No sabía que era tan débil… También es mi culpa. Olvidé que todavía no había comido nada. Cuando lo recordé y quise enviarle comida, ya estabas aquí…”