Capítulo 355: ¡¿Podía ella elegir no aceptar su compensación?!


“Ya no eres joven”. El emperador había comenzado el tema principal, “Xijiu, en realidad quería que fueras mi nuera y es por eso que te había nombrado cónyuge cuando eras más joven”.

“Desafortunadamente, Rong Yan, ese bastardo hizo algo estúpido y por eso he anulado ambos contratos de matrimonio para prevenir que algo afecte tu futuro. Pero siento pena por eso, entonces, para compensarlo, tendré que nombrar a un buen cónyuge para que puedas volver a ser mi nuera, Rong Chu…”

¡Cómo se esperaba! ¡¿Podía ella elegir no aceptar su compensación?!

Sólo se las arregló para alejar a una escoria de nivel medio y el emperador ¿quería darle una escoria de alto nivel?

“Su Majestad, aprecio su amabilidad pero me temo que no soy digna de recibir su bendición. Después de todo, tengo que entrar mañana al Bosque Oscuro y es posible que no pueda regresar. Por tanto, si estoy comprometida en este día, tengo miedo de traerle problemas al precioso príncipe y eso sería malo…” Gu Xijiu inmediatamente comenzó a rechazar.

“Xijiu, es sólo debido a que estás entrando al Bosque Oscuro que quería comprometerte con urgencia. En primer lugar, las buenas noticias traen buena suerte, en segundo lugar, podría aumentar tu confianza y la probabilidad de que salgas con seguridad. Después de todo, una persona con equipaje maximizará su propio potencial de seguridad…” El emperador comenzó a regañarla.

Gu Xijiu, “…”

¿Estaba atrapada en un antiguo período de tiempo? El emperador increíblemente conocía sobre su potencial.

De hecho, la dinastía era bastante extraña ya que no estaba registrada en los libros de historia moderna en absoluto, sin embargo, las personas de esa generación conocían las frases de los pueblos antiguos. Parecía que sabían todo sobre los pueblos antiguos antes de la llegada de la Dinastía Tang.

Pero después de la Dinastía Tang, la historia parecía haberse torcido y había surgido esa dinastía que parecía ser una mera imaginación, una que no podía deducirse con el conocimiento moderno.

“Su Majestad, aprecio mi vida y no la perderé fácilmente, a pesar de no comprometerme. Trataré de salir con todas mis fuerzas…” Gu Xijiu no escatimó esfuerzos para evitar que el emperador siguiera con sus intenciones.

El emperador se puso un poco triste, “Xijiu, ¿estás tratando de desobedecer mi decreto?” Su voz se volvió indiferente.

Cuando el emperador se enojaba, una cantidad desconocida de personas sería decapitada. Por tanto, la sala se volvió tan silenciosa que incluso se podía escuchar el sonido de un alfiler.

Desobedecer un decreto imperial no sólo se consideraba un crimen capital, ¡sino que también podía causar la exterminación total de toda la familia!

Gu Xietian no pudo evitar responder, “Su Majestad, por favor no se enoje, Xijiu no desobedecerá su decreto. Esta niña sólo… sólo tenía miedo de que estuviera molestando al príncipe si estuviera comprometida con él, si no fuera capaz de salir del Bosque Oscuro… Xijiu, Su Majestad es misericordioso, no debe albergar dudas ahora. ¡Muestra rápidamente tu aprecio!“

Gu Xijiu frunció el ceño porque estaba molesta por el sistema en el que el emperador tenía el máximo poder y todo lo que él decía era autoritario – uno que todos los oficiales tenían que aceptar y ejecutar independientemente…

Sin embargo, sabía que con su capacidad actual, no podía cambiar las circunstancias.

Aunque podía desobedecer el decreto y aún sobrevivir, su familia y amigos estarían en problemas.

“¡Xijiu, procedamos de acuerdo con nuestro plan!” Rong Jialuo disparó su voz directamente a sus oídos.

Con determinación, Gu Xijiu se inclinó, “¡Su Majestad, Xijiu da gracias por su amabilidad! Xijiu está dispuesta a escucharlo”.

Poco después de que lo dijo, casi todos dieron un suspiro de alivio.

El emperador también se volvió más amable, “Xijiu, sabía que eras una buena chica, entonces…” cuando estaba a punto de decir algo más, un eunuco se apresuró, “¡reportando a Su Majestad, el Maestro Celestial está aquí, junto con la Santa Yun Qingluo!”

El corazón de Gu Xijiu perdió un latido.

Mientras tanto, el emperador ya se había levantado y dijo, “¡rápido, invítalos a entrar! ¡Mis oficiales, vengan conmigo para darles la bienvenida!”