Capítulo 392: Imitando a otro sólo para enfatizar la debilidad propia 3


¡Así que al Maestro Celestial Zuo le debía gustar este acto!

Probablemente la desobediencia apropiada lograría resultados inesperados.

Di Fuyi sonrió. Llevaba una máscara, pero su sonrisa, que apenas curvaba, ya era muy atractiva. “¡muy bien!”

Con un movimiento de su manga y un grito de Yun Qingluo, estaba cayendo en cascada por la nave como una estrella fugaz.

Acompañando su caída estaban las palabras de Di Fuyi, “mis responsabilidades son sólo verificar al discípulo celestial y ejecutar el castigo del cielo si no cumple con la solicitud en 20 años. ¡Te buscaré si no puedes cumplir con las expectativas dentro del marco de tiempo requerido!”

Los cuatro mensajeros del Señor, Mu Feng, Mu Yun, Mu Lei y Mu Dian estaban sacudiendo sus cabezas en secreto. ¿Cómo se atreve ella a amenazar al Señor con su identidad como una discípula celestial? ¿Simplemente no quería vivir más?

“Señor, la Señorita Yun no caerá a su muerte, ¿cierto?” Mu Lei miró hacia abajo con simpatía, ya que después de todo, había más de mil metros de altura en el cielo y un hombre ordinario definitivamente sería aplastado como carne de hamburguesa al llegar al suelo.

Debido a que no había forasteros en la nave, los cuatro mensajeros ya no llamaban a su maestro ‘Maestro Celestial Zuo’ sino que en su lugar se dirigían a él con su verdadera identidad.

El Maestro Celestial Zuo, Di Fuyi también era conocido como El Señor, Huang Tu.

Di Fuyi era una identidad que el Señor solía usar en sus viajes mundanos.

Su señor era El Señor con numerosas identidades, pero en su mayoría se refería a sí mismo como el Maestro Celestial Zuo.

Sus mensajeros también cambiaban su nombre de acuerdo con la identidad del Señor.

Mientras estaban con el Maestro Celestial Zuo, eran los cuatro guardianes y eran llamados por sus nombres reales, Mu Feng, Mu Yun, Mu Lei y Mu Dian.

Mientras tanto, si estaban con El Señor y cumplían sus órdenes, los forasteros creían que eran Cheng, Shang, Jiang, Fa, quienes representaban el castigo de los malvados, el portador de la recompensa por el bien, el mensajero que alienta a hacer el bien y mensajero que desalienta el pecado.

Nadie sabía que los cuatro mensajeros del Señor eran en realidad los cuatro guardianes del Maestro Celestial Zuo.

Yun Qingluo había desaparecido completamente y los cuatro mensajeros estaban mirando hacia abajo.

Mu Feng sacudió su cabeza, “es un pantano abajo y si muere tan fácilmente, ¿cómo puede convertirse en la discípula celestial? No se preocupen”.

Mu Lei dio un suspiro de alivio, “eso es grandioso”.

Mu Feng bromeó, “Mu Lei, ¿te estás enamorando de ella? Pareces bastante preocupado por ella”.

“¡Tonterías! ¡Simplemente creo que es difícil para El Señor verificar a un discípulo celestial y por tanto su esfuerzo se desperdiciaria si muriera así! Pero esa dama fue de hecho muy audaz ya que se atrevió a amenazar al Señor. Afortunadamente, es una discípula celestial, ¡o al menos habría perdido la vida!”

“¿Por qué siento que estaba tratando de imitar a la Señorita Gu?” Mu Yun fue bastante directo y golpeó el clavo justo en la cabeza.

Por tanto, cuatro pares de ojos miraban al Señor.

Mientras tanto, el Señor estiró sus piernas y dijo, “¡Imitando a otro sólo para enfatizar la propia debilidad!”

Los cuatro mensajeros dejaron de hablar y estuvieron de acuerdo entre ellos.

“Señor, la Señorita Gu sólo tiene un poder espiritual de nivel cuatro y apenas podría atravesar el primer pico. Por tanto, es muy peligroso para ella estar en el tercer pico, ¿le gustaría que enviemos a alguien para ayudarla durante una emergencia?”

Como Mu Feng era cauteloso, él preguntó.

“No es necesario”. Di Fuyi cerró ligeramente sus ojos, “con su kung fu y su conocimiento, no debería ser un problema para ella. Dado que es un castigo, no podemos tener favoritismos”.

“Sí, Señor, ¡en verdad es sabio!”

“¿Cómo está Long Siye actualmente?”

“De acuerdo con su orden, él ha cumplido su período de castigo y ya lo envié de regreso al clan Tianwen hace dos días”.

“¿Cómo esta?”

“Creo que necesitará al menos un año para recuperarse completamente”. Mu Feng reporto.

Di Fuyi guardó silencio por un momento antes de decir, “¿está tan mal herido?”

Mu Feng, “…”

El Señor Supremo del clan Tianwen primero fue asado en el fuego y luego congelado en el mundo de nieve. Después estar agonizando, tuvo la suerte de no morir, pero ¿no es normal que se lastimara seriamente?