Capítulo 366: ¿A cuántas chicas ha llamado cariño?


Esa era la primera vez que la llamó “cariño” después de que se encontraron de nuevo…

Al principio, se sintió estupefacta cuando él la llamaba ‘cariño’. Sin embargo, se estaba acostumbrando y lo había aceptado de alguna manera. Cada vez que la llamaba así, sentía una sensación de calidez desde el fondo de su corazón.

Sin embargo, el tiempo era un asesino. El período de seis meses había aliviado el calor de cuando la llamó ‘cariño’ nuevamente.

Cuando volvió a llamarla así, lo primero que pensó fue en ¿cuántas chicas había llamado ‘cariño’ antes?

Después de que el Emperador Xuan hablará sobre la recompensa de matrimonio, el Maestro Celestial Zuo había estado tranquilo y en silencio. Incluso le pidió que le sirviera una copa de vino para poder ver la discusión de lado.

Cuando él repentinamente le dijo algo así, Gu Xijiu pensó que la estaba tomando como una broma.

Sonrió y respondió, “por supuesto”. Luego miró a Rong Jialuo y esperó a que él le diera la señal para que pudiera comenzar a hablar.

No se dio cuenta de que Di Fuyi, quien estaba a un lado, de pronto expresó su decepción y se giró con su vaso en la mano, como si estuviera sumido en sus pensamientos.

El Emperador Xuan no esperaba ver la intensa discusión después de hablar de la recompensa matrimonial. Después de un tiempo, finalmente levantó su mano y dijo, “¡Alto! Todos, por favor cállense. Tomaré una decisión justa”.

Finalmente, los defensores de ambos partidos detuvieron su discusión y miraron al emperador Xuan esperando su veredicto.

El emperador Xuan miró a Gu Xijiu y preguntó en voz baja, “Xijiu, ¿qué piensas?”

¿Era una señal dejarla tomar su propia decisión?

¿A quién iba a elegir?

Gu Xijiu levantó su cabeza y miró a todos. Luego miró a Rong Jialuo. Él asintió levemente y le dio una sonrisa como estímulo.

Por tanto, tomó una decisión, “Si Su Majestad me permite elegir, me gustaría casarme con el Príncipe Heredero…”

Una oración que activó miles de ondas.

Los defensores del príncipe heredero vitorearon como locos mientras los defensores del Cuarto Príncipe estaban decepcionados y hablaron rápidamente con Gu Xietian. Clamaron que los padres deberían ser los que decidieran por sus hijos, por lo que el General Gu tuvo que opinar sobre ese arreglo matrimonial.

Gu Xietian en realidad era algo apático. Su hija había cambiado recientemente por lo que estaba un poco asustado de ella.

Sin embargo, ese asunto tenía que ver con su futura posición en la corte imperial, por lo que tuvo que hablar como padre, “Su Majestad, me siento extremadamente agradecido por la recompensa de matrimonio para mi hija”.

“Sin embargo, mi hija es sólo una mujer normal y demasiado activa. Temo que ella no sea adecuada para ser princesa heredera“.

El emperador Xuan lo interrumpió, “¿Quieres decir que quieres casar a tu hija con Rong Chu?”

Gu Xietian se decidió, “¡Sí! ¡Agradecería que Su Majestad pudiera prometer ese arreglo matrimonial para que mi hija sea capaz de tener un futuro prometedor!”

El emperador Xuan pensó profundamente, “esto…”

Cuando Rong Jialuo notó que el emperador Xuan tenía la intención de hacerlo, dio un paso al frente, “Mi Padre Emperador, no quería esconderme de ti. He prometido en secreto casarme con Xijiu hace dos meses. Le di mi brazalete espiritual en forma de corazón como muestra de amor y prometí que no me casaría con otras mujeres a excepción de ella. Ella hizo la misma promesa también…”

Gu Xijiu se estremeció en secreto después de escuchar el discurso. Sin embargo, ese era un momento crítico, ¡así que tenía que jugar junto con su historia!

El emperador Xuan frunció su ceño y miró a Gu Xijiu, “Xijiu, ¿es cierto? ¿Tienes su pulsera espiritual del corazón?

Gu Xijiu respondió, “Sí”. Entonces sacó un brazalete del almacén dentro de la Piedra del Firmamento. Se alzó para mostrarle al Emperador Xuan, “Su Majestad, esta es la pulsera espiritual del corazón…”

Esa no era una pulsera ordinaria, sino la única en todo el mundo.