VVC – Capítulo 297

0

Capítulo 297: Yendo con emoción, regresando con depresión


Cuando regresó al patio principal, se dio cuenta de que había estado descuidando a Luo Xinglan durante un largo período de tiempo. Supuso que ella debería ser capaz de identificar la situación, especialmente después de darle una bofetada en el rostro.

Él podría perdonarla y mantener su título, siempre y cuando dejara de ser consumida por los celos.

Por la noche, finalmente llegó al patio de Luo Xinglan y pensó en darle algo de amor y cuidado. Sin embargo, tropezó con el discípulo mayor de Luo Xinglan, quien había planeado ayudar a Luo Xinglan a escapar…

Gu Xietan los encerró en la casa y se enojó muchísimo. Sobraba decir que comenzó a golpear al discípulo principal de Luo Xinglan. En ese momento, el kung fu de Gu Xietian era mucho más avanzado que el de Luo Xinglan y su discípulo principal. Además de eso, el caos había provocado una alerta de los guardias de la casa…

Al final, el discípulo principal de Luo Xinglan logró escapar con su ayuda. Sin embargo, Luo Xinglan se vio obligada a quedarse.

Sin embargo, él había roto completamente su corazón y ella calmadamente pidió divorciarse. No podía esperar para dejarlo.

Esa fue la primera vez que Gu Xietian se dio cuenta de que realmente perdería algo que pensó que él podría obtener tan fácilmente.

Se sentía ansioso y enojado. Debido a su arrogancia y ego, la obligó locamente a tener sexo con él y también destruyó su Kung fu. Se fue sin volver atrás después de que terminó de liberar su estrés y le ordenó a los guardias de la casa que encerraran a Luo Xinglan en la habitación.

Dentro de ese período de tiempo, Gu Xietian se casó con otras dos amantes. Ambas le habían entregado una hija.

Un año después, él ya era un padre con cinco hijos cuando visitó a Luo Xinglan.

Pensó que Luo Xinglan había aprendido la lección y sería más obediente ahora…

Llevo a las dos nuevas amantes a propósito cuando pensó que Luo Xinglan se enfurecería y estaría celosa. Estaba listo para darle una lección de nuevo pero inesperadamente, Luo Xinglan estaba tan calmada y fría cuando lo vio. Ya no tenía quejas ni tenía el más mínimo rastro de celos.

Solía encontrarla molesta cuando se ponía celosa y ahora, él estaba molesto cuando no lo estaba.

Él entró emocionado, pero regresó con depresión.

Casualmente, él tuvo que asistir a un evento en el palacio con su esposa. Por supuesto, tuvo que llevar a su esposa oficial.

Liberó a Luo Xinglan pero le había estado dando una conferencia durante todo el viaje ya que temía que pudiera hacer algo imprudente de nuevo. Luo Xinglan no dijo ni una sola palabra. Desde que la encerró, decidió no hablar más con él.

Durante el evento en el palacio, hubo muchas bailarinas bonitas. El Emperador y Luo Xinglan se conocían.

El Emperador definitivamente sabía que Luo Xinglan se ponía celosa con facilidad, por lo que de repente mencionó que quería concederle a dos de las bailarinas a Gu Xietian como sus amantes.

Sin embargo, Gu Xietian ya tenía cuatro esposas y amantes. Eso era abrumador para él.

Además, estaba preocupado de que Luo Xinglan estuviera celosa y agitara cualquier caos en el palacio.

Estaba listo para rechazarlo pero inesperadamente, Luo Xinglan se levantó y aceptó generosamente la oferta del Emperador.

Gu Xietian no tenía idea de cómo debía responder, incluso el Emperador se sorprendió y le preguntó si no sentiría envidia en absoluto.

Sonrió y dijo, “no, no estaré celosa”.

Después del evento, las dos bailarinas regresaron junto con Gu Xietian y Luo Xinglan. Luo Xinglan les permitió generosamente quedarse con Gu Xietian a solas, mientras tomaba otro carruaje por su cuenta.

Su comprensión natural había enloquecido a Gu Xietian.