VVC – Capítulo 358

0

Capítulo 358: Admirando a uno y pensando en otro


“¡Así que es por eso que está admirando a uno y pensando en otro!” La Piedra Firmamento intervino.

“Eres bastante inteligente, ¿verdad?” Gu Xijiu felicitó.

“Entonces, ¿está con Yun Qingluo para engañar a la gente? ¿Para ocultar su verdadera orientación sexual?”

“Sí, eso creo”.

“¡Entonces, eso no es nada bueno en él! ¡Sólo está molestando a otra chica!”

Gu Xijiu dijo, “casos similares también se observan con frecuencia durante mi época. Muchos homosexuales se casan y tendrán hijos para ocultar su verdadera orientación sexual. Sus esposas eran conocidas como heterosexuales y terminarían siendo miserables”.

Cuando la Piedra del Firmamento miro hacia Yun Qingluo, su tono de voz cambió, “qué lástima para Yun Qingluo, quien pronto se convertirá en una esposa recta. Oh, sí, ¿cómo puede una esposa recta ser miserable?”

“Eso… es bastante inadecuado para los niños…”

“¡No soy un niño! ¡Soy mucho más viejo que tú! Dímelo”.

“Como los homosexuales sólo imaginan y admiran a los hombres, se casan con sus esposas principalmente para esconder su verdadera identidad o sólo para tener hijos. Por tanto, apenas se comunican con sus esposas, haciéndolas vivir como viudas. Algunas aún son vírgenes a pesar de estar casadas con gays durante unos años… La parte más miserable de todo es que esas esposas no sabían que sus maridos eran homosexuales, por tanto, se casaron llenas de esperanza, hasta que quedaron maltratadas emocionalmente. Sin embargo, debido a su dignidad o por el bien de sus hijos, no se atreven a divorciarse ni a volver a casarse después del divorcio. Sus vidas son básicamente una personificación del verdadero sufrimiento…”

“¡Esos homosexuales que se casaron con sus esposas son realmente muy desagradables!” La Piedra del Firmamento se indignó ante semejante injusticia.

“En efecto son muy malvados. Destruyeron toda la vida de una mujer sólo debido a su egoísmo”.

“Maestro Celestial Zuo, Maestro Celestial Zuo…” La voz del emperador inmediatamente devolvió al preocupado Di Fuyi.

“¿Sí?”

“¿Te gustaría tener una mesa para ti o dos?” El emperador preguntó nuevamente.

Usualmente, cuando el Maestro Celestial Zuo iba, tenía una mesa para él, pero ahora que estaba con Yun Qingluo, probablemente quería sentarse con ella.

El emperador sintió que sería más seguro preguntar de antemano. Y cuando estaba preguntando, Yun Qingluo respondió, “voy a escuchar al Maestro Celestial Zuo”.

Por tanto, el emperador estaba esperando una respuesta de Di Fuyi, sin embargo, él parecía estar preocupado con algo en su mente…

Di Fuyi parecía distraído y rápidamente respondió, “una mesa para dos”.

¡Los ojos de Yun Qingluo se iluminaron ligeramente!

Las damas miraron a Yun Qingluo con admiración.

Después de todo, El Maestro Celestial Zuo era un individuo especial y nunca se había sentado con nadie. Él inesperadamente, estaba haciendo una excepción ese día…

El público en general que vivía en la capital había estado difundiendo rumores en secreto de que tanto el Maestro Celestial Zuo como Yun Qingluo actuaban ambiguamente y parecía haberse demostrado en ese momento, ¡el Maestro Celestial Zuo estaba siendo realmente diferente hacia Yun Qingluo!

La Señorita Yun Qingluo era realmente muy afortunada al ser apreciada por el Maestro celestial Zuo…

El emperador, sin embargo, frunció su ceño ligeramente, preguntándose si el rumor era ¡¿cierto?!

Si fuera su hijo el que se casara con Yun Qingluo, sería perfecto ya que se agregaría otro genio al Reino Feixing.

Por otro lado, si el Maestro Celestial Zuo estaba interesado en Yun Qingluo y se casaban, probablemente él estaría predispuesto hacia el Reino Haoyue. Eso lamentablemente, no sería una bendición para el Reino Feixing.

Sin embargo, incluso un emperador no se atrevía a rechazar la orden del Maestro Celestial Zuo. Sólo pudo ordenar que se colocará una mesa en su lado izquierdo para ambos y luego los invitó a tomar sus asientos.

Di Fuyi levantó su bata y se sentó antes de que Yun Qingluo caminase tranquilamente hacia el asiento a su lado.

“¿Dónde te vas a sentar?” Di Fuyi preguntó repentinamente.

Yun Qingluo se sorprendió porque no estaba esperando que preguntara, “Err…”