Capítulo 340: Los padres siempre tienen la razón


Rong Jialuo permaneció en silencio.

Dao Qingyang dijo, “General Gu, su hija debe asumir parte de la responsabilidad por este incidente. La forma en que habló fue bastante malvada y se supone que no es la forma en que debe hablar con su madre y su hermano. Hay un dicho – Los padres siempre tienen la razón. Como hijos de la familia, no deberían ser calculadores con sus padres, incluso si estos hicieron algo mal, sin mencionar que ella sólo criticó brevemente a Xijiu…”

Después le lanzó una mirada a Gu Xijiu, “¿has escuchado que se supone que una chica debe escuchar a su padre y a su hermano en casa y se debe comprometer con su marido y su hijo cuando se casa? Entonces, ¿qué pasa si es la discípula del Señor? ¡No debería descuidar la moralidad común! Estoy seguro de que el Maestro Celestial Zuo no castigaría a Tianchao aunque él lo sepa. Muy bien, creo que esto es suficiente por hoy. Tianchao está gravemente herido, lo llevare para su tratamiento”. Luego silbó y llamó a un pájaro enorme y feroz. Se marchó con Gu Tianchao.

Gu Xietian finalmente se sintió aliviado. Luego miró a Gu Xijiu, “Xijiu…” Sabía que no debería ser parcial, pero sólo tenía un hijo. El hijo era quien podía ayudarlo a reproducir su futura generación y ya no podía soportar la pérdida de otro hijo. Desafortunadamente, sólo podía sentir pena por su hija.

Gu Xijiu todavía estaba pálida. Entendió completamente sus sentimientos y mentalidad. Su padre poseía todo lo que un idiota tenía en esa generación; priorizaban a los hombres. Los hombres se casaban con muchas mujeres y los hombres eran siempre los dueños de las esposas.

Ella no pensó en cambiar su forma de pensar.

Dijo con calma, “General Gu, usted tiene otro hijo. ¿Se ha olvidado de Gu Tiannuo?”

Gu Xietian guardó silencio.

Él siempre se sintió culpable y se lamentó por ese hijo.

Gu Tiannuo era un genio y tenía incluso más talento que Gu Tianchao. Solía ​​amar y mimar a ese hijo antes de que apareciera Leng Xiangyu. Siempre lo llevaba a montar a caballo y los dos solían practicar entre ellos. El hijo amaba quedarse con él, solía ser como una pequeña cola detrás de Gu Xietian todos los días cuando llegaba a casa.

Más tarde, deliberadamente descuidó a su hijo sólo para enojar a Luo Xinglan. Cuando Luo Xinglan saltó del acantilado, su hijo desapareció.

“Tiannuo… Tiannuo ha fallecido. Xijiu, nuestro hogar ya no es un hogar. ¿Podrías detenerte? Dejar espacio para otros”. Gu Xietian no pudo contener sus frustraciones y comenzó a quejarse como si Gu Xijiu fuera el factor principal de todas las tragedias.

Gu Xijiu estaba enojada.

“¡General Gu, la promesa de un hombre vale mil piezas de oro! Debió cumplir su promesa si se lo prometió a una dama. Si hubiera mantenido su promesa, no habría tantas tragedias. Gu Tiannuo no hubiera desaparecido, ¡Luo Xinglan no saltaría por un precipicio y Gu Xijiu no sería intimidada y solitaria! ¡Tal vez, incluso podría tener más hijos excelentes! ¡Sin embargo, arruino todo! ¡Es el asesino de su familia!”

Gu Xietian estaba enojado y su rostro se puso rojo, “¡nada de esto sucedería si pudieras comportarte y dejar de crear problemas!”

“¡Jaja! ¿Comportarme?” Gu Xijiu rio y continuó, “¡me he comportado por más de 10 años! ¡Fui intimidada por sus otros hijos y se olvidó de mi existencia hasta que mi hermana sedujo y se acostó con mi prometido! ¡Fui engañada y casi asesinada por sus hijos! Ahora entiendo su forma de compensarme, sólo quiere que me comporte y continúe siendo intimidada… ¡Jaja! ¡Gracias por la lección! ¡Desafortunadamente, no puedo! General Gu, creo que nosotros no tenemos objetivos similares y creo que no podemos ser padre e hija. Vamos a romper el vínculo. ¡No tengo nada que ver con la familia Gu a partir de este momento!”

Cortó la mitad de su manga y se la arrojó a Gu Xietian.