VVC – Capítulo 321

0

Capítulo 321: Exhibición


Shan Qing gritó, «¡retírense!» Luego, corrió hacia la dirección donde estaba el Príncipe Long, «Príncipe, no podemos luchar contra ese monstruo. ¡Tenemos que retirarnos ahora!»

El príncipe Long sabía lo poderoso que era ese monstruo. Cuando vio al Rey de los Lagartos de Nieve a punto de atacar, condujo al equipo a un lugar seguro. Esa gente era muy buena en artes marciales y tenía altos poderes espirituales. Sin embargo, tuvieron que usar toda su fuerza para escapar de forma segura. En un abrir y cerrar de ojos, corrieron cuatro o cinco millas de distancia.

«¿Dónde está la señorita?» El príncipe Long preguntó mientras se retiraba. Dio media vuelta pero no vio a Gu Xijiu. ¡Se detuvo abruptamente! Shan Qing y el equipo miraron en los alrededores. Tampoco notaron a la mujer que llevaba el manto de piel de oso.

El rugido del Rey de los Lagartos de Nieve no se detuvo, pero la criatura no los persiguió. Las dos hermanas corrieron hasta quedar casi sin aliento. Rápidamente dijeron, «quizás tiene su manera de huir, ya que no vino de la misma dirección que nosotros. Es mejor para nosotros dejar este lugar lo más pronto posible. No es seguro y el Rey de los Lagartos de Nieve puede ponerse al día muy pronto…»

Antes de que terminaran su oración, el Príncipe Long había dado vuelta y dijo, «déjenme ir y encontrarla». Desapareció de su vista en sólo un segundo.

Le Jiajun y su hermana permanecieron en silencio.

La expresión facial de Shan Qing cambió. Instruyo inmediatamente a su equipo, «ustedes lleven a la Señorita Le y a la Señorita Tan y retírense primero. Yo seguiré al príncipe Long». Luego rápidamente siguió por detrás al Príncipe Long.

La Piedra de Firmamento pensó que su maestra era diferente de los demás. En ese momento tan crítico, ¡todavía recordaba las Flores Shura Congelada restantes!

Cuando los otros huían para proteger sus vidas, ¡ella se teletransportó directamente al acantilado de hielo y arrancó otra planta! ¡Cuando el Rey de los Lagartos de Nieve se estaba preparando para atrapar al resto que se escapó, giró la cabeza y vio a Gu Xijiu que todavía estaba arrancando!

En esa ocasión, estaba furioso y cargó en contra de ella a toda velocidad.

Extendió su larga lengua hacia Gu Xijiu pero ésta usó su poder de teletransportación y desapareció del lugar donde originalmente se encontraba. La lengua larga no alcanzo a Gu Xijiu, pero casi golpeo las plantas restantes.

Aparentemente, las plantas eran muy valiosas para el Rey de los Lagartos de Nieve, ya que retrajo rápidamente su lengua cuando vio las plantas. Rugió e intentó buscar a la valiente niña. Sin embargo, incluso después de que dio la vuelta, no pudo ver dónde estaba Gu Xijiu.

Aunque el Rey era poderoso, era de mente simple. Cuando no pudo localizar a Gu Xijiu, en su lugar quiso perseguir a las personas que habían escapado. Pero justo cuando estaba a punto de moverse, alzó su cabeza y vio a Gu Xijiu arrancando otras tres plantas.

Era incluso más hábil que el Príncipe Long cuando arrancaba las plantas. La criatura estaba furiosa hasta el punto donde todas sus escamas se alzaron. Emitió un poderoso y destructivo chorro de agua hacia Gu Xijiu, ¡pero ella nuevamente desapareció! El chorro de agua salpicó en el suelo e inmediatamente formó un pequeño iceberg.

Era la escena que el Príncipe Long vio cuando regresó al sitio.

La mujer que llevaba el manto de piel de oso apareció repentinamente para arrancar la planta. Cuando el Rey de los Lagartos de Nieve atacó, ella reapareció en su cabeza. Era el punto ciego de la criatura. Por tanto, no podía verla por completo.

Gu Xijiu era muy buena en Qing Gong. Cuando aterrizó, era tan ligera como una pluma. Las escamas del Rey eran gruesas e insensibles. Por lo tanto, no podía sentirla de pie sobre su cabeza. Siempre que no encontraba a Gu Xijiu, miraba a su alrededor y rugía airadamente, ¡pero aún no podía atrapar a la pequeña humana!