Capítulo 420: El demonio interno 3


El corazón de Gu Xijiu evitó un latido. Antes de que pudiera decir nada, lo que se parecía a Di Fuyi frente a ella cambió repentinamente su apariencia y se convirtió en un trozo de carne rosada. Su forma era bastante extraña, se parecía ligeramente a la forma de un mejillón recién pelado.

Era un bivalvo con tentáculos y sostenía la mano de Gu Xijiu en su bivalvo (apéndice de un invertebrado acuático que tiene una concha doblemente articulada).

El tacto era tan suave y pastoso que le hizo erizar su cabello. Su tentáculo tenía una tremenda fuerza de succión que lentamente arrastraba a Gu Xijiu hacia su boca.

“No luches innecesariamente, ya me has dado tu mano, eso significa que me has dado tu alma. ¡Nunca podrás escapar, sólo mantén la calma y sé mi alimento!” El bulto de mejillón habló con una mezcla de voz de hombre y mujer sin distinguirse si era joven o viejo. Su voz era ciertamente misteriosa.

Gu Xijiu trato de escapar varias veces, pero no pudo recuperar su mano y librarse de su agarre. Había un intenso dolor en cada uno de sus movimientos. El sudor se podía ver por todo su rostro. Observó como la boca se acercaba más y más. Se rindió y decidió usar su mano izquierda para cortar su mano derecha que estaba atascada.

Preferiría perder su mano que convertirse en una comida para ese feo trozo de mejillón.

Su fuerza era tan fuerte que un tajo con su mano izquierda era nada menos que un cuchillo afilado. Si golpeaba bien, su mano entera sería cortada y podría escapar.

“Silencio”, de alguna manera hubo una repentina ráfaga de vientos huracanados. La mano izquierda de Gu Xijiu estaba en medio de un dolor y entumecimiento cuando de pronto descargó su poder espiritual acumulado.

A pesar de que su mano izquierda había golpeado su brazo derecho, fue simplemente como una bofetada que causó algo de dolor en lugar de inutilizarla.

En cambio, el trozo de mejillón sintió como si hubiera sido quemado, por lo que se sacudió y dejó ir la mano de Gu Xijiu. Ella aprovechó la oportunidad para lanzarse hacia atrás y escapar del control del mejillón. Aterrizó en una zona segura.

Miró nuevamente, sólo para ver al mejillón transformándose nuevamente en Di Fuyi. Con su túnica ondeando, dijo, “pequeña Xijiu, ¿estás bien?”

Gu Xijiu se enfureció pensando en cómo el mejillón podía creer que mordería el anzuelo dos veces seguidas.

Lo miró sin emociones y esperó a que se acercara. Cuando estuvo lo suficientemente cerca, lo golpeó con un ataque, “¡Di Fuyi, vete al infierno!”

Lanzó el ataque con furia. Dentro del ataque, llevaba brevemente el sonido del viento y el trueno. El golpe fue dirigido directamente a Di Fuyi.

Gu Xijiu se dio cuenta de que la vista frente a ella se derritió rápidamente, como la nieve que se derretía en la primavera.

Unos momentos más tarde, se dio cuenta de que todavía estaba atrapada en la cueva – no había ni una plataforma de hongo ni una nube oscura. Todo lo que había experimentado entonces fue sólo una ilusión. Estaba tan cautivada por la ilusión que casi perdió su vida.

Se enfureció y se enojó terriblemente por la idea de perder a Si Chen. Sus ojos estaban llenos con una furia intensa.

Miró a su alrededor y descubrió que el mejillón estaba gravemente herido en una esquina.

Su cuerpo parecía haber disminuido en varios pliegues hasta aproximadamente tres pies de largo. Estaba tirado allí, temblando incontrolablemente.

Sus ojos se encontraron con la mirada de Gu Xijiu y fue completamente aterrador. Su cuerpo cambió rápidamente dentro de su caparazón.

Gu Xijiu no lo dejaría ir fácilmente. Se movió instantáneamente y lo pisó con un pie. Sostuvo su espada e intentó abrir su caparazón, “¡bastardo, será mejor que escupas a mi amigo!”

Como se esperaba, debía haberse tragado Si Chen.

El mejillón luchó por un rato bajo su pie, pero no pudo escapar. Estaba ansioso, así que decidió transformarse nuevamente.

En un abrir y cerrar de ojos, Gu Xijiu no podía ver el mejillón en su pie. En cambio, era Long Siye.

La mano de Gu Xijiu tembló un poco. En ese momento, no pudo resistir apuñalarlo.