Capítulo 374: Levantándola 1


Yun Qingluo creció en una luz donde todos la admiraban. Ella parecía tener una disposición gentil en todo momento. En verdad, era realmente muy arrogante. No había nadie en el Reino Haoyue que hiciera caso omiso de su preeminencia. Era como una miríada de estrellas que rodeaban la luna sin importar a dónde fuera.

Nunca en su vida había encontrado una experiencia tan amarga como esa. Ciertamente, no se sentía bien al respecto.

Su educación decente, sin embargo, le había enseñado a comportarse de manera adecuada, incluso en tiempos de furia. No dejó que su temperamento se mostrará.

Realmente quería irse, pero no quería ser parte de eso.

Lo que tenía era un malentendido honesto. Gu Xijiu sólo la miro por curiosidad por la fuente del ruido. No le podía importar menos la situación y mucho menos la idea de exhibir su superioridad.

Estaba en medio de una pelea lingüística con Di Fuyi. Estaba tan concentrada que no le importaba nadie más.

Trató de lidiar con Di Fuyi de una manera agradable y compuesta, “¿cuánto tiempo me vas a usar como tú excusa?” Como esto era sólo un trato, debe venir claramente con un precio.

Para ella, no era más que una pregunta normal. En cambio, Di Fuyi bajó la mirada y la miró con una leve sonrisa, “¿estás tratando desesperadamente de alejarte de mí?”

“Si quieres hacerme tu cubierta, tiene que haber una duración mínima, así que establece un límite de tiempo”, suspiró Gu Xijiu.

Di Fuyi luego le respondió con un límite de tiempo, “Cien años”.

Ella estaba en shock.

Gu Xijiu lo miró con sus ojos muy abiertos, ya que le pareció una broma.

En lugar de cien años, él podría responder con mil años.

¿Cuántos años podría ella vivir?

De hecho, las personas en ese mundo tenían una vida corta en general. Cien años se consideraba longevo.

Hubo pocos casos excepcionales, como Di Fuyi que había vivido por tanto tiempo y que no había envejecido. Del mismo modo, todos habían alcanzado un poder espiritual de nivel nueve.

En un mundo tan grande y poblado, había muy pocas personas que pudieran alcanzar tal logro en su poder espiritual. Todos eran la crema de la cosecha, obviamente, lo mejor de lo mejor.

El cultivo del poder espiritual se podía comparar con el proceso de desbloquear niveles en un juego. Uno podría escalar fácilmente a través de los primeros niveles. El proceso se haría cada vez más difícil y llevaba más tiempo a medida que los niveles aumentaban. Además, dedicarse por completo a la práctica no siempre garantizaba un buen resultado.

Por ejemplo, para cultivar el poder espiritual desde el nivel seis hasta el siete, uno debía gastar el doble de tiempo que toda la práctica antes de alcanzar el nivel seis.

En cuanto al cultivo del nivel siete al nivel ocho, requeriría una cantidad total de experiencia equivalente a cinco veces la cantidad de práctica antes de alcanzar el nivel siete.

Con respecto al logro del nivel ocho y el nivel nueve, la cantidad de esfuerzo requerido ya estaba más allá de la comprensión.

En todo el mundo, sólo tres Grandes Señores y dos Maestros Celestiales habían alcanzado exitosamente el último nivel nueve – otros practicantes todavía estaban avanzando lentamente a través del proceso. Habrían muerto antes de que pudieran pasar la larga lucha.

Gu Xijiu no pensó que pudiera alcanzar su poder espiritual al nivel nueve con unas pocas décadas de práctica. Presumiblemente, su vida debería estar alrededor de ciento diez años.

Evidentemente, él sonaba como que había planeado usarla como excusa por el resto de su vida.

Como ya habían aclarado las cosas por adelantado, ella decidió ir directamente al grano, “en realidad, no creo que seas el tipo de persona al que le importan los chismes mundanos y los rumores infundados de que la gente habla de ti. Tienes un rango tan exaltado en la sociedad, así que aunque todos sepan que te gustan los hombres, no se atreverían a hablar de ello frente a ti. Como un hombre de verdad, debes ser lo suficientemente valiente como para hacer lo que quieras y aceptar las consecuencias a cambio. ¿Por qué deberías esconderte detrás de otros y ocultar la verdad?”

Ella dijo que le gustaban los hombres.

¿Cómo pudo percibir una impresión tan errónea de él?

Él apretó sus dientes. Con una sonrisa, dijo, “estoy seguro de que eres consciente de que estoy en la búsqueda de la perfección en las cosas que hago, no se permiten errores. Long Siye es sensible a su propia reputación, por lo que no puede permitir que ese deshonor sea extendido. Cariño, sólo podemos molestarte con tales inconvenientes. Además, el Emperador ya se ha propuesto hacerte su nuera. No eres la discípula del regalo celestial y no puedes ir en contra de la voluntad del Emperador, entonces ¿por qué no sólo casarte conmigo? Incluso el Emperador no tiene poder para quitarme a mi esposa. Casarte conmigo te salvará de muchos problemas. Incluso puedes llevarte bien con Long Siye, tan abiertamente como el día. ¿No suena eso como un plan perfecto que nos satisface a ambos?”