VVC – Capítulo 466

0

Capítulo 466: Calificación de Gu Xijiu 3


Tal como se esperaba, había un funcionario que se levantó para replicar en contra, “debes estar bromeando, el Salón Tianju simplemente no es sólo para que cualquier persona entre. La admisión es bien conocida por su rigurosidad, ya que uno debe obtener al menos tres cartas de recomendación de los cinco discípulos celestiales. Es lo que el Señor ha hecho para nutrir los talentos de la Tierra Crepuscular Estrellada. La razón por la cual Yun Qingluo era elegible para ser admitida es que ella es una verdadera discípula celestial, como debería ser”.

El general estaba asombrado. Permaneció ligeramente poco convencido. “Tonterías, nuestra dama también es extraordinaria, ya que su poder espiritual ya ha alcanzado un nivel cinco a su tierna edad, incluso ha domesticado a Lu Wu, un ser majestuoso de nivel ocho. Aunque no es una discípula celestial, es una seguidora del Señor. Quizás el Salón Tianju Hall”.

“¡Debes estar soñando! Las personas que obtienen su admisión son sin duda genios, lo mejor de lo mejor, con un poder espiritual primario de nivel cinco y sin embargo, la Señorita Gu fue un fracaso con su poder espiritual en aquel entonces, ya que ni siquiera logró el nivel uno”.

El funcionario que desaprobaba el argumento era un hombre de temperamento candente, ya que a menudo era demasiado explícito. A ese punto, se dio cuenta de que había dicho algo malo. Tosió cuando miró a Gu Xijiu y dijo, “por supuesto, la Señorita Gu ahora ha alcanzado el nivel cinco, pero ese no es su poder espiritual primario”.

Algunos de los oficiales, que no estarían tratando con Gu Xietian, tuvieron su coraje impulsado bajo la influencia del alcohol y se rindieron con la opinión del general, “exactamente, exactamente, la admisión del lugar es estricta, sin espacio para el compromiso. “¡un clavo es un clavo y una clavija es una clavija! La Señorita Gu no lo logrará, ya que en realidad no se ajusta al criterio”.

Gu Xietian anteriormente había ofendido a mucha gente. Además, las reglas para la admisión del Salón Tianju eran absolutamente estrictas, por lo que cada vez había más personas que hicieron eco de las opiniones del funcionario.

La idea principal era que Gu Xijiu no era elegible para ser admitida en el Salón Tianju. Sería una vergüenza para ella sí insistía en registrarse allí.

Uno de ellos que tenía una lengua aguda comentó en broma, “aunque la Señorita Gu ha creado algunos milagros, sigue siendo incomparable con Yun Qingluo para colocarse a la par. La diferencia es muy basta. Uno debe tener una estimación clara de la propia habilidad”.

“¡Golpe!” El Emperador golpeó la mesa ruidosamente con la taza de jade blanca en su mano para finalmente detener las discusiones entre los oficiales, que estaba ocurriendo casi salvajemente sin retener sus opiniones.

El Emperador miró alrededor con severidad y todos bajaron sus cabezas.

Tranquilamente, el Emperador dijo, “¡todos ustedes deben hacer discursos moderados! La aptitud de ella es invaluable. No la comparen con personas irrelevantes. Una niña con buenas dotes naturales logrará un nombre por sí misma, independientemente de la escuela a la que asista. Además, la escuela del Salón Xingyi en mi Reino Feixing también es muy buena. Sería grandioso si Xijiu va allí”.

Luego se giró para mirar a Gu Xijiu y dijo en voz baja, “Xijiu, el Salón Xingyi tiene muchos maestros excelentes, definitivamente aprenderás muchas cosas si vas allí. Deberías regresar y descansar. Personalmente escribiré una carta al maestro del salón en tres días. Definitivamente te alojara apropiadamente. Oh, cierto, deja que Jia Luo y Che te acompañen mientras vas. Son estudiantes allí, lo justo para que te familiarices con el lugar”.

Gu Xijiu no pudo evitar reír.

Ese espectáculo cómico entre el Emperador y los funcionarios estaba muy bien hecho.

No escatimaron esfuerzos para obligarla a entrar en el Salón Xingyi, voluntariamente.

Algunos engañaron, otros coaccionaron, algunos trataron de suavizar las cosas. Todo fue hecho sólo para no dejarla elegir en declinar.

Si Gu Xijiu fuera sólo una chica en su adolescencia, definitivamente sería engañada, como si tuviera que contar dinero para la gente que la vendió.

Sin embargo, era Gu Xijiu, que había visto a todo tipo de personas y había experimentado suficientes cosas asquerosas en su vida. ¿Cómo podría no darse cuenta?

Si el Emperador no los hubiera incitado con anticipación, esos viejos imbéciles, que tenían años de experiencia en círculos oficiales, no se atreverían a expresar sus opiniones tan libremente y sin ningún cuidado.