VVC – Capítulo 418

0

Capítulo 418: El demonio interno


La chica apoyó su cabeza en el cuerpo de Long Siye y sonrió tiernamente como lo hacía en su vida anterior. “Todo debido a ti, Long Siye se siente indignado por mí. ¡En este mundo, debería ser sólo yo quien se viera como yo! Pero ahora, también estás tú. Él está aquí para matarte, por mí. Honestamente, me siento incómoda de verte en los alrededores. ¡Eres sólo un clon y ni siquiera deberías existir en el mundo!”

Gu Xijiu miró a Long Siye. Su expresión era muestra de una oscura incertidumbre. Una espada apareció lentamente en su palma, “¡Xijiu, lo siento!”

La espada estaba dirigida directamente hacia ella y se movió rápidamente a su dirección.

Gu Xijiu no se sintió bien al respecto.

Estaba cansada. ¡Estaba realmente cansada! Estaba tan agotada que prefería echarse en el suelo y descansar, ¡pero todo ese horrible desastre no podía dejarla sola!

Sin protestar por ello, ya que no tenía mucho que decirle a Long Siye, lo enfrentó directamente.

Una vez más, fue otra pelea vigorosa, tan furiosa como una tormenta.

Long Siye le enseñó todas las técnicas de Kung Fu esenciales que solía tener. Ante eso, no era rival para él.

Sin embargo, en esa vida, encontró un libro clásico en la cueva que debió haber sido dejado por El Señor. Si luchara en contra de Long Siye en esta ocasión, debería poder terminar en un empate.

Ye Hongfeng fue testigo de toda la pelea con sus brazos cruzados. Un momento después, gritó, “Siye, tu poder espiritual es obviamente más fuerte que el de ella, así que deberías ser capaz de golpearla. ¿Estás conteniendo tus golpes ahora?”

Después de escuchar las palabras de desaprobación de Ye Hongfeng, los movimientos de Long Siye repentinamente se hicieron más rápidos. Su poder espiritual circundante estaba surgiendo como si fuera tangible y definido, tan poderoso que comenzó a presionar a Gu Xijiu.

Aunque ella había creado muchas historias legendarias al luchar en contra de oponentes más fuertes, aún se derrumbaría bajo la fuerza del enemigo si hubiera una disparidad con una fuerza significativa. Long Siye había alcanzado el nivel nueve en poder espiritual. Una vez que utilizara completamente su poder, dejaría a Gu Xijiu sin ninguna posibilidad en absoluto.

Yun Qingluo, que tenía el nivel seis y medio en poder espiritual, sería derribada bajo su fuerza y mucho menos Gu Xijiu que acababa de adquirir el nivel cinco.

Gu Xijiu obviamente había sentido la presión de la enorme fuerza de su oponente. Su sangre hervía de ira. Sin embargo, mantuvo su cuerpo recto y no mostró ninguna señal de ser amenazada. Sus movimientos eran suaves como una nube flotando en el agua corriente. Los ojos de Long Siye se oscurecieron viendo sus rápidos movimientos.

“Xijiu, siempre eres tan terca. Si estás dispuesta a tomar tu muerte graciosamente, voy a preservar todo tu cuerpo”.

Gu Xijiu era una persona constante manteniendo su compostura. Sin embargo, su sangre estaba furiosa en ese momento que ya no podía contenerse a sí misma. Su mano tembló y en su más mínima distracción, la espada en su mano fue desarmada completamente y voló hacia el cielo.

“Xijiu, recuerda, no reencarnes en tu próxima vida. Deja que tu alma se evapore como la niebla”. La espada de Long Siye fue veloz como si una serpiente venenosa se moviera hacia el cuello de Gu Xijiu.

Una vez que fuera golpeada, sería decapitada. Ya no existiría en ese mundo.

Gu Xijiu quería mantenerse alejada del ataque, pero era demasiado tarde. Su corazón repentinamente se llenó de tanta pena – fue asesinada en las manos de ambos tanto en su vida anterior como en la actual.

Repentinamente, se escuchó el sonido de una flauta que provenía de una fuente desconocida. Long Siye quedó atónito al escucharlo. Su ataque fue ligeramente fuera del objetivo y Gu Xijiu lo evadió exitosamente. Se lanzó hacia atrás para crear cierta distancia de él.

Su corazón latía con tanta fuerza ahora – insegura de si fue por su escapatoria de la muerte u otras posibles razones. Se giró hacia el sonido de la flauta y vio la figura de un hombre que entrando lentamente.

Su túnica púrpura ondeaba ligeramente junto con su movimiento. Sus mechones de cabello flotaban suavemente en el viento. Sus ojos eran tan oscuros como ríos otoñales y sus labios eran de un rojo cereza apagado. Se movía de una manera increíblemente elegante –  Di Fuyi estaba allí.

Al llegar, rápidamente ocultó a Gu Xijiu en su espalda y le dijo, “cariño, debes estar cansada, ¡déjame manejar esto!”