VVC – Capítulo 350

0

Capítulo 350: Ella no tenía ni apariencia ni virtud más bien talento


Como era bien sabido que los tres Príncipes eran honorables, cada uno tenía una mesa separada para ellos.

Las damas no se arrepintieron debido a que tres de los cuatro niños de la capital, quienes eran guapos, habían ido.

Muchas mujeres cambiaron su enfoque hacia ellos.

Algunas damas valientes incluso caminaron hacia Long Moyan y le preguntaron si podían sentarse a su lado.

Como Long Moyan era un caballero, no las rechazó.

Por tanto, tenía a dos mujeres deslumbrantes sentadas a su lado.

Algunas damas nobles que confiaban en su apariencia fueron a preguntarle a Rong Che si podían sentarse junto a él, pero Rong Che las rechazó con una sonrisa mientras abanicaba su rostro. Por tanto, se apartaron avergonzadas.

En cuanto a Rong Jialuo, siempre daba un aura de “no te acerques a mí” a las personas que lo rodeaban. Incluso las damas que fueron lo suficientemente valientes como para sentarse a su lado dejarían de moverse tan pronto como vieran la fría indiferencia de sus ojos.

Rong Chu, por otro lado, era popular entre las mujeres. Quería mostrar compasión y ternura para que dos bellas damas se sentaran con él.

Pero cuando vio que tanto Rong Jialuo como Rong Che estaban sentados solos, se sintió avergonzado de sentarse junto a otra persona. Por tanto, terminó sentándose solo, pero su mesa estaba muy cerca de la hija del primer ministro, Lan Zhaoer.

El Emperador estableció la hora de inicio de la cena a las 6 pm, y él llegó 15 minutos antes.

Después de que la gente presentó sus respetos, el Emperador revisó el salón y frunció su ceño. Entonces, el Emperador cambió su enfoque hacia Gu Xietian, “General Gu, ¿por qué tu hija todavía no está aquí?”

Gu Xietian también estaba muy preocupado y estaba sudando frío, pero sólo pudo responder, “mi pequeña… probablemente se atascó debido a algunos problemas, pero creo llegará en breve…”

Alguien bromeó, “La sexta hija Gu ya no es la misma que solía ser. Como ahora es la discípula del Señor, se ha vuelto aún más preciosa”.

Alguien continuó, “no importa cuán valiosa sea, todavía no es tan importante en comparación con los Príncipes y Su Majestad, ¿correcto? ¡Cómo puede dejar que Su Majestad la espere!”

“Jaja, una mujer sin talento generalmente tiene virtud, pero la sexta hija Gu es precisamente lo contrario. No tiene ni apariencia ni virtud, sino talento. Sin embargo, no es bueno para ella estar excesivamente orgullosa de sí misma, ¿verdad?”

Los enemigos políticos de Gu Xietian comenzarían a provocar y bromear tan pronto como tuvieran la oportunidad.

No se atrevían a exagerar porque Gu Xijiu se había convertido en una representante del Señor y podrían castigarlos si lo que decían fuera escuchado por el Maestro Celestial Zuo.

El Emperador era, sin embargo de corazón abierto. Alzó su mano para detener las quejas de los oficiales, “Xijiu es una niña confiable. Pudo verse obstaculizada por algo, ya que todavía no está aquí. Por tanto, tengan paciencia. General Gu, no tienes que preocuparte”.

El Emperador miró a Rong Chu, “Cuarto Príncipe, cuando llegue Xijiu, déjala sentarse contigo. La gente joven debería sentarse junta, ya que será más divertido para ellos”.

Rong Chu estaba estupefacto y no podía creer que su peor sueño se volvió realidad y soltó, “creo que no es adecuado para ella sentarse conmigo”.

¡No quería sentarse junto a una persona tan fea!

Si hubiera sabido que su padre haría tal arreglo antes, ¡habría permitido que las dos hermosas damas se sentaran con él en aquel momento! ¡Se había arrepentido de no haberlo hecho!

¡El Emperador frunció el ceño porque no esperaba que su hijo le dijera semejante cosa! Cuando quiso responder, Rong Jialuo dijo, “Padre, por favor, deja que Xijiu se siente a mi lado más tarde cuando venga, tengo algo de que hablar con ella”.

La gente, “…”

Rong Che sonrió mientras se abanicaba, “ella también podría sentarse a mi lado”.

Rong Chu sinceramente deseó que lo dijeran. Por tanto, inmediatamente dijo, “Padre, ya que tanto el Príncipe Heredero como el octavo hermano quieren que la sexta hija Gu se siente a su lado, no me atrevo a hacer que se siente a mi lado”.

La gente continuó, “…”

La pandilla del Príncipe Heredero no pudo evitar elogiar a su maestro, quien notó el talento sin enfocarse en la apariencia de las personas tal maestro probablemente se convertiría en un buen Emperador en el futuro.