VVC – Capítulo 468

0

Capítulo 468: Verificación personal


El Mensajero Jiangshan era una persona sencilla. Presentó un jade de su cintura con el fin de demostrar su identidad. Entonces, aclaró la intención de su visita, “Su Majestad, estoy aquí debido al decreto oficial del Señor”.

Recibir el decreto oficial del Señor requería que cada persona se arrodillara. Entonces, la gente en la enorme sala de té cayó de rodillas caóticamente, incluyendo al Emperador.

Gu Xijiu no estaba tomando precauciones y estaba muy absorta en la situación. Cuando finalmente reaccionó, se dio cuenta de que era la única que estaba de pie en toda la sala de té, como una grulla de pie entre las gallinas.

El Mensajero Jiangshan la miró y dijo, “Gu Xijiu, da un paso al frente para recibir el decreto oficial del Señor”.

Para su sorpresa, el decreto oficial del Señor estaba destinado a ella.

Gu Xijiu frunció su ceño con asombro. Sin embargo, no fue tan imprudente como para actuar obstinada en ese momento crítico y tontamente rehusarse a arrodillarse, por lo que ella se arrodilló.

El Mensajero Jiangshan agitó su mano y un pergamino blanco plateado emergió del vacío y pareció flotar en medio del aire. Había algunas palabras vividas y exquisitas, como dragones voladores y fénix bailarines, se podían ver siguiendo un orden en el pergamino. Hubo sólo unas pocas oraciones cortas, “a Gu Xijiu, como seguidora del Señor, se le permite ingresar al Salón Tianju para sus estudios. Esto debe llevarse a cabo inmediatamente. El Mensajero Jiangshan la enviará personalmente”.

Las palabras no eran muy grandes, pero eran lo suficientemente grandes como para ser vistas claramente por cada persona que estaba presente.

El Emperador estaba en silencio.

Los oficiales estaban perdidos de palabras.

Gu Xijiu no sabía qué decir.

El Mensajero Jiangshan hizo un gesto hacia Gu Xijiu, “¡Señorita Gu, por favor!”

Nadie iba en contra del decreto oficial del Señor. Aunque el Emperador no lo concilió, sólo pudo ver impotente cómo el Mensajero Jiangshan se llevaba a Gu Xijiu.

El Mensajero Jiangshan era de una gran integridad, ya que asistió a ese asunto oficial estrictamente de acuerdo con los principios oficiales. Ni siquiera bebió un sorbo de agua antes de marcharse.

El Mensajero Jiangshan salió y silbó. Un carruaje blanco como la leche que era llevado por dos Pegaso descendió desde el cielo a la tierra.

El carruaje parecía lujoso de una manera modesta. Había nubes y niebla rodeándolo, haciéndolo parecer un carruaje para seres celestiales.

“Señorita Gu, suba a bordo, ya que tengo que actuar bajo el orden de enviarla allí”.

Gu Xijiu vaciló un poco para seguir adelante, “¿Qué hay de mi Llamador del Viento?” El Llamador era un ser terrestre, por lo que no sabía cómo cabalgar sobre las nubes.

“No se preocupe, el Emperador hará los arreglos para que sea enviado al Salón Tianju. Señorita Gu, sólo tendrá que seguirme”, dijo el Mensajero Jiangshan.

Gu Xijiu miró al Emperador. Ciertamente, el Emperador consintió sin mucha deliberación para que pudiera irse sin preocuparse. Él enviaría especialmente a alguien para entregar al Llamador del Viento.

Dicho eso, Gu Xijiu dejó de comentar y se dio la vuelta para abordar el carruaje.

El Mensajero Jiangshan voló sobre el carruaje. Luego sacó un látigo en su mano y lo agito suavemente. Los Pegasos tiraron del carruaje y se elevaron alto en el cielo. En un abrir y cerrar de ojos, el carruaje ya estaba lejos.

Cuando finalmente desapareció en un lejano rincón del cielo, todos estaban muy absortos y en estado de shock, inconscientes de lo que había sucedido.

Aunque Gu Xijiu era reconocida más a menudo como la seguidora del Señor, era sólo una hipótesis hecha por el Maestro Celestial Zuo en aquel entonces sin siquiera una verificación auténtica. Sin embargo, acababa de ser completamente verificado con la presencia del Mensajero Jiangshan.

Ella de hecho era la seguidora del Señor. El Señor claramente la trataba de manera diferente, fuera de lo común.

Había una mezcla de emociones en cada corazón – había admiración, desconcierto, sorpresa y ansiedad por las ganancias y las pérdidas.

Alguien finalmente rompió el silencio, “¡Resultó ser la verdadera seguidora del Señor!”

“Pero aun así, ella no debería ser elegible para la admisión del Salón Tianju con las calificaciones necesarias, ¿cierto?” Algunos aún no estaban dispuestos a aceptar ese hecho.

“¿Por qué no sería elegible? ¿Quién más podría haber hecho avanzar su poder espiritual desde el nivel dos al quinto en el transcurso de sólo seis meses?” dijo Rong Jialuo, con un tono helado.

La multitud estaba callada, ya que nadie habló una palabra más.

De hecho, sólo Gu Xijiu había creado tal milagro en ese mundo.

Rong Che agitó su abanico mientras observaba a Gu Xijiu desaparecer y reflexionaba.