VVC – Capítulo 349

0

Capítulo 349: Era en efecto una buena oportunidad para presumir


Mientras escuchaba a sus colegas conversando y especialmente viéndolos con sus hijos y esposas virtuosas, él no se estaba sintiendo bien.

Recordando el momento en que recién acababa de convertirse en general, su hijo, Gu Tiannuo fue verificado como un genio. Luo Xinglan también estaba feliz. Y una mujer fuerte como ella también sostenía su mano.

Cuando fueron a cenar al palacio, se sujetaron sin pestañear la mano uno al otro mientras subían y bajaban del carruaje. Ambos se sentaron juntos y ella le servía la comida. Debido a que conocía todas sus preferencias, la comida que servía era perfecta.

Fueron admirados por muchos en ese momento, todos lo felicitaban por tener una esposa fantástica que no sólo era bella, sino también diestra en Kung Fu y apasionada. Incluso el emperador lo admiraba.

En ese momento, se sentía afortunado cada día porque Luo Xinglan estaba completamente enamorada de él. También dijo con confianza que quería tener una docena de bebés genios con él para que pudiera convertirse en el mejor hombre en el Reino Feixing. Desafortunadamente, las personas siempre viven en abundancia sin apreciarlo y son aún codiciosas.

Cuando estaban enamorados, había cometido la así llamada enfermedad de los hombres mientras que comenzó a admirar a sus colegas con numerosas concubinas, por tanto, dio una oportunidad para que Leng Xiangyu entrara en su vida.

Al final del día, se las arregló para hacerse con un par de concubinas, pero también perdió a la persona más importante. Él fue amable con Leng Xiangyu, así como con sus otras concubinas, pero por lo que las tenía era sólo para satisfacer su deseo, no su afecto.

Además, aunque Leng Xiangyu lucía como una persona sabia, no era comparable a las damas de una buena familia. Se volvería a ella misma una burla cuando salía con él. Aunque más tarde aprendió a ser mejor, sólo parecía como una concubina ordinaria y no era para nada deslumbrante.

Ya no podía encontrar esa calidez y sensación palpitante que tenía cuando estaba con Luo Xinglan.

La gente siempre se daba cuenta de la importancia de los demás después de perderlos. Desafortunadamente, ¡no había retorno, incluso si él lamentaba lo que había hecho!

“General Gu, tu hija tiene el honor de que Su Majestad le organice una cena de despedida”. Un oficial dijo celoso.

“Esa es la amabilidad de Su Majestad, mi inquietud”. Gu Xietian simplemente respondió.

“Jaja, Su Majestad no lo está haciendolo por ti, sino por El Señor. General Gu, tendrías que entenderlo”. Alguien bromeó.

Gu Xietian, “…”

“Oh sí, ¿por qué tu hija no llego junto a ti? Después de todo es una buena oportunidad para mostrarla”.

Gu Xietian no era bueno en la comunicación. Por tanto, comenzó a tartamudear.

Alguien bromeó nuevamente, “de hecho, deberías haberla mostrado antes, tal vez Su Majestad te premiaría, ¡y podrías convertirte en el comandante adjunto!”

Mientras uno formará pandillas en la corte imperial, uno tendría muchos enemigos. Además, Gu Xietian era un soldado que era bueno liderando ejércitos para la guerra pero no para debatir en la corte imperial. Por tanto, tartamudeaba la mayor parte del tiempo.

Cuando la gente tenía la oportunidad, comenzaron a provocarlo y bromear, haciendo que Gu Xietian se viera enfurecido.

Quería golpearlos en el rostro, pero sólo podía resistir porque sabía que no podía herir a ninguno de los oficiales de la corte imperial.

Como él no tenía tacto y era bastante directo al tratar con las personas, no tenía amigos reales ni siquiera de su pandilla. Cuando vieron que estaba sitiado, lo percibieron como una broma y algunos también se aprovecharon de la situación.

Cuando el salón era muy ruidoso, el eunuco informo desde el exterior que el príncipe heredero Rong Jialuo, el octavo príncipe Rong Che y el cuarto príncipe Rong Chu habían llegado.

La gente pagó respetó y esperó a que los tres príncipes se sentaran antes de volver a sentarse.