Capítulo 300: No ensucie su ruta hacia la reencarnación


Ambos ataques habían avergonzado a Gu Xietian y resultaron en la razón por la que trató a Gu Xijiu terriblemente. Eso era porque a menudo recordaba que su esposa lo traiciono cada vez que la veía.

Junto al hecho de que Gu Xijiu había sido descubierta teniendo cero talento en poder espiritual, eso lo molestó aún más… Esos fueron los factores que llevaron a los incidentes de hoy.

Gu Xietian finalmente había terminado las viejas historias. La casa había vuelto a nada más que la tranquilidad. Gu Xijiu tomó un sorbo de agua y permaneció en silencio.

Gu Xietian también tomó un sorbo de té y suspiró, “Xijiu, yo realmente lo lamento”.

“¿Lamenta haberlo hecho?” Gu Xijiu pregunto.

“Yo no debería haberla descuidado… Ni siquiera le puse atención. Fue mi culpa dejarla sufrir durante su embarazo…”

Gu Xijiu sonrió y preguntó sarcásticamente, “¿Sólo eso?”

Gu Xietian se sorprendió, “desde luego, hay mucho más… La cosa que más lamento es lo que le dije el día que saltó por el acantilado. ¡No debería haberla forzado a tomar una decisión e incluso dije que me divorciaría de ella! De hecho, ella siempre ha sido mi única esposa en mi corazón. Nunca pensé en hacerla mi amante… Sólo quería amenazarla, tenía miedo de que ya no me quisiera más…” su voz comenzó a temblar.

Gu Xijiu no se molestó en sonreír, entonces le entregó la taza de té a Gu Xietian, “General Gu, es bastante tarde. Por favor, vuelva y descanse después de terminar el té. No extrañe más a mi madre, hay muchas opciones mejores por ahí – todas muy amables y obedientes. No tiene que echarla de menos… déjela en paz. Estoy segura de que no querría que la extrañara más si ella supiera de esto”.

Eso fue realmente muy directo. Gu Xietian estaba atónito, “Xijiu… ¿Realmente crees que estoy equivocado? Pero… ella también hizo algo malo. Si no hubiera tratado de huir con su discípulo…”

“¡En efecto! ¡Ella tuvo sus propias fallas!” Gu Xijiu interrumpió y dijo, “¡es su culpa por confiar ciegamente en alguien y por haberse enamorado de un hombre que no la merecía!”

Gu Xietian estaba sin palabras.

Lucía pálido y dijo, “Xijiu, ¿cómo… cómo puedes criticar a tu padre de esa manera? Yo…”

“¿Pensé que estaba buscando mi opinión? ¡Esa es mi opinión! Honestamente, General Gu, ya no deberías llorar frente a la tumba de mi madre. No arruines su ruta hacia la reencarnación. Bien, eso es todo lo que quiero decir. También debes descansar un poco, yo realmente necesito dormir pronto”.

Gu Xietian había quedado perdido en las palabras.

Su hija realmente era demasiado buena para criticar y no le dio margen para discutir.

Él casi golpea la mesa como si estuviera enojado. Sin embargo, se las arregló para controlar sus emociones cuando vio la mirada fría de Gu Xijiu, “Xijiu, sé que no te he tratado bien en los últimos años e hice que me odies, pero estoy tratando de mejorar… No deberías criticarme por tus propias emociones. Aunque me siento culpable y lo siento por tu madre, yo no me he olvidado de ella. Me gustaría que ella reencarnara. Definitivamente la trataría tan bien como pueda, sin importar que. Nunca la decepcionaré más, ya que sigue siendo mi esposa oficial…”

Gu Xijiu no pudo contenerla su risa. Se rio sarcásticamente, “¿de verdad cree que moriría por el título de su esposa oficial? Olvídelo, ¡no tiene ni idea de sus errores! Sólo déjeme en paz, tengo mucho sueño”.

Ella había estado tratando de echarlo varias veces, pero Gu Xietian todavía quería discutir. Sin embargo, él se dio por vencido ya que sabía que estaba realmente cansada y que iría al Bosque Oscuro seis meses después.