VVC – Capítulo 330

0

Capítulo 330: Tengo la sensación de que él vendrá a verte


“No estoy seguro de si Yun Qingluo tiene el suficiente derecho como para hacer que el Maestro Celestial Zuo active el Escenario del Cielo Abierto sólo para ella”.

“Está calificada, ¿tal vez? Al menos, ha sido tan excepcional desde joven. Además, es ampliamente conocida como una genio”.

“Entre aquellos que se han auto declarado como discípulos dotados del cielo, ¿cuál no estaba dotado de una inteligencia inusual?” Alguien desdeñó, “bueno, la mayoría de ellos fueron falsos, ¿verdad?”

“Tienes razón”.

Hubo una animada discusión en la multitud con todos tratando de expresar sus opiniones.

“Es extraño. Aunque la prueba es complicada, debería poder completarse en un día. ¿Qué hace el Maestro Celestial Zuo permaneciendo más tiempo del que debería por allí?” preguntó una persona, perpleja.

Con una leve sonrisa en su rostro, Shan Qing dijo, “se dice que la dama, Yun Qingluo, ha estado desaparecida desde que se proclamó como una discípula celestial. Por tanto, el Maestro Celestial Zuo tiene que perseguirla”.

La multitud estaba sin palabras.

Alguien quedó perplejo y dijo, “eso le sucedió a la señorita Gu de nuestro reino. Desapareció una vez antes de la prueba”.

La discusión se estaba volviendo más y más animada.

Durante toda la discusión, Gu Xijiu había sido tomada como comparación con Yun Qingluo numerosas veces, en la que se concluyó que era inferior a Yun Qingluo en múltiples aspectos.

Desde que nació, había estado manifestando todo tipo de anomalías similares a Hua Wuyan de varias décadas atrás. Además, había auto aprendido algunos poderes místicos sin un maestro. Era muy probablemente una verdadera discípula dotada del cielo. Gu Xijiu había estado muy ocupada y no respondió a las discusiones en curso.

Desde que partieron del Escenario del Cielo Abierto, no había visto al Maestro Celestial Zuo y él no había estado en contacto con ella.

“Maestra, estas personas son simplemente superficiales. Tú eres más hábil que Yun Qingluo”, dijo la Piedra del Firmamento, disgustada.

Gu Xijiu sonrió, sin decir ni una palabra.

“Maestra, ¿no te ha contactado el Maestro Celestial Zuo ni una vez en los últimos meses?”

“¡Has hecho esa pregunta, dos veces!” dijo Gu Xijiu, dándole una ligera mirada maliciosa.

“Sólo estoy un poco perplejo. Pensé que al menos ya se habría encontrado contigo algunas veces”.

Él siempre había actuado como una situación inextricable antes del día de la prueba. No importa a dónde fuera, siempre lo vería allí con ella. Sin lugar a dudas, él había dejado una impresión vívida en la Piedra del Firmamento.

Era extraño que la haya dejado ir para bien. La Piedra del Firmamento no estaba acostumbrada a que desapareciera de su vista durante los últimos seis meses. Continuó, “tengo la sensación de que él vendrá a verte”.

“¿Para qué? Ya hice la prueba”, dijo Gu Xijiu, completamente despreocupada.

“Tienes razón”, dijo la Piedra del Firmamento.

“Es el turno de Yun Qingluo para experimentar sus aterradoras formas de tratar de seguirle el paso todo el tiempo, apuesto a que se escapó por sí misma, no puede ser una coincidencia que haya desaparecido por casualidad”, dijo la Piedra del Firmamento, encantada con su desgracia.

Gu Xijiu no dijo ni una palabra.

La imaginación de la Piedra del Firmamento se volvió salvaje, “apuesto a que no es ni la mitad de buena en sus escapes, será atrapada tan pronto como corra. A diferencia de ti, tu podrías huir después de que te atraparan, lo que hizo que él temblara de ira”.

“Lo tomo como un cumplido”.

“¡Deberías! Te estoy felicitando. Nada se compara contigo, ella nunca podría ser tan buena”, dijo la Piedra del Firmamento inflexiblemente. “¡El maestro que he elegido sin duda debe ser el mejor!”

Gu Xijiu dejó escapar una sonrisa, “debo decirlo, ¡tienes buen gusto! Es una lástima que no puedas beber o de lo contrario te invitaría a tomar algo más tarde”.

La Piedra del Firmamento dudó un poco. Luego continuó en un tono un poco deprimente, “maestra, sin embargo, siento que algo no está exactamente bien”.

“Has estado tomando un descanso durante seis meses, y ¿todavía no te sientes bien? ¿Dónde está eso que no está bien? ¿Necesitas más descanso?” preguntó Gu Xijiu desesperadamente.

La Piedra del Firmamento se detuvo. No se estaba sintiendo bien sobre otra cosa.

“Maestra, hace meses que no lo ves, ni siquiera una vez. Tal vez ha ido a verte furtivamente, sin que tú lo sepas”.