Capítulo 324: Competencia


Los ojos de Le Jiajun se iluminaron repentinamente mientras preguntaba “¿tienes miedo de perder?”

Mientras más rechazaba Gu Xijiu, más pensaba ella que no era lo suficientemente capaz como para competir en su contra. Por tanto, insistió en hacerla aceptar el desafío.

Tan Xiaoge también trató de convencerla de aceptar el desafío.

Después de que terminaron de persuadirla, Gu Xijiu finalmente aceptó, “puedo aceptar el desafío con ciertas condiciones. En primer lugar, necesito que alguien actúe como un mediador. Y, en segundo lugar, tenemos que apostar por algo en esta competencia. ¿Qué podemos utilizar como apuesta?”

“¿Qué pasa contigo?” Le Jiajun preguntó.

“Si pierdo, no tomaré ninguna de las medicinas que yo refine de las Flores Shura Congelada”. Sus palabras fueron directas y firmes.

Le Jiajun permaneció en silencio.

“Maestra, no subestimes a tu oponente. Le Jiajun es una maestra en las habilidades de refinamiento de medicina. Puede perfeccionar medicina de cuarto grado y casi está en el mismo nivel que Gu Xixi. No serás capaz de ganar la competencia”. La Piedra del Firmamento proporcionó inmediatamente la información de su mente.

Aunque había muchas personas que podían refinar medicamentos en ese continente, era raro tener personas que pudieran refinar medicina de alta calidad.

La mayoría de las personas sólo podían refinar medicamentos de segundo grado. Las personas que podían refinar medicina de tercer grado podían ser tratadas como “refinadores farmacéuticos” y eran muy buscadas por todos los clanes.

Después de todo, una medicina de alta calidad no sólo podía curar heridas sino también mejorar las habilidades y agregar algunos otros efectos especiales.

Los farmacéuticos de refinación de cuarto grado eran considerados como “maestros” entre los maestros. Había menos de cien personas en ese continente que estaban en el cuarto grado o más.

Incluso la Santa Tianwen (Gu Xixi) no era más que una farmacéutica de refinación de quinto grado a pesar de todas sus habilidades. En cuanto a los farmacéuticos de sexto grado, eran más raros y sólo había una docena en ese continente. La mayoría se especializaron exclusivamente en el proceso de refinación durante toda su vida. Estos ni siquiera sabían cómo curar o proporcionar un tratamiento. Era muy raro que personas como Gu Xixi pudieran refinar bien medicamentos mientras podían curar pacientes. Esa era la razón por la que era llamada Santa Tianwen.

En cuanto a Le Jiajun, comenzó a aprender sobre refinación de medicina desde que tenía ocho años. Gastó todo su tiempo y esfuerzo en ese proceso y ahora sólo era farmacéutica de cuarto grado después de nueve años. Por tanto, era bastante famosa en ese continente. La Piedra del Firmamento tenía una extensa información sobre ella.

Antes de que la Piedra del Firmamento se durmiera, Gu Xijiu todavía estaba aprendiendo como usar un horno de alquimia. Incluso si seguía practicando diligentemente después de dormir, sólo podría haber practicado durante unos pocos meses. No era posible tener una mejora tan grande en tan poco tiempo.

En base a su estimación, Gu Xijiu sólo podía refinar la medicina de segundo grado en el mejor de los casos. Aparentemente, no era una buena idea competir con un farmacéutico de refinación de cuarto grado.

Estaba bien si se avergonzaba y perdía la competencia, pero la apuesta era muy cara como para perder. Si perdía, ¡tenía que empezar de nuevo el recoger las hierbas en esa tierra helada!

Gu Xijiu suspiró, “no sabía que tuviera tan buena calificación. Deberías habérmelo dicho antes”.

“¡Accediste demasiado rápido!” La Piedra del Firmamento casi lloraba.

“No hay nada más que pueda hacer desde que acepté competir. Si pierdo, debes acompañarme unos días más para encontrar las plantas restantes”. Gu Xijiu respondió casualmente.

La Piedra del Firmamento permaneció en silencio.

El príncipe Long acaba de salir por un tiempo y cuando regresó las tres damas habían cerrado el trato de la competencia. Si Gu Xijiu perdía en la competencia, renunciaría a todas sus flores. Si Le Jiajun perdía en la competencia, tenía que aportar su tesoro, el agua de manantial Cangyan la que era una clase de droga que podía restaurar el cuerpo. Era hecha por varias hierbas raras y preciosas y no podía ser refinada fácilmente. Por tanto, una pequeña botella de agua de manantial Cangyan valía cien mil platas en el mercado.