Capítulo 378: Negociaciones para cancelar el compromiso


En esa tierra, los oficiales sólo reconocerían la validez cuando los padres decidían romper cualquier relación con sus hijos. Si los niños trataban de disociar la relación con sus padres, no sólo serían conocidos como ingratos, sino que también serían condenados por la sociedad. Además, la disociación no sería reconocida oficialmente.

Sin embargo, si el Maestro Celestial Zuo se ocupaba personalmente del asunto para disociar la relación entre él y Gu Xijiu, en ese caso, la separación sería oficial y no habría vuelta atrás.

Di Fuyi se giró para mirar al Emperador y dijo despreocupadamente, “escuché que el Emperador ha remitido el castigo de Gu Tianqing y Rong Yan por planear una conspiración en contra del seguidor del Señor, ¿es verdad?”

El Emperador fue golpeado por una tensión repentina. Era lo suficientemente inteligente como para saber cómo abordar la situación, “no te preocupes, Maestro Celestial Zuo. Eso fue sólo un rumor, ambos están todavía en prisión esperando sus castigos finales”.

Di Fuyi volteó las esquinas de su bata y dijo, “han matado gente e incluso han tenido la intención de asesinar al seguidor del Señor. ¿Es tan difícil sentenciarlos?”

“No… no, no es difícil sentenciarlos. Ciertamente los castigaré justa y limpiamente. Por la presente envío mis órdenes – la tercera hija de la Residencia del General, Gu Tianqing y el Príncipe Duodécimo, Rong Yan serán castigados con una pena de muerte. Su intención de tratar de planear el asesinato del seguidor del Señor es suficiente para ser castigados con la muerte. Su identidad será examinada a primera hora de la mañana y la ejecución tendrá lugar por la tarde en la puerta del meridiano. ¡Esto será presentado como una advertencia a los demás!”

Los guardias del palacio tomaron la orden y se marcharon.

Gu Xietian todavía estaba tirado en el suelo como si no pudiera mover su cuerpo. Miró a su alrededor, esperando que alguien avanzara y pidiera misericordia por sus dos hijos, pero nadie se atrevería a hablar en medio de la tormenta. Todos retrocedieron ante la situación.

Se giró para mirar al Emperador. Parecía que el Emperador estaba lleno de furia.

De hecho, sólo le había mencionado a Gu Xietian en privado sobre el envío de Gu Tianqing y Rong Yan al exilio. Sólo le dijo a Gu Xietian el plan para tranquilizarlo, pero poco sabía que su conversación se derramaría por adelantado. Además, el plan fue filtrado por aquellos que arruinaron en lugar de conseguirlo – Leng Xiangyu y su hijo. Llegaron a alardear con Gu Xijiu sus planes y causaron que fracasaran.

No sólo Gu Tianqing, ahora, él ni siquiera podía proteger a su propio Duodécimo Príncipe.

A pesar de manejar el caso con un temperamento feroz, Di Fuyi no iba en contra de la ley. No se excedió, así que uno podía decir que no se conmovía con ningún llamamiento personal.

Una vez que el Maestro Celestial Zuo había establecido la sentencia, no habría más cambios. Era incluso más efectivo que el edicto imperial. Ninguna cantidad de peticiones de misericordia podría cambiar su mente.

Hasta ese punto la gente realmente entendió el valor de ‘un seguidor del Señor’ y cuánto era ella valorada.

Eso había causado que aquellos que planeaban tomar ventaja de Gu Xijiu se retiraran de sus actividades inútiles.

Uno no debía tramar nada en contra del seguidor del Señor. De lo contrario, si el Maestro Celestial Zuo lo descubría, sería condenado al mayor de los castigos.

Si sólo uno pudiera ocultarlo por siempre. Sin embargo, ciertamente no era fácil engañarlo.

Parecía que el Maestro Celestial Zuo seguramente estaría defendiendo a Gu Xijiu cautelosamente.

Como él aparentemente estaba defendiéndola hasta tal punto, ¿le importaría liberar a Gu Xijiu en el Bosque Oscuro mañana? ¿Tendría él tal parcialidad por ella?

Todos tenían las mismas dudas en el fondo, pero nadie se atrevió a pedir una respuesta.

Di Fuyi pareció darse cuenta de las dudas de la gente, por lo que bajó y dijo, “de hecho, le debía un favor a Luo Xinglan, por lo que yo acepté el compromiso en primer lugar. Sin embargo, nunca forzaré a nadie a hacer algo en contra de sus deseos. Por tanto, por el bien del Señor, por la presente haré una promesa. Si Gu Xijiu puede salir del Bosque Oscuro dentro de ocho días y si todavía está descontenta con el matrimonio, siempre puede negociar para cancelar el compromiso conmigo. Ella puede recuperar su libertad y nadie podrá obligarla a aceptar ningún otro compromiso. Sin embargo, si elige desaparecer a propósito en el Bosque Oscuro, o si logra escapar sólo para vivir en las sombras por el resto de su vida, personalmente iré a recuperarla y ese compromiso nunca será cancelado. Ella sólo será mi concubina”.