Capítulo 294: Las cosas habían cambiado


Casualmente, su hijo (Gu Tianchao) había salido a hacer algunos recados, de lo contrario, ella podría vivir un poco más cómodamente que en ese momento.

Las cosas habían cambiado. Finalmente experimentó lo que Luo Xinglan había sufrido antes.

La diferencia era que Gu Xietian aún amaba a Luo Xinglan cuando ella estaba encerrada en el tranquilo patio, él sólo quería que fuera más obediente.

Incluso cuando él pasaba tiempo con Leng Xiangyu, todavía gritaba el nombre de Luo Xinglan en sus sueños. Incluso dijo algo así como, “Xing, yo te dejaré salir si te disculpas”. Eso volvió loca a Leng Xiangyu.

Y ahora, Leng Xiangyu había sido encerrada y Gu Xietian ya no la amaba. De hecho, él la odiaba…

Era una noche tranquila. Leng Xiangyu estaba sentada en la cama con el cabello colgando desordenadamente de sus hombros. Tenía insomnio.

“Luo Xinglan, ¡¿estás contenta ahora?! ¡Estoy segura de que ahora te estás riendo de mí! ¡Hmph! ¡¿Y qué?! Fui yo quien pasó más de 20 años con él… Y tú… Sólo pasaste diez años con él. ¡Él es mío! ¡Él nunca será tuyo de nuevo! ¡Mi hijo pronto será el maestro de la familia y tu hijo desapareció en el Bosque Oscuro! ¡Jajaja! ¡Él está muerto! Estoy bien con estar aquí ahora, seré liberada cuando mi hijo regrese a casa y este nuevamente será mi imperio…”

Inicialmente, ella sólo murmuraba y lentamente aumentó su volumen. Incluso se rio como una banshee al final.

De repente, “¡Golpe!”. La ventana había sido soplada por el fuerte viento y se abrió de golpe. ¡Leng Xiangyu miró por la ventana y tembló de miedo!

Bajo la luz de la luna, había una dama rojo de pie en el pequeño pabellón…

“¡Ahhhhhhhhh!” ¡Leng Xiangyu gritó! “Fantasma…”

Su grito había molestado a toda la residencia, incluida Gu Xijiu, quien acababa de prepararse para acostarse en la cama.

Escuchó el grito y el caos de fuera y decidió dar un vistazo. Les dijo a las sirvientas que revisaran. Muy pronto, la sirvienta regresó y le dijo que Leng Xiangyu parecía haberse vuelto loca y seguía gritando el nombre de la Señora Luo y seguía repitiendo que había un fantasma…

La sirvienta incluso le preguntó a Gu Xijiu, “Señorita, ¿cree que la Señora Luo ha regresado y está tratando de vengarse?”

Gu Xijiu sonrió y permaneció en silencio.

Luo Xinglan había cometido suicidio cuando Gu Xijiu tenía un año. Desde entonces, nadie se atrevió a mencionar ni una palabra de ella.

Por tanto, incluso la verdadera Gu Xijiu no tenía muchos recuerdos de su propia madre.

Gu Xijiu fue la dueña de la memoria cuando poseyó el cuerpo. Sabía que el incidente no era tan simple como eso. Sin embargo, ella tampoco tenía el interés de saber la verdad.

En su opinión, esa debía ser una batalla feroz en la familia y Luo Xinglan fue la perdedora…

Sin embargo, no pensó que la venganza tuviera algún sentido. Luo Xinglan había fallecido por más de diez años y la habría llevado a cabo antes, en lugar de esperar hasta ese momento…

¡Gu Xijiu regresó a su cama y repentinamente pensó en algo!

¡¿Y si Luo Xinglan todavía estuviera viva?!

¿Finalmente había regresado?