Capítulo 458: A través de las dificultades 3


El método que Gu Xijiu usó provenía de los libros dados por El Señor, mientras que el método que Long Siye usó era el regalo del cielo.

Gu Xijiu tenía el elemento fuego y viento en su poder espiritual, siendo ese último el elemento principal.

Por otro lado, Long Siye tenía el elemento madera y fuego en su poder espiritual, con el primero como el principal. Sin embargo, el elemento fuego en él tampoco era débil.

Esa era la primera vez que ambos se unieron para luchar en contra del enemigo. Al principio, todavía no estaban bien coordinados. Sin embargo, a medida que pasó el tiempo, ambos desarrollaron una comprensión básica de las tácticas del otro. Por tanto, inconscientemente, comenzaron a jugar con su poder al coordinarse entre ellos.

Long Siye cambió su poder espiritual al fuego como su elemento principal de forma natural y Gu Xijiu usó su poder de viento para acelerar el fuego. Inmediatamente hizo que el poder del fuego se intensificara varias veces.

El fuego encendido por Long Siye no era un fuego ordinario, sino uno que comenzó con el poder espiritual. Cuando era intensificado por la energía del viento de Gu Xijiu, el fuego se convirtió en un fuego espiritual muy poderoso.

Los dos cadáveres venenosos no tenían miedo del fuego común, sólo de ese fuego espiritual. No fueron capaces de acercarse a Gu Xijiu cuando fueron bloqueados por el fuego.

Gu Xijiu y Long Siye finalmente pudieron relajarse un poco.

“¿Por qué regresaste?” Long Siye no pudo evitar preguntarle a Gu Xijiu durante la pelea.

Gu Xijiu no respondió. Inmediatamente dijo, “mira los gestos de mis manos y enciende otra Táctica de Fénix de Fuego…” Gu Xijiu rápidamente asignó una táctica para combatir.

“¡Bueno!” Long Siye asintió.

Ambos se cruzaron uno con el otro y Gu Xijiu fingió caer al suelo. ¡Los dos cadáveres venenosos corrieron inmediatamente hacia ella!

Gu Xijiu hizo un gesto hacia Long Siye y rápidamente lanzó la Táctica de Fénix de Fuego. Cuando el fuego fue encendido, Gu Xijiu disparó un hechizo sangriento en el fuego e inmediatamente lanzó una Táctica de Viento Invasor.

El fuego se extendió demasiado con la ayuda del viento. En el fuego, había un hechizo dorado brillando y había atrapado a los dos cadáveres venenosos dentro de el.

Finalmente, los dos cadáveres lanzaron un grito áspero.

El gran mejillón que estaba mirando al lado estaba demasiado emocionado y gritó, “¡Maestra, está funcionando! ¡Eso está bien!”

Los dos cadáveres venenosos en el interior fueron quemados desde los brazos hasta las piernas. Estaban luchando, pero no pudieron escapar del incendio.

Después de 15 minutos, finalmente, disminuyó lentamente el fuego. Los dos cadáveres venenosos se habían derretido, sin un sólo rastro restante en el fuego.

Long Siye se sentó en el suelo y estaba empapado en sudor. Su rostro estaba terriblemente pálido.

La Táctica de Fénix de Fuego consumía una gran cantidad de su poder espiritual, pero afortunadamente, los cadáveres venenosos habían sido asesinados y la crisis finalmente había terminado.

Gu Xijiu también se sentó sobre algunos guijarros para descansar. Consumió mucha energía para lanzar la Táctica de Viento Invasor al máximo. Ahora, estaba exhausta y débil. Después de que la crisis terminó, ni siquiera podía levantar un dedo.

Por otro lado, el gran mejillón parecía muy energizado. Estaba muy emocionado, “maestra, esa persona es la pareja perfecta para ti. Si hubiera habido el más mínimo error durante la coordinación, los dos cadáveres nunca hubieran quedado atrapados en el fuego. Yo nunca había visto una pareja tan perfecta antes…”

El gran mejillón se había comido a mucha gente cuando estaba en el quinto pico. Todas las víctimas que se comió eran maestros en artes marciales y la mayoría de formaron parte de una pandilla de amigos. Sin embargo, cuando esas personas cooperaron para luchar no estaban bien coordinados. El gran mejillón era un experto en esa área, por lo que fácilmente podía decir si era una cooperación eficiente.

No bromeaba con sus palabras cuando habló. Entonces los ojos de Long Siye se iluminaron ligeramente y miraron a Gu Xijiu.

Sin embargo, Gu Xijiu estaba ahora cerrando sus ojos, meditando profundamente, como si no hubiera escuchado las palabras del gran mejillón.

Long Siye estaba un poco decepcionado. Sacó una pastilla de su bata y se la entregó, “Xijiu, come esto y tu poder espiritual se repondrá rápidamente”.

Gu Xijiu no acepto. Ni siquiera abrió sus ojos.

Long Siye estaba un poco incómodo. Retiró su mano y cuando miro alrededor él vio al bebé dentro del gran mejillón mirándolo.