Capítulo 343: Ella ahora ha colocado una fuerte barrera hacia los hombres


Gu Xijiu estaba en silencio. Rong Jialuo parecía haber malentendido que fue herida por Rong Yan. Sin embargo, lo que dijo tenía sentido. Ahora había colocado una barrera firme hacia los hombres.

Eso era porque no había visto ninguna relación de final feliz en su vida anterior y en la actual. ¡Descubrió que los hombres generalmente no eran leales en una relación y tenían sangre fría! Por ejemplo, Gu Xietian, Long Xi y Rong Yan.

Por tanto, ya no quería estar involucrada en ninguna relación. Ella inmediatamente detendría la interacción tan pronto como sintiera la intención de la otra parte.

Rong Jialuo estaba deprimido, pero se las arregló para ocultarlo. Tosió y dijo, “No te preocupes, Xijiu. No tengo intenciones especiales; te trato como mi buena amiga. ¿Cómo no podría ayudar a mi buena amiga cuando necesita ayuda? Además de eso, esto es todo con lo que puedo ayudar, si crees que esto es más de lo que puedes aceptar, ¿por qué no me haces un favor?”

“¿Qué ocurre?”

“Hay una bestia de hierro en el segundo pico del Bosque Oscuro, su corazón puede ser una base para drogas importante para que yo produzca algunas medicinas para mejorar mis habilidades. ¿Podrías ayudarme a obtener uno?”

Como él lo había pedido, Gu Xijiu no pudo decir que no, “¡Trato!”

Rong Jialuo dejó de fruncir su ceño, sonrió y luego continuó explicando cómo operar esas armas.

Después de verla probar cada arma, nuevamente las guardó todas en la bolsa de almacenamiento y luego se la pasó a ella.

Después de eso, Rong Jialuo explicó sobre las cosas a las que debería prestarle más atención en el Bosque Oscuro. Dos horas habían pasado cuando terminó de explicar.

Inicialmente, Rong Jialuo pensó en invitar a Gu Xijiu para una comida. Sin embargo, de repente notó que Gu Xijiu no se veía bien ya que su rostro estaba pálido.

“¿Qué ocurre, Xijiu? No te ves bien”. Inmediatamente revisó su pulso.

Gu Xijiu trató de evitarlo y sacudió su cabeza, “estoy bien, sólo estoy cansada”.

“¿Estás segura?” Rong Jialuo todavía estaba preocupado.

“Sí, ya revisaste mi pulso hace poco”.

“Pero no te ves bien… deberías descansar un poco”. Rong Jialuo se puso de pie y dijo, “vamos, te enviaré de regreso”.

Gu Xijiu asintió y cuando estaba tratando de levantarse de la silla, escucharon algunos ruidos desde el exterior.

Una dama gruñó, “¡Rong Chu, no intentes engañarme! ¡Recientemente has estado muy cerca de Yun Qingluo! ¿¡Estás tratando de acercarte a ella desde que vas a su residencia todos los días!?” ¿¡Estás planeando casarte con ella como tu esposa oficial!?”

“¡Basura! ¡¿De qué estás hablando?! Recibí el decreto de Su Majestad para visitarla. Es la discípula del don celestial y también una visitante de nuestro país vecino, fui asignado para llevarla a la capital”. Rong Chu alzó su voz.

“¡Hng! ¡No trates de engañarme! ¡Su Majestad asignó al príncipe heredero, no a ti!” La dama dijo furiosamente.

Gu Xijiu miró a Rong Jialuo quien estaba parado a su lado. Rong Jialuo tosió una vez pero permaneció en silencio.

“Zhao Er, ¡esto es demasiado! Su Majestad nos ha asignado a ambos, pero mi hermano mayor está ocupado practicando su Kung Fu, así que debo ir solo”. Rong Chu explicó firmemente.

“¡Hng! ¡Deja de engañarme! ¡Sé que tienes otros planes! Te gusta, ¿no es así? No me importa decirte que nunca tendrás éxito. ¡Ella ya tiene a alguien!”

Rong Chu se sorprendió y preguntó, “¿está comprometida? ¿Con quién? De acuerdo con la información que tengo, es la santa del Reino Haoyue, y una santa nunca puede simplemente comprometerse. No escuché que se haya comprometido con cualquiera”.

“¡El Maestro Celestial Zuo!” ¡La dama le arrojó una ‘bomba’!