Capítulo 444: Te gusto un poco más 7


Sin embargo, antes de que pudiera terminar su oración, Gu Xijiu la había levantado en sus brazos.

La pequeña bestia tenía la mitad del tamaño de un gato grande y su pelaje era muy suave, Gu Xijiu sintió lo cálido y esponjoso que era.

La pequeña bestia realmente sostenía su muñeca con sus nueve colas con su rostro frotándose contra su palma y la lamía para mostrar su afecto. Luego, se sentó en su palma, ronroneó antes de que cerrara sus ojos y roncara.

¡Qué adorable!

El corazón de Gu Xijiu se suavizó y se giró para mirar a Si Chen, “Eso…”

Si Chen la estaba mirando al mismo tiempo, pero con sus ojos complicados y una mirada sofisticada.

Como se veía anormalmente diferente, Gu Xijiu estaba aturdida y olvidó lo que quería decir previamente y preguntó, “¿qué ocurre? ¿Por qué me miras así?” Luego, dijo bromeando, “¿no me digas que estás celoso de ver que he conquistado una bestia de nivel ocho?”

Si Chen cambió su enfoque para mirar a la pequeña bestia en su mano y se rio, “Ah Sheng, felicidades, te ha reconocido como su madre”.

Gu Xijiu quedó sin palabras, “¿no debería reconocerme como un maestro?”

“Ronroneo…” la pequeña bestia abrió sus ojos y se frotó contra su palma con su rostro como un niño que le mira a su madre.

Al igual que esos pájaros, ¡parecía haberla reconocido como su madre!

Gu Xijiu recordó a ese Llamador del Viento, ya que la pequeña bestia sólo pudo eclosionar debido a su arduo trabajo…

“¡Vamos arriba!” Gu Xijiu tiro de Si Chen mientras llevaba el mejillón y se teletransportó hacia arriba.

No esperaba que el Llamador del Viento estuviera a salvo y mirando nerviosamente el agujero. He incluso quisiera saltar.

Cuando Gu Xijiu se teletransportó, su par de ojos miraba a la pequeña bestia en su mano y caminó hacia ella inquisitivamente, mientras gemía.

A Gu Xijiu le gustaba mucho la pequeña bestia que tenía en la mano, pero cuando vio los ojos maternales del Llamador, sintió que no debería arrebatar la oportunidad de que la madre y el hijo se reunieran. Por tanto, puso a la pequeña bestia en el suelo, pero está la miró a ella y al Llamador del Viento en confusión.

Gu Xijiu aliso su pelaje y señaló al Llamador del Viento, “Ve, esa es tu madre”. Y lo empujó hacia la dirección del Llamador.

Los ojos del Llamador se iluminaron y extendió su cabeza queriendo acercarse a la pequeña bestia. ¡La pequeña bestia ronroneó y emitió su luz púrpura!

El Llamador del Viento estaba tan sorprendido que retiró su cuello y dio unos pasos hacia atrás mientras miraba a la pequeña bestia con sorpresa.

Mientras tanto, la pequeña bestia ronroneo intimidante unas cuantas veces hacia el Llamador antes de saltar a las manos de Gu Xijiu. Entonces, sus nueve colas se sostuvieron en su muñeca mientras su rostro se frotaba contra sus dedos como si estuviera tratando de ser lindo.

El Llamador no se dio por vencido y caminó unos pasos hacia adelante mientras gemía, pero la pequeña bestia inmediatamente alzó su cabeza y le advirtió intimidante mostrando sus dientes.

Por tanto, el Llamador de Viento se detuvo y miró a la pequeña bestia con tristeza e impotencia.

¡Gu Xijiu se sentía impotente y emocional porque la pequeña bestia la había reconocido seriamente como su madre!

Sólo podía culpar al mejillón que cavó un gran agujero, permitiendo que el huevo rodará dentro…

Por extraño que pareciera, Si Chen y ella estaban de pie en fila en esa ocasión, pero la pequeña bestia corrió directamente hacia ella después de que abrió sus ojos. ¿En serio en ese momento la vio por primera vez?

Miró a la pequeña bestia en su mano y no pudo evitar preguntarle a Si Chen, “Si Chen, ¿qué es esta bestia en realidad?”