Capítulo 318: No sacrificaré a mi compañero


Si fuera genuino, entonces se consideraría una oferta generosa.

Las flores estaban ubicadas en el interior de la zona de formación congelada y aunque Gu Xijiu podía usar sus poderes de teletransportación para escapar, se necesitaba de bastante tiempo para llegar a la seguridad y la efectividad de las flores se reduciría a la mitad para ese entonces.

“¿Cómo sé si puedo confiar en ti?” Gu Xijiu todavía no confiaba en ellos.

El príncipe Long reflexionó por un momento y después sacó un jade con un patrón de dragón en el y se lo entregó a Gu Xijiu, “señorita, eso es algo que puede representar mi identidad. No tiene precio y no puede ser dañado. Una vez que se dañe, perderé mi identidad como un príncipe. Te lo entrego y sólo te pediré que me lo devuelvas después de que terminemos el trabajo”.

“Maestra, es un auténtico jade con forma de dragón. Es una posesión preciada que ha pasado de generación en generación en la familia Long. Quien sea dueño de este jade será el príncipe del Condado Long…” La Piedra del Firmamento comenzó a proporcionar numerosos peros y piezas de información a Gu Xijiu, “si esa persona tiene dudas, puedes romper este jade inmediatamente y perderá su identidad como príncipe. Parece que él sinceramente quiere cooperar contigo. Creo que puedes trabajar con él, ya que realmente no necesitamos tantas Flores Shura Congelada…”

Gu Xijiu lo palmeó para decirle que tenía un plan. Luego, propuso, “podemos cooperar, pero esta chica tiene que dejarnos”.

Usó su espada para apuntar a Tan Xiaoge quien todavía estaba arrodillada en el suelo. Su rostro estaba muy pálido y estaba asustada. Ella miró preocupada al Príncipe Long porque temía que él podría sacrificarla.

El príncipe Long estaba aturdido. Él dijo, “esa dama vino con nosotros. Este es un lugar muy peligroso. Si la dejamos sola, me temo que no podrá regresar sana y salva. Vinimos aquí juntos y tenemos que regresar juntos. Nunca sacrificaría a mis compañeros. Si no quieres dejarla ir, tendré que renunciar a este lugar y buscar mis flores en otro lugar”.

Gu Xijiu estaba sorprendida. Nunca esperó que el Príncipe Long tuviera ese sentido de obligación. Finalmente dio un paso atrás y dijo suavemente, “nunca pensé que fuera una persona tan confiable. Siempre respeto a las personas justas. Dado que usted es este tipo de persona, puedo ceder y dejar que Tan Xiaoge se quede con nosotros. Sin embargo, le pido a ella que se disculpe sinceramente y me de su horno de alquimia como un regalo”.

No era difícil cumplir con esas condiciones. El Príncipe Long miró directamente a Tan Xiaoge y le ordenó con sus ojos. Aunque Tan Xiaoge era un poco reacia, sabía que esa era la única condición para mantenerse con vida. Si lo no cumplía, tenía miedo de que el Príncipe Long la dejara sola. Por tanto, se disculpó con Gu Xijiu y también le entregó su horno de alquimia requerido.

Su técnica de refinar medicina todavía estaba en niveles tempranos, por lo que su horno era relativamente convencional. Por tanto, no estaba demasiado angustiada al respecto.

Gu Xijiu le devolvió el jade al Príncipe Long, “No tienes que empeñarlo conmigo. Te creo”. Alguien que nunca abandonaría a su compañero más común no debía ser una mala persona.

El príncipe Long estaba sorprendido. Tiro de su manga e hizo una reverencia, “¡gracias!”

Dado que se habían cumplido todas las condiciones, comenzaron a asignar tareas a todos. Según el príncipe Long, sería él quien arrancaría las plantas, mientras que los cinco cazarrecompensas serían los responsables de despejar a las bestias. Gu Xijiu y las otras dos mujeres estarían esperando a un lado.

Ese era en realidad el plan inicial que el príncipe Long tuvo todo el tiempo, excepto que ahora Gu Xijiu estaba incluida. Una vez que él terminó de asignar las tareas, miró a Gu Xijiu y gentilmente le preguntó, “¿estás satisfecha con mi tarea?”