Capítulo 450: Todo era transitorio 5


Gu Xijiu no dijo nada y dejó que la madre y el hijo se conectaran entre sí.

El Llamador del Viento probablemente tenía miedo si Gu Xijiu lo culpaba, ya que fue a complacerla después de darle la fruta a Lu Wu.

Gu Xijiu le dio unas palmaditas en la cabeza y no lo culpó.

Como todavía tenía hambre y no quería comer esas frutas cubiertas con la saliva del mejillón, decidió buscar algo más.

Con Lu Wu y el mejillón a su lado, sólo las bestias descuidadas enfrentarían su destino mientras el resto escaparía.

Por tanto, tenía algo de tiempo para asar algo de carne para comer.

Cazó un ciervo en el bosque. Por supuesto, apenas había herbívoros en el Bosque Oscuro y ese venado también era extremadamente feroz, con la boca llena de colmillos.

Inicialmente quería comerse a Gu Xijiu pero ella no era ignorante y luchó durante algunas rondas. Cuando estaban enfrascados en una feroz lucha, Lu Wu los escuchó y corrió hacia ellos.

Gu Xijiu sólo logró decir, “¡No chupes su carne!” mientras que Lu Wu ya había saltado sobre la espalda del ciervo feroz.

Quería succionar de su cuello, pero como no se atrevió a violar las instrucciones de Gu Xijiu, sólo golpeó la cabeza del venado con su garra.

El ciervo murió inmediatamente como siendo golpeado por un rayo.

Bajo su pequeña garra, la vida de la bestia de nivel cuatro era tan frágil como un pepino.

Gu Xijiu quedó impresionada con la habilidad de la bestia recién nacida de nivel ocho mientras tiraba del venado.

El fuego fue encendido y Gu Xijiu estaba asando la carne de venado sentada junto a la hoguera, acompañada por el mejillón, Lu Wu y el Llamador del Viento.

Gu Xijiu era hábil en la parrilla, por lo que el mejillón comenzó a babear cuando el ciervo estaba medio cocinado.

Lu Wu también se puso de pie.

La carne de ciervo se cocinaba gradualmente y Gu Xijiu sólo tenía la mitad de la pierna, mientras que Lu Wu tenía la carne más dura y chiclosa de la espina del venado. Mientras tanto, el resto fue comido por el mejillón y el Llamador del Viento.

Como Llamador aún estaba herido, no podía comer mucho. ¡Sólo el mejillón, el típico gourmet, terminó con dos tercios del venado!

Si el mejillón estaba bastante indispuesto de hacer un pacto con Gu Xijiu al principio, ahora estaba completamente dispuesto.

¡La carne a la parrilla de su maestra era demasiado deliciosa! ¡Mucho más deliciosa que cualquiera de las otras carnes que haya comido!

Como resultado, tanto Lu Wu como el mejillón ya no disfrutaban de la carne cruda, sino que preferían cazar, para que ella pudiera cocinarlas a la parrilla.

Por supuesto, eso fue lo que sucedió después.

Gu Xijiu calculó aproximadamente el tiempo y se dio cuenta de que ya era tarde por la noche.

Después de entrar en el Bosque Oscuro, no había dormido en absoluto sólo había viajado y luchado. Si las frutas no tuvieran efectos especiales que no sólo podían satisfacer su hambre sino también reprimir su cansancio, se habría derrumbado.

Ahora anhelaba descansar, pero como Di Fuyi había confiscado su saco de dormir y su tienda, sólo podía descansar en los adoquines.

Mientras estaba preocupada de qué hacer sobre el suelo desnudo, el Llamador del Viento repentinamente golpeó el suelo con su casco y apareció una piedra azul de la nada. La plancha azul era muy plana y tenía una hierba suave que crecía en la parte superior que se sentía como un colchón al pisarla.

Gu Xijiu no esperaba que tuviera esa habilidad y estaba tan feliz que lo felicito. Luego, se acostó sobre la suave hierba y le ordenó al mejillón que vigilara por la noche a su lado.

En realidad no quería dormir y sólo tomar una siesta. Pero estaba demasiado cansada así que se quedó profundamente dormida.

El mejillón no era muy confiable ya que también disfrutaba de dormir después de una comida. Por tanto, vigilo durante sólo una hora y le ordenó a Llamador del Viento que se hiciera cargo de su deber.