Capítulo 295: ¿Por qué no vienes a verme?


No, eso no tenía sentido. Ella amaba a su hija, habría regresado si no estuviera muerta. Al menos, debería volver para visitar a su hija o incluso alejarla de la familia Gu.

La verdadera Gu Xijiu solía quedarse sola en un patio roto, era muy fácil llevársela lejos.

Debía haber una razón oculta detrás de la historia.

Ella reflexionó mientras golpeaba ligeramente el marco de la cama.

La luna estaba brillando intensamente en el tranquilo patio en una noche con viento.

Gu Xietian fue al patio de Luo Xinglan. Esa noche, él también tenía insomnio.

Le hizo una visita a Leng Xiangyu antes, ella se había vuelto mucho más delgada sólo después de tres días.

Leng Xiangyu estaba agitada cuando vio a Gu Xietian. Seguía tirando de su manga y le rogaba que se quedara. No quería quedarse sola, por miedo a que Luo Xinglan regresara para buscar venganza. Lloraba lastimosamente y eso hizo que Gu Xietian se sintiera molesto. Él le dijo al sirviente que pidiera a un médico para que le recetara algún medicamento.

Gu Xietian no se quedó con ninguna de sus amantes – sólo en ese patio.

Tal vez, ese era el único lugar donde podía encontrar recuerdos entre él y Luo Xinglan.

“Querida, ¿eres tú? ¿Por qué no vienes a verme? He estado esperando por ti durante tantos años y esperaba verte sólo una vez. Está bien incluso si sólo pudiera verte en mis sueños. Pero no viniste, ni siquiera una vez…”

Él suspiró y estaba ansioso. Reflexionó antes de dejar la casa…

Cuando Gu Xijiu estaba a punto de quedarse dormida, la criada que estaba afuera informó, “Señorita, el General está aquí para verla…”

Inicialmente, ella no quería verlo. Sin embargo, decidió entretenerlo por un tiempo.

Gu Xietian había bebido algunas tazas de té desde que entró a la casa. Gu Xijiu sospechaba que estaba demasiado sediento, así que esa podía ser la razón por la que le hizo una visita. Gu Xietian repentinamente habló, “Xijiu, ¿¡ni siquiera quieres saber qué pasó entre tu madre y yo!?”

Gu Xijiu permaneció en silencio.

Ahora sabía que el General no pasaba por té, sino que buscaba un oyente…

Inicialmente, Gu Xijiu no estaba realmente interesada en prestarle atención. Sin embargo, no podía negar que realmente sentía curiosidad por su historia. Sirvió una taza de té y la puso en su mano, “sí, lo quiero, adelante”.

Gu Xietian finalmente había encontrado una oyente y siguió repitiendo toda su historia.

Gu Xietian creció en una familia pobre. Le gustaba jugar con armas y finalmente, se convirtió en un pandillero. Un día, estuvo involucrado en una pelea y casi fue asesinado. Afortunadamente, una mujer caballero lo había salvado y esa era la madre de Gu Xijiu, Luo Xinglan.

Luo Xinglan venía de una familia con un buen Kung Fu. Era ingenua y de mal genio, Gu Xietian se enamoró a primera vista y finalmente ella aceptó su propuesta. Luo Xinglan incluso se escapó de su casa para casarse con él y ese fue el cuento de hadas desde entonces.

Ella le había revelado todos los métodos secretos de artes marciales de su familia a Gu Xietian. De hecho, él era talentoso y sus artes marciales eran incluso mucho mejores que las suyas.

Él era muy bueno en eso y estaba dispuesto a aprender. Junto con el esfuerzo de Luo Xinglan para construir su red, Gu Xietian se convirtió en general militar de un pandillero en diez años…