VVC – Capítulo 437

0

Capítulo 437: Advertencia de Di Fuyi 4


Una figura alta y recta con una túnica púrpura fue vista de pie con su bata revoloteando junto a la brisa. Tenía el cabello negro suelto, una gema de zorro en la frente y una máscara en el rostro que sólo dejaba ver sus maravillosos labios.

Otra figura era vista en verde, luciendo atractiva, inteligente e imponente.

Dao Qingyang y su gente solían ver al Maestro Celestial Zuo, Di Fuyi, aunque no le hablaron a corta distancia, estaban profundamente inmersos por su apariencia característica. ¡Además, Mu Feng, el guardián del Palacio Fucang estaba parado a su lado!

¡Por tanto, pudieron reconocerlo inmediatamente!

Como no esperaban encontrarse con el Maestro Celestial Zuo, inconscientemente se arrodillaron para mostrarle su respeto, «Maestro Celestial Zuo».

El Maestro Celestial Zuo asintió levemente, pero no dijo nada.

Mu Feng, que estaba a su lado, preguntó en su lugar, «¿qué están haciendo ustedes aquí?».

Dao Qingyang se sorprendió cuando pensó que lo que estaban haciendo era obvio.

No pudo evitar echar un vistazo al Maestro Celestial Zuo y vio que fruncía levemente sus labios y le sonreía vagamente con los ojos, algo penetrantes.

Dao Qingyang se estremeció en secreto porque siempre tenía miedo del Maestro Celestial Zuo.

Previamente, cuando el Maestro Celestial Zuo le ordenó matar a su discípulo favorito, Gu Tianchao, no quiso, pero lo hizo porque no se atrevió a ir en contra de su voluntad.

Sin embargo, comenzó a odiar al Maestro Celestial Zuo desde entonces.

Después de que mató a su discípulo, estaba triste y deprimido.

Por tanto, sus mayores y menores hicieron todo lo posible para animarlo invitándolo a cazar algunas bestias como monturas en el Bosque Oscuro.

Dao Qingyang acordó ir con ellos porque sabía que Gu Xijiu iba a luchar para salir del Bosque Oscuro en ese momento.

Además de buscar una bestia feroz adecuada como montura, también tenía un pensamiento inmundo. Quería matar a Gu Xijiu secretamente cuando estuviera sola en el Bosque Oscuro para buscar venganza en nombre de su discípulo…

Entonces, intentó ingresar accidentalmente al tercer pico pero falló porque fue bloqueado por Barrera de Hechicería.

Lastimeramente, sólo podía enfocarse en cazar junto con sus mayores y menores. Aunque se las arregló para capturar algunas, no estaba muy satisfecho y cuando estaba a punto de darse por vencido, vio al Llamador del Viento…

El Llamador del Viento era conocido como la mejor montura y era tan bueno como la de Long Siye. Por tanto, Dao Qingyang no quiso perder la oportunidad e inmediatamente comenzó a sitiarla junto con sus personas mayores y menores.

Desafortunadamente, era tan terco que estaba dispuesto a morir antes que rendirse. Como no estaba dispuesto a dejar que la bestia cayera tan fácilmente en manos de otro, quería matarla…

¡Pero no espero que se encontraría con el Maestro Celestial Zuo!

Como consecuencia, el Maestro Celestial Zuo debería haberse marchado después de enviar a Gu Xijiu al tercer pico. ¿Por qué aparecería allí?

Dao Qingyang era bastante escéptico y albergaba algunas dudas. Por tanto, observó sus movimientos mientras le respondía respetuosamente a Mu Feng. Sin embargo, como no estaba familiarizado con el Maestro Celestial Zuo, no pudo reconocer ninguna debilidad o diferencia.

Mu Feng fue directo, «nuestro Maestro Celestial Zuo quería ese Llamador del Viento desde hace bastante tiempo, pero este no permite que se rinda todavía porque quería que se entrenará aquí. Sin embargo, no esperaba que todos ustedes lo asediaran este día…»

Cómo los otros ancianos del clan Jiuxing respetaban al Maestro celestial Zuo, se disculparon tan pronto como escucharon lo que dijo Mu Feng.

Mu Feng no les preguntó más, pero les pidió que se fueran rápidamente con la razón de que «alguien que no está enterado, no es culpable».

Como era raro que el Maestro Celestial Zuo estuviera siendo amable, ya no se atrevieron a decir nada más y más bien querían irse tan pronto como se disculparon nuevamente.

No obstante, Dao Qingyang se inclinó repentinamente hacia el Maestro Celestial Zuo, «Maestro Celestial Zuo, tengo una pregunta y me gustaría pedir tu consejo. ¿Me ayudarías?»

Tenía sus dudas, mientras miraba al Maestro Celestial Zuo.