Capítulo 309: Tesoro encontrado


¡Entonces, sus ojos se iluminaron!

¡En realidad era un libro de seda!

El trozo de seda parecía delgado, pero en realidad resultó ser un libro con más de diez millones de palabras después de que lo abrió.

Más emocionante, en realidad era un libro sobre el talento del viento, para practicantes de nivel básico a intermedio. Las pequeñas palabras eran luminosas, por tanto, Gu Xijiu pudo verlas claramente en la oscuridad.

Estaba preocupada de que no pudiera obtener un libro para practicar su talento de viento, ¡pero sin duda eso sería de una gran ayuda!

Gu Xijiu fue originalmente para comprobar su sueño de si la estatua de jade todavía estaba por allí, pero sabía muy poco que sería una gran aventura.

Siguió buscando en la cueva un poco más pero no encontró nada más.

También, no vio el pabellón donde encontró esa estatua de jade y la estructura de la cueva estaba muy lejos de lo que recordaba.

Había estado hurgando su cerebro tratando de verificar la cueva una y otra vez, para ver si se suponía que esa cueva era esa cueva…

Sólo debería haber una posibilidad para que ocurriera semejante incidente, era que la cueva a la que había irrumpido antes tuviera una legendaria barrera encantada donde se encontraba la estatua de jade y que accidentalmente la cruzó.

Probablemente esa barrera encantada había desaparecido o estaba mejor escondida, por tanto, ya no podía encontrarla…

Recordó ese sueño y tuvo un pensamiento – ¿esa estatua de jade era el Santo Señor? ¿Estaba insinuándole que fuera allí en ese sueño?

La suposición era más razonable, pero también sintió que era absurdo.

El Santo Señor era un personaje con el más alto estatus en ese mundo y no hablaría con ningún plebeyo. Él podría no se mostrarse por los próximos cientos de años, incluso los dos Maestros Celestiales, Zuo y You, junto con los tres Señores Supremos apenas podían verlo. Entonces, ¿por qué iba a ayudar a una persona insignificante como Gu Xijiu?

Si tuviera que haber una razón, probablemente sería porque le había quitado la ropa antes…

Ella se estremeció porque si realmente lo desvistió, pensó que sería asesinada.

¿Cómo le pagaría él con amabilidad?

Su pequeña consejera, la Piedra del Firmamento todavía estaba en mal estado y no podía comunicarse con ella. Por tanto, Gu Xijiu no podía preguntarle acerca de las características del Santo Señor.

Quizás el Santo Señor era un dios, con características piadosas. Por ello, él no sería como cualquier tipo regular y en cambio, pagaría el resentimiento con amabilidad.

Cuando Gu Xijiu pensó en eso, se conmovió y se inclinó hacia la parte interior de la cueva, “gracias por darme el libro. Si lo he ofendido, me disculpo sinceramente. Si necesita mi ayuda, por favor déjame saberlo en mis sueños. Definitivamente haré lo mejor que pueda…”

Como tal acto amable no podía ser pagado con sólo una palabra de agradecimiento, Gu Xijiu hizo ese deseo.

Nadie respondió en la cueva. También, no parecía que hubiera nadie allí.

Gu Xijiu se fue y la cueva volvió a su estado silencioso.

Había un acantilado frente a la cueva donde tres personas habían aparecido en un gran árbol en que sus ramas estaban retorcidas.

Uno de ellos vestía una túnica blanca, tenía cabello oscuro y también llevaba una máscara espantosa –

Él de hecho era el Santo Señor.

Detrás de él, había dos jóvenes apuestos que miraban a Gu Xijiu marchándose y uno suspiró, “¡esa chica es realmente una genio! ¡Con sólo un nivel dos de poder espiritual, se atrevió a luchar en contra de esa víbora de un cuerno y ganó la batalla!”

“Eso cierto. Esa víbora de un cuerno es extremadamente feroz y también es una gran batalla para las personas con un poder espiritual de nivel 4. Con un sólo error, uno podría morir fácilmente. Por tanto, es mejor escapar si alguna vez la encuentran. Sin embargo, esa pequeña ni siquiera quiso escapar, en cambio, dio una buena pelea. En realidad estaba muy nervioso en ese momento, temiendo que la tragaran viva”.