VVC – Capítulo 467

0

Capítulo 467: Calificación de Gu Xijiu 4


El Emperador temía que ella, como seguidora del Señor, fuera arrastrada a otro reino, por lo que hizo lo que pudo para que permaneciera en la patria.

El Salón Xingyi era de hecho la mejor escuela en el Reino Feixing. Sin embargo, estaba destinado a servir al Reino Feixing y nutrir a las élites para el reino.

Se escuchaba que la gerencia seguía una rutina militar, ya que incluso tenían que cantar los lemas en voz alta todos los días, como si les hubieran lavado el cerebro.

Si ella continuaba aprendiendo allí, sólo podría quedarse en el Reino Feixing. No habría otro lugar para ella.

Incluso si fuera a otro reino, se protegerían en contra de ella, como un espía.

Según la leyenda, el Señor estableció el Salón Tianju hace unos cientos de años. Todos los reclutas eran las mejores élites de todo el continente. Incluso los profesores eran seleccionados de cada país, por lo que definitivamente era una gran escuela. Los graduados de la escuela podían dominar fácilmente todo el continente.

El Salón Xingyi comparado con el Salón Tianju era similar a comparar una escuela secundaria local de segunda clase con una escuela prestigiosa de primera clase mundial; era incomparable.

Gu Xijiu miró a Rong Jialuo y Rong Che. Rong Jialuo frunció su ceño, sin decir una palabra. Rong Che, por otro lado, permaneció en silencio mientras agitaba su abanico. Sin embargo, había un signo mixto de amargura y desaprobación en sus ojos.

Obviamente, Rong Jialuo y Rong Che no fueron informados sobre eso de antemano. Se habían dado cuenta claramente de la intención detrás del plan del Emperador. Simplemente no lo desvelaron.

La Piedra del Firmamento también estaba ansiosa. «Maestra, creo que es más adecuado que ingreses al Salón Tianju, ya que no habrá mucho de qué preocuparse. Sin embargo, el estándar es demasiado alto para que podamos entrar, quizás el Maestro Celestial Zuo tenga otras formas, pero tu acabas de romper tu compromiso con él. Incluso te dejó sola en el Bosque Oscuro y escapó como un loco. Incluso si le suplicas, no necesariamente te ayudará. Además, esto requiere tres recomendaciones de tres discípulos celestiales. Tal vez Long Siye te ayude. El Maestro Celestial Yuo es una incertidumbre. Sería grandioso si el Maestro Celestial Zuo no te hiciera las cosas aún más difíciles. En cuanto a Hua Wuyan y Qian Yueran, no estás muy familiarizada con ellos, así que definitivamente son inútiles».

«¿Qué hay del Señor?» preguntó Gu Xijiu, repentinamente.

«Si el Señor te recomienda personalmente, entonces estaría bien, pero… pero, tu ni siquiera has visto el rostro del Señor, ¿cierto? ¿Cómo podrías pedirle ayuda? He escuchado que es difícil ver al Señor, incluso un discípulo del regalo de los cinco cielos tuvo que hacer fila durante años sólo para verlo».

«Xijiu, ¿qué piensas?» preguntó el Emperador, cuando ya no pudo evitar preguntar después de ver a Gu Xijiu tan tranquila con la cabeza abajo.

«Señorita Gu, la admisión al Salón Xingyi en nuestro país también es extremadamente difícil. Si no fuera por el Emperador escribiendo personalmente la carta de recomendación, no podrías ingresar a la escuela».

«Exactamente, es un gesto amable del Emperador».

Uno tras otro, los oficiales comenzaron a hablar y tramaron con el Emperador. Algunas opiniones variaron.

La intención principal era hacer creer a Gu Xijiu que su admisión en el Salón Xingyi era una virtud honorable y acumulada de sus vidas anteriores. Sería considerada como ingrata por rechazar lo que era bueno para ella.

Gu Xijiu frunció su ceño y cuando estaba a punto de decir algo, el eunuco afuera entró al salón con sudor por todo el rostro e informó, «Su Majestad, el Señor… el seguidor del Señor, el Mensajero Jiangshan ha hecho su estimada presencia».

Debido a su gran agitación, tartamudeó en sus palabras mientras hablaba.

Todo el salón cayó en completo silencio.

«¿Qué?» Incluso el Emperador se olvidó de sí mismo un poco, cuando se levantó bruscamente y casi tiró la mesa frente a él.

El Emperador dirigió a los civiles y oficiales militares de todos los rangos para saludar al legendario Mensajero Jiangshan de la manera más ceremoniosa posible.

Los nombres de los cuatro mensajeros del lado del Señor golpearían a la gente como el rugido del trueno. Sin embargo, debido al hecho de que rara vez hacían presencia, la mayoría de la gente nunca los había visto antes.

Incluso el Emperador sólo había visto al Mensajero Jiangshan una vez.

El Mensajero Jiangshan llevaba una bata grande y verde. Se veía amistoso con una expresión gentil y amable como Buda. Se mantenía de pie elegantemente alto y recto, con su voz resonando como el manantial de montaña.