Capítulo 333: Fue tan impresionante que lo olvidé


“¡No! ¡Absolutamente no!” Gu Xijiu no había dicho una palabra, sin embargo, la Piedra de Firmamento en su muñeca ya gritaba con una fuerte desaprobación en su cabeza, “¿cómo podría ser tan simple ser una discípula celestial?”

Gu Xijiu permaneció en silencio.

Sacudió su cabeza y le respondió Long Moyan, “no lo sé”. No estaba interesada en discutir ese tema.

Una súbita comprensión golpeó a Long Moyan, “oh, Chong Sheng, ¿por qué no te arrodillaste y mostraste tu respeto? Afortunadamente no había forasteros en este lugar remoto. De lo contrario, la gente comenzaría a condenarte por ser irrespetuosa”.

“Fue tan impresionante que lo olvidé”, respondió Gu Xijiu, calmadamente.

La razón sonaba válida, ya que las mujeres generalmente se quedaban atónitas al ver a Di Fuyi y olvidaban arrodillarse.

Long Moyan la miró perplejo y se preguntó por qué una bella dama cometería el mismo error común, “Chong Sheng, tú…”

“Está bien, el espectáculo terminó. ¡Estoy hambrienta, así que vamos a comer! ¡Comamos!” Gu Xijiu dio media vuelta y caminó hacia el iglú, preparándose para comer.

La alquimia de esas 34 hierbas no fue una tarea fácil, ya que sólo se podían procesar dos a la vez. Restando las cuatro hierbas que se les dieron a las hermanas, las 30 hierbas restantes fueron procesadas por Gu Xijiu. Fue un poco más relajado cuando las hermanas finalmente fueron para ayudar a acelerar el proceso. No obstante, todo el proceso había tardado medio día en completarse.

Después del proceso, Gu Xijiu distribuyó 50 píldoras de grado cuatro, junto con una píldora de quinto grado a Long Moyan de acuerdo con la tasa de éxito de la alquimia. Long Moyan estaba encantado con el resultado inesperadamente bueno. Si hubiera dejado que las hermanas realizaran la alquimia, sus 14 hierbas probablemente producirían sólo 14 píldoras de grado cuatro. Ahora había logrado más del doble de su expectativa inicial. ¡Fue mucho más allá de lo que él había anticipado!

En cuanto a los demás, no tenían derecho a compartir las píldoras ya que Long Moyan ya les había pagado suficiente plata por acompañarlo durante el viaje. Sin embargo, Gu Xijiu insistió en distribuir las píldoras que eran de tercer grado y de nivel inferior como una muestra de agradecimiento.

Uno debe saber que las píldoras que se extrajeron de las Flores Shura Congelada eran increíblemente valiosas, incluso una píldora de primer grado era demasiado escasa para satisfacer las demandas del mercado. Una pastilla costaría fácilmente 10,000 piezas de oro.

Esos cazarrecompensas continuaban con su trabajo lloviendo o en tormentas durante todo el año. Incluso tenían que visitar lugares peligrosos con malaria para hacer su trabajo. Sin duda, debían anhelar esas píldoras que podían combatirla. Recibir una porción tan generosa los puso eufóricos.

Sin más explicaciones, Shan Qing le había ofrecido a Gu Xijiu una ficha que era color vino. “Señorita Chong Sheng, esto sirve como una Llamada de Recompensa, es capaz de ordenar a todos los cazarrecompensas con el poder espiritual de nivel cinco que te sirvan tres veces sin ninguna compensación. Si deseas enviar cualquier misión, los cazarrecompensas estarán a tu disposición”.

La multitud estaba en silencio.

La Llamada de Recompensa podía parecer normal, pero era muy valiosa. Podía convocar a más de 10 cazarrecompensas para servir al invocador en el acto. El líder típicamente sería algún personaje noble y de alto prestigio. Una vez que se realizaba la llamada, todos los cazarrecompensas con un poder espiritual de nivel cinco o inferior debían obedecer sus órdenes incondicionalmente.

Uno debía darse cuenta del hecho de que los cazarrecompensas eran arrogantes y presuntuosos, por lo que no obedecerían simplemente las órdenes de cualquiera. Sus actitudes eran especialmente peores con los cazarrecompensas con un poder espiritual de nivel cuatro o superior. A veces, ni siquiera el dinero podía comprar sus servicios y mucho menos su completa sumisión para obedecer.

Por tanto, los dueños de tal Llamada de Recompensa valoraban más el comando que sus propias vidas. Uno no dispensaría la preciosa Llamada de Recompensa a otros a menos que fuera necesario.

Gu Xijiu ahora tenía una a la que ni siquiera el emperador tenía acceso – una llamada que era de la más alta categoría. El príncipe Long estaba completamente sorprendido. La miró desconcertado y aun así, todavía se sintió feliz por ella.

Los cazarrecompensas reaccionaron a su concesión de manera diferente. Uno de ellos fue muy claro, “Señorita Chong Sheng, puede contactarme directamente en la Barraca de Recompensas si necesita hacer cualquier cosa, no vacilare en entregar mi vida si fuera necesario”.