VVC – Capítulo 505

0

Capítulo 505: El Señor 3


Si un estudiante del Salón Tianju fuera intimidado afuera, iría y encontraría a la persona que intimidó a su alumno para enseñarle una lección.

Según él, podría torturar a sus alumnos en el Salón Tianju porque después de todo, lo hacía por su propio bien para que tengan un buen futuro. Sin embargo, él nunca permitiría que sus estudiantes fueran intimidados fuera del Salón Tianju. Por tanto, Gu Xijiu creía que no mataría a dos de sus estudiantes sólo para expulsarla de la escuela.

¿Fue Yun Qingluo? Los dos estudiantes poseían buenas artes marciales y eran relativamente fuertes como equipo. Yun Qingluo podría no tener la habilidad de matarlos a los dos.

Según lo que dijo el forense, los dos hombres fueron asesinados por el frente. Era imposible para Yun Qingluo hacerlo porque aún no era capaz.

Entonces, ¿quién era el culpable? ¿Quién era el que tenía tanto odio por ella y la quería muerta? Esa trampa estaba claramente establecida para ella, pero no podía pensar en nadie que lo hiciera.

Para todo mundo, ella podía pensar que había sido razonado fuera de la imagen. Aunque era bastante tortuoso en ese lugar, no estaba preocupada por su bienestar. Después de todo, era la discípula del Señor. No importaba cuán insatisfecho estuviera Gu Canmo, no se atrevía a matarla antes de obtener la aprobación del Señor.

Era extremadamente difícil ver al Señor, por lo que Gu Xijiu predijo que tomaría de dos a tres meses para que Gu Canmo le pasara el mensaje.

Entonces, en ese momento, ella estaba a salvo de ser castigada a muerte. Aunque estaba preocupada por el gran mejillón. Fue atrapado por los gurús de disciplina y fue tratado como el asesino en ese escenario. ¿Sería asesinado como castigo?

Había estado bromeando acerca de guisar al gran mejillón como sopa, pero ahora estaba preocupada de que eso se hiciera realidad. Sólo podía gritar con la esperanza de convencerlos, «¡el gran mejillón es inocente! ¡No creo que haya matado a los dos hombres! Ustedes no pueden lastimarlo. ¡Si algo le sucede, arriesgaré mi vida para luchar con todos hasta el final!»

Nadie se preocupaba por ella. Ni siquiera había una ventana en su cárcel así que no sabía si había alguien que pudiera escucharla. Su poder espiritual y su movilidad habían sido sellados. Cuando gritaba, no podía usar su fuerza interna sino sólo su garganta. Estaba casi ronca después de un tiempo.

«Maestra, no grites más. No hay nadie afuera y no pueden escucharte». Finalmente, la Piedra del Firmamento la detuvo.

Gu Xijiu se sintió desesperada.

Aunque el gran mejillón tenía una concha dura, su cuerpo era suave y delicado. A veces, cuando involuntariamente pinchaba su cuerpo, gritaba de dolor. Sólo su caparazón podía protegerlo de las lesiones. Una vez que se abría el caparazón, era muy vulnerable.

Recordó que cuando atraparon al gran mejillón, su caparazón fue apuñalado por una espada, por lo que el bebé dentro del caparazón lloraba fuertemente.

«Piedra del Firmamento, ¿crees que matarán al gran mejillón? ¡Siento que puedo escuchar los gritos del gran mejillón!» Gu Xijiu había sido encarcelada por un día y una noche en ese momento. Sus extremidades ya no tenían sensación y estaba un poco mareada.

Hizo su mejor esfuerzo para no dormir, pero estaba demasiado agotada. Cuando se despertó, se dio cuenta de que todavía estaba sola en prisión y que ni siquiera había un solo ratón para acompañarla.