VVC – Capítulo 456

0

Capítulo 456: A través de las dificultades


La puso en un pedazo de suelo blando y dijo brevemente, “siéntate aquí y recuéstate, iré y trataré con ellos”.

Se puso de pie y se unió a la pelea.

Long Siye tenía un poder espiritual de nivel nueve, por lo que fue totalmente diferente cuando se unió al campo de batalla.

Gu Xijiu permaneció en silencio.

La medicina que Long Siye le dio era muy efectiva. El gran mejillón fue el primero quien se recuperó. Su caparazón negro que fue envenenado volvió lentamente a su original color rosa claro.

De hecho, cuando Long Siye trató de derretir la píldora en su estómago, ella ya sabía que era realmente un medicamento que podía curar el veneno, por lo que no volvió a escupirla. Ahora, estaba allí sentada y aprovechó la medicina para remover el veneno de su cuerpo. En sólo unos minutos, el veneno en su cuerpo se había desvanecido completamente.

Sin embargo, su cuerpo todavía estaba débil después de que el veneno fue curado.

El gran mejillón rodó hacia ella y el bebé dentro del caparazón la miró preocupado, “maestra, ¿estás bien?”

Gu Xijiu asintió.

Aunque el bebé dentro del gran mejillón parecía lindo, hablaba como un hombre grosero, “maldita sea. ¿Qué demonios son esas dos cosas? ¡Son tan venenosas!”

Gu Xijiu no habló, sino que miró el campo de batalla.

Tenía muy poco conocimiento sobre ese mundo, por lo que no era capaz de distinguir entre todas las especies.

Aparentemente, Rong Yan y Gu Tianqing ahora no eran humanos, pero tampoco eran zombis ni marionetas. ¡No podían ser asesinados y siempre estaban llenos de resentimiento!

Sólo podía llamarlos cadáveres venenosos en ese momento.

Esas dos cosas obviamente vinieron por ella y siempre quisieron saltar hacia ella. Sin embargo, siempre eran detenidos por Long Siye.

Finalmente, Gu Xijiu miró a Long Siye. Parecía estar herido y su rostro siempre había estado pálido. Había manchas de sangre en su bata y no podía decir si era su sangre o las de otras bestias…

Sin embargo, incluso si estaba herido, los dos cadáveres venenosos tampoco podían salir de su rango de ataque.

Después de todo, Long Siye había estado viviendo en ese mundo por más de cien años. Estaba bien informado y era un médico de élite, por lo que estaba familiarizado con la mayoría de los venenos en ese mundo.

Sin embargo, él nunca antes había visto un cadáver tan tóxico y no pudo encontrar sus defectos en semejante tiempo tan corto.

Los dos cadáveres venenosos no le tenían miedo al fuego, al veneno o cualquier hechizo y ni siquiera tenían miedo de ser destrozados…

Long Siye los había destrozado varias veces y la niebla púrpura los había rodeado. Después de eso, podían recuperarse rápidamente a su estado original con un fuerte poder de combate.

No era una buena idea seguir, pero Gu Xijiu no tenía otra manera de deshacerse de ellos en ese momento.

Después de que se recuperó, fue inmediatamente a ver al Llamador del Viento. El Llamador había sido envenenado hasta que vomitó y casi moría.

Gu Xijiu rápidamente le dio unas pastillas para que comiera pero aparentemente las píldoras no eran efectivas.

Long Siye había estado prestando atención y le había arrojado una pastilla.

Gu Xijiu rápidamente alimentó al Llamador con la píldora y lo salvó con éxito de la muerte.

Cuando lo rescató estaba cerca del campo de batalla.

Tal vez los dos cadáveres venenosos podían oler su aliento, la bruma púrpura que los rodeaba se expandió de pronto y el poder de combate aumentó varias veces más.

“Maestra, parecen confiar en el resentimiento. ¡Mientras más resentimiento tienen, más poderosos son!” La Piedra del Firmamento pudo ver las pistas.

“Sí y su resentimiento se genera en base a mí”. Gu Xijiu concluyó incluso más.

Justo en ese momento, cuando fue envenenada, el resentimiento de los dos cadáveres obviamente se había reducido y sus acciones fueron mucho más lentas. ¡Sin embargo, cuando pudo levantarse de nuevo, el resentimiento inmediatamente se hizo más poderoso!