VVC – Capítulo 499

0

Capítulo 499: Encontrándose con un viejo amigo 4


Qian Lingyu gruñó, “debe tener malas intenciones. Gu Xijiu, no te dejes engañar por ese hombre. Tiene muchas historias románticas… Tienes que estar más alerta y mantenerte lejos de ese tipo. No te quedes sola con un chico por la noche… Suspiro, ¿cómo puedes no saberlo? ¡Eso es algo que una chica debería saber! Eres tan crédula que ese tipo te engañará fácilmente…”

Gu Xijiu quedó sin palabras y sintió que todo eso era hilarante. Esa era la primera vez que alguien dijo que era crédula. Miró hacia el cielo afuera y luego dijo lentamente, “Qian Lingyu, ya es bastante tarde y eres un chico. ¿Deberías irte ahora ya que una chica no debería estar sola con un chico por la noche?”

Qian Lingyu permaneció en silencio. Gruñó y dijo, “¡no quiero molestarte más!” luego rápidamente salió corriendo de la casa.

Estaba lloviendo mucho en esa noche.

El fuerte viento estaba rugiendo afuera junto a la lluvia. Gu Xijiu estaba tumbada en la cama escuchando el viento y la lluvia.

Ese día iba a ser ocupado. Tenía que descansar. Pensó en las palabras dichas por Yun Qingluo. No esperaba que se lo dijera tan directamente y ahora Gu Xijiu tenía una visión diferente de ella.

Parecía que Yun Qingluo insistía en estar junto a Di Fuyi. Sin embargo, ¿Di Fuyi estaría interesado en ella?

Cuando pensó en eso, la imagen de Di Fuyi apareció en su mente y recordó la escena en la fuente termal.

Gu Xijiu se frotó sus cejas y pensó que debía estar volviéndose loca. Ya había rechazado el compromiso con Di Fuyi y ya no tenía ninguna relación con él. ¿Por qué seguiría pensando en él?

Parecía que esa escena de las aguas termales tuvo un gran impacto en ella.

A pesar de que ya no tenía ninguna relación con Di Fuyi, le dio su primer y segundo beso a ese tipo. ¡Fue un desastre!

Estaba un poco frustrada, así que se sentó y se vistió.

El viento era fuerte y la lluvia caía abundantemente junto a truenos continuos en el exterior. El gran mejillón fue alimentado con un medicamento para que se volviera sobrio. Ahora estaba durmiendo fuertemente.

El Llamador del Viento estaba tendido en la alfombra. Había estado muy cansado de estar corriendo de aquí y allá. Como se había encontrado con su dueña y a su hijo, tenía mucho sueño y dormía muy bien allí.

La habitación se volvió muy tranquila y serena.

Gu Xijiu sintió que la serenidad era un poco inusual. Aparentemente, Gu Canmo y su pandilla no querían dejarla quedarse. Lo que querían hacer era obligarla a dejarla sola. Por tanto, ¿qué harían para lograr su objetivo?

“Maestra, siempre sentí que no se darían por vencidos”. La Piedra del Firmamento también estaba preocupada.

Gu Xijiu asintió, “deben tener otros trucos”.

“Supongo que no esperaban que pudieras construir una casa en sólo un día. Después de todo, las mujeres de este mundo no son buenas para hacer trabajos menores”.

Gu Xijiu tenía algo en mente. Supuso que harían algo en su casa.

Saltó de la cama y su movimiento despertó al gran mejillón que estaba durmiendo. Abrió sus ojos, “maestra, ¿vas al baño? Todavía no construimos el baño y no preparamos el retrete…”

Gu Xijiu quedo sin palabras. Pateo al mejillón, “¡despierta y vigila el lugar!”