Capítulo 421: El demonio interno 4


“Xijiu, no puedes soportar separarte de mí. Ven, levanta tu pie…”, dijo Long Siye, con sus ojos exudando ternura y afecto.

Gu Xijiu no dijo ni una palabra. No levantó su pie. En cambio, lo apuñaló con su espada, ferozmente.

¡Hubo un fuerte estallido! Y, Long Siye desapareció. En esa ocasión, el mejillón se transformó en Di Fuyi, desnudo.

A sus pies, él estaba allí recostado en su piel sin nada puesto. Él la miró con sus ojos llorosos y le preguntó, “cariño, ¿qué estás haciendo?”

Gu Xijiu fue golpeada por un pensamiento repentino en su cabeza. Podía dejar ir la imagen desnuda de Di Fuyi. El problema real, sin embargo, era que la posición de su pie se colocó precisamente en su pene.

Él se movió un poco y ella ya podía sentir la “cosa” endurecida en su pie.

Debido al abrumador impacto visual repentino, movió rápidamente su pie. Di Fuyi aprovechó la situación y se apartó de sus garras. Se puso de pie justo frente a ella.

Todavía estaba desnudo y su composición corporal estaba cerca de la perfección, como una escultura artística. Él no era ni demasiado gordo ni demasiado delgado. Todavía estaba sin ni una pizca de ropa, lo único que lo cubría era su cabello oscuro suelto colgando. Todos los puntos sensibles de su cuerpo estaban sólo parcialmente cubiertos por su cabello suelto.

Era extremadamente hermoso, lo suficiente como para causar la caída de una ciudad. Dio unos pasos cerca de ella y ella simultáneamente dio unos pasos hacia atrás. Sabía que la persona que estaba frente a ella no era el verdadero Di Fuyi y sabía que debería golpearlo sin dudarlo, pero no podía atacarlo bajo una influencia visual tan fuerte.

“Cariño, ¿deberíamos celebrar la unión de nuestra boda esta noche?” Con una sonrisa falsa, los ojos de Di Fuyi la miraron intensamente. Extendió su mano, “ven aquí y déjame amarte”.

Gu Xijiu quedo sin palabras.

Era un despojo para las perspectivas que ella tenía de él en su mente. Sabía que aunque Di Fuyi era impredecible, no haría algo tan obsceno y sucio como lo que estaba presenciando en ese momento.

Por tanto, ¡él que estaba frente a ella todavía era una ilusión!

La parte que más le molestó era que nunca antes había visto a Di Fuyi desnudo, ¡así que la ilusión frente a ella debía ser falsa!

Con esa comprensión, Gu Xijiu estaba llena de ira. Su espada brillaba mientras apuntaba hacia Di Fuyi frenéticamente, “¡bastardo, te mataré! ¡Cortaré tu pene!”

Di Fuyi desapareció. Resultó que el mejillón todavía estaba frente a ella, esquivando lastimosamente para poder evitar sus ataques.

El mejillón sufrió una lesión importante, por lo que su poder espiritual que servía como escudo se redujo en gran medida. Gu Xijiu continuó atacando implacablemente. Su caparazón sólido estaba casi roto después de sus rondas de ataques.

La superficie de la concha estaba llena de marcas de cuchillos y cicatrices. El mejillón finalmente se rindió, “¡Hey, hey, detente! Puedo cumplir tus deseos, te daré lo que quieras…”

Pensó que era una lámpara de Aladino y que podía darle lo que quisiera.

“¡No quiero nada, sólo quiero matarte y convertirte en sopa!”, respondió Gu Xijiu, severamente.

Justo cuando estaba a punto de cortarlo, escucho a alguien soltando un suspiro desde atrás, “semejante pérdida tan imprudente del buen regalo de Dios, todo lo que se te ocurre hacer con ese mejillón que tiene mil años de antigüedad era hacer una sopa”.

Gu Xijiu giró su cabeza y vio a Si Chen de pie no muy lejos detrás de ella, con su túnica verde balanceándose ligeramente.

¿Era eso real? ¿O era una ilusión?

Gu Xijiu rápidamente volvió su atención hacia el mejillón que estaba rodando por el suelo como una rueda. Estaba ligeramente distraída antes por Si Chen.

El mejillón rápidamente rodó por sí mismo hacia Si Chen.

Con un destello de luz de su espada, Gu Xijiu proyectó una pared de niebla en el camino del mejillón rodante. Golpeó la pared y fue tragado inmediatamente como si estuviera atrapado en los vientos de un tornado. Dentro de la pared, giraba como un molino de viento.