Capítulo 399: ¡Qué tonta! 2


Parecía que el lugar en donde se había estacionado no tenía ninguna bestia feroz. Sólo serenidad y paz. Gu Xijiu se enderezó y miró a su alrededor para inspeccionar el área. Sus alrededores todavía eran árboles y ramas que eran tan azules como el agua de mar y no había peligro. Sin embargo, su agudo sexto sentido le dijo que los problemas se estaban aproximando rápidamente.

El peligro apareció repentinamente, ¡y un escalofrío recorrió su espina, causando que la piel de gallina se extendiera por todo su cuerpo!

¡En efecto era peligroso!

Gu Xijiu no se molestó en volver a verificar y más bien se teletransportó inmediatamente.

“¡Explosión!” Con un olor a pescado, un rayo de luz azul apareció de pronto frente a Gu Xijiu. Antes de que pudiera ver claramente, un miedo terrible se había extendiendo en su corazón, ¡lo que hizo que este casi dejara de latir!

¡Afortunadamente, reaccionó muy rápido y obligó a su cuerpo a teletransportarse a 80 pies de distancia!

¿Qué fue eso? ¡Era tan aterrador que podía bloquear su camino mientras estaba en medio de su teletransportación! Gu Xijiu ansiosamente quería ver por sí misma, ¡pero una cortina de agua venía hacia donde estaba!

Esa cortina era colorida como un pavo real, extendiendo sus colores a pesar de que el lugar estaba muy oscuro. Como las cosas bellas solían ser más venenosas, esa cortina de agua naturalmente contenía un veneno mortal.

No era la primera vez que Gu Xijiu se encontraba con un monstruo que podía rociar un líquido venenoso, ¡pero fue la primera vez que encontraba algo que podía rociar una fuente de líquido tóxico!

¡Ni siquiera tuvo tiempo para pensar mientras se teletransportaba desesperadamente! Sin embargo, antes de que fuera capaz de teletransportarse, ¡había otra fuente venenosa salpicando desde atrás!

¡Maldición!

Gu Xijiu sólo pudo esquivar desesperadamente hacia la izquierda.

Afortunadamente, a pesar de que no tenía un alto nivel de poder espiritual, era rápida en velocidad. Escapó milagrosamente ilesa.

Por tanto, las dos paredes de las cortinas de agua venenosas colisionaron entre sí, produciendo un fuerte sonido ensordecedor, seguido inmediatamente por el salpicado del líquido tóxico.

Después de un momento, todos los árboles grandes en el entorno habían desaparecido mientras el ácido los disolvía. Todo lo que se podía ver eran rocas que se volvieron negras debido a la corrosión.

¡Gu Xijiu estaba parada en un gran árbol a lo lejos con su corazón latiendo en su pecho! No obstante, se estaba enfocando en los dos monstruos largos pero planos. Esos dos monstruos eran de la misma especie y eran diferentes de las bestias que vio en el tercer pico.

En el tercer pico, independientemente de la especie, su piel, pelaje y escamas eran todas azules, lo que representaba el color del tercer pico. Pero esos dos monstruos eran azules y amarillos.

Se miraban como ciempiés, pero sólo tenían ocho patas succionadoras como discos. Cada pata medía entre 40 y 50 pies de largo y su cuerpo era tan flexible como una serpiente, por lo cual podían doblarse fácilmente. El color primario era azul cielo, pero también tenían un punto amarillo dorado como la nube que no se podía ver entre los animales en el tercer pico. Su cabeza tenía un tentáculo largo que se balanceaba junto a la brisa y seis ojos.

Los seis tenían párpados de color azul claro. Algunos se abrían, mientras que otros se cerraban y los que se abrían irradiaban rayos dorados que los hacían parecer extraños y malvados.

“¡Ciempiés Asesino Manchado de Seis Ojos!” La Piedra del Firmamento que guardaba silencio para evitar molestar a Gu Xijiu finalmente no pudo evitar gritar, “¡un monstruo con el poder espiritual de nivel seis! ¡Maestra, no puedes permitirte provocarlos! ¡Corre! ¡Acelera!”

Con las habilidades externas actuales que Gu Xijiu poseía, no podía permitirse provocar a ninguno de ellos. ¡Pero ahora había dos! Debían ser una pareja ya que se estaban coordinando entre sí con una perfecta armonía. Atacaron desde dos lados, forzando a Gu Xijiu a andar a tientas.