Capítulo 375: Levantándola 2


Gu Xijiu repentinamente parecía haberse dado cuenta, “¡así que sólo me estás usando para atraer a Long Siye!”

Por primera vez, Di Fuyi sintió el impulso de abofetearla.

En lugar de eso, reprimió el impulso y se frotó suavemente su cabello, “cariño, ¡eres tan inteligente! Lo has adivinado al primer intento”.

Su cabello era mucho más suave y liso de lo que era hace medio año. Su piel era más tierna y delicada, también. Sostenerla cerca le hizo darse cuenta de que su espalda era mucho más flexible de lo que fue antes. Incluso podía sentir las curvas de la parte superior del cuerpo – estaba en tan buena forma.

Impaciente, Gu Xijiu agarró sus malvadas manos con las suyas, “hasta donde yo sé, Long Siye no es homosexual. Él es recto”.

Di Fuyi la miró. Sus ojos parpadearon un poco, “¿lo conoces bien? Él podría ser un homosexual muy bien encerrado”.

“¿Cómo podría ser? ¡Le gusta Ye Hongfeng y es una chica!” Las palabras se deslizaron por su boca una vez más.

Di Fuyi la miró por un momento. “¿es esta la razón por la que lo odias?”

“¿Qu… qué?”

“¿Realmente le gusta Ye Hongfeng? No es de extrañar que siempre lleve un jade de arce alrededor de su cintura. Pero, ¿por qué tengo la sensación de que está más interesado en ti?” Di Fuyi alzó sus cejas.

“Es porque mi aspecto se asemeja a Ye Hongfeng en todos los sentidos…” repentinamente, Gu Xijiu dejó de explicar.

Era una espina en su corazón, una herida intocable. No podía creer que hubiera dicho todo frente al críptico Di Fuyi, sin reservas.

¿Era porqué estaba borracha? ¿Cómo podía decir eso fácilmente sólo porque él había comenzado el tema?

Lamentablemente, trató de cambiar el tema de la conversación, “no importa quién le guste, ya sea Ye Hongfeng o yo, las dos somos chicas. Eso significa que no es un homosexual, no está torcido…”

Di Fuyi mantuvo su mirada en ella, “se te ocurrieron muchos términos nuevos – está recto y está torcido. ¿Recto, significa que no es gay y está torcido, es decir, gay?”

Gu Xijiu asintió, “Sí”.

“Eso es fácil, no hay nada que yo no pueda hacer. Incluso si él es heterosexual, voy a encontrar maneras de torcerlo”.

Gu Xijiu estaba estupefacta. Entonces lo fulminó con la mirada, “Tú…”

Estaba exasperada y su rostro se ruborizó instantáneamente con una tez ligeramente roja. Su boca se abrió ligeramente, con sus labios rojos tentándolo para besarla.

Di Fuyi apartó sus ojos de ella bruscamente. Las comisuras de sus labios se levantaron y rio con picardía, “¿te duele el corazón por él? No te preocupes, ‘tendré un cuidado extra de él’. Lo haré muy feliz”.

Gu Xijiu sintió como si Di Fuyi fuera un lobo grande y malo que cazaba a Long Siye, un corderito gordo.

Ante sus ojos, parecía haber vislumbrado la imagen de Long Siye y la chica en el ataúd de hielo.

No se sentía bien al respecto y cerró sus ojos.

Long Siye nunca se mostró en los últimos seis meses y no tenía ninguna noticia sobre él en absoluto. Tal vez, ¿había encontrado formas alternativas de resucitar a Ye Hongfeng?

De lo contrario, ya estaría aquí buscándola.

Hubo una repentina descarga de adrenalina.

Di Fuyi fijó sus ojos en ella. “Parece que todavía no puedes superarlo”, dijo Di Fuyi, al ver que sus ojos carecían de brillo.

Gu Xijiu frunció el ceño, ya que no se molestó en explicar nada más.

Nuevamente podía sentir la adrenalina de su sangre, tan intensa que casi podía sentir que corría por su garganta.

Era extraño, ¿le pasaba algo?

Justo cuando estaba a punto de examinarse, Di Fuyi repentinamente la agarró de la muñeca y le preguntó, “¿te lastimaste recientemente?”

Instintivamente, Gu Xijiu retiró su mano de su agarre, “no importa, es sólo una pequeña lesión”.

Di Fuyi colocó su dedo en su muñeca para examinar la herida por un momento. Luego dirigió su atención directamente hacia Gu Xietian que estaba justo a su lado, “General Gu, ¿porqué lastimaste a tu propia hija? Éste es un movimiento fuerte de tu Brillante Luz Dorada”.